Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El voto en la niebla del Brexit

Inquietud y movilización entre los 300.000 residentes del Reino Unido en España para saber si podrán votar en las municipales de dentro de un año

Reunión del grupo de británicos residentes en la costa española Brexpats in Spain el viernes pasado en Mijas.
Reunión del grupo de británicos residentes en la costa española Brexpats in Spain el viernes pasado en Mijas.

“Estamos en la niebla” suelta a modo de impotente conclusión George Thomas, un escocés con 24 años de residencia en España y presidente de la agrupación del PSOE de Jávea. Se refiere a la incertidumbre que corroe desde hace meses a los casi 300.000 británicos asentados hace años sobre todo en la costa y que ahora, por culpa del Brexit, no tienen nada seguro poder ejercitar su derecho al voto en las próximas elecciones municipales de mayo de 2019. Ni las autoridades españolas estatales, regionales o locales, ni las británicas, ni nadie, consiguen aclarar a los residentes del Reino Unido en España si podrán participar en esos comicios. Entre otras muchas dudas.

Y Thomas sigue cabreado: “Quiero participar, siempre he votado, he participado en muchas campañas locales y ellos, los políticos, no saben nada y cada semana aparecen novedades y yo, a mi edad, no quiero ser molestado por cambios brutales”. Thomas tiene 77 años, trabajó durante lustros para una firma británica de exportación de cervezas por Medio Oriente y el Caribe y cuando se jubiló no se contempló haciendo recados para sus hijos y nietos por la fría Escocia. Conocía España y hablaba su idioma. Cuando apareció por Jávea vislumbró un plácido y soleado retiro. Hace 20 años ya que compró su guarida. Hay otros 8.000 británicos como Thomas en esa localidad alicantina de 28.000 habitantes (el 29% de la población).

Está tan enfadado con el Brexit, el Reino Unido y aquel referéndum de salida de la Unión Europea que, cuando sus compatriotas lo aprobaron, Thomas empezó a prepararse los exámenes y los trámites para requerir la nacionalidad española. Un papeleo que lleva su tiempo (un año) y que están rellenando algunos más de sus paisanos javieros ingleses y expatriados.

Las campañas en marcha del Brexpats

Anne Hernández es una de las responsables de Brexpats in Spain, una asociación, probablemente la única, de residentes británicos en España. Son contrarios al Brexit y disponen de casi 5.000 asociados y una página en Facebook. Su gran objetivo es defender sus derechos y el del voto en las municipales es uno de los que ahora más peligra. Hernández, jubilada y con 15 años de residencia en Mijas, interrogó el viernes al embajador británico sobre ese problema. Recibió la respuesta de manual y ha emprendido una campaña para concienciar y poner a su favor a los alcaldes de los municipios más afectados y otra para favorecer la ahora imposible doble nacionalidad británica y española. Si la negociación bilateral con el Reino Unido para solventar lo del voto no empieza hasta el inicio del periodo transitorio (marzo de 2019) no habrá tiempo material para votar en mayo.

José Chulvi, alcalde socialista de Jávea, entiende el malestar de Thomas y de sus convecinos, toda una fuerza en su localidad y no solo por su poderío económico: en las últimas elecciones ganó con el 60% de los votos y en las 25 mesas electorales del municipio, también las seis más nutridas de británicos.

Xàbia es un ejemplo extrapolable perfectamente de cómo está el ambiente británico español en Torrevieja, Orihuela, San Fulgencio y otras muchas poblaciones de la costa valenciana. En esta nueva Europa sin fronteras en Xàbia hay 80 nacionalidades diferentes registradas y la mitad del padrón es extranjero. Chulvi tiene en su equipo una concejal belga, ha tenido que montar una oficina de atención al residente dentro del consistorio y una ventanilla help desk que responde en cinco idiomas. Hace unos días organizó un general meeting en inglés con la asociación de vecinos del Montgó al que acudieron más de 150 residentes británicos para escuchar sus explicaciones y la de la cónsul del Reino Unido en Alicante, Sarah Jane Morris. En las preguntas se fue muy al grano: ¿Podremos votar en las elecciones municipales? Algunos de los presentes entendieron que la diplomática llegó a pronunciarse porque hasta que no se produjese la salida total y definitiva del Reino Unido de la UE (31 de diciembre de 2020) no habría cambios en los derechos de voto. La cónsul no se puso para EL PAÍS, pero desde su Embajada en Madrid se precisó que su posición oficial es la misma que está impartiendo estos días el embajador británico, Simon Manley, de gira por varias poblaciones britanizadas del Mediterráneo español: “El Reino Unido tiene la intención de ofrecer el derecho al voto a los europeos que estén en el Reino Unido y de forma recíproca para que lo tengan los británicos que estén en la UE para las elecciones locales, pero aún no se ha podido llegar a un acuerdo porque depende de las normas electorales locales”.

Bilateralidad

Esa negociación se hará bilateralmente con cada país. Con España no ha empezado y queda apenas un año para los comicios. La pregunta se la espetaron a Manley también este pasado jueves y viernes en los actos que convocó la asociación Brexpats en Mijas y Manilva. La respuesta fue la misma: ya se verá lo que sucede y si hay un acuerdo entre España y el Reino Unido. El alcalde de Jávea inquirió sobre lo mismo al presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y este le prometió que el problema se arreglaría, aunque no es de su competencia. Con el Gobierno central no tiene ningún interlocutor. Como tampoco lo han encontrado aún los británicos afectados.