Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Los alumnos de un instituto que corrigieron a la RAE

El instituto Valle Inclán de Pontevedra logra que la Academia rectifique errores de su diccionario digital

Varios alumnos frente al ordenador.
Varios alumnos frente al ordenador. getty

Un grupo de alumnos de tercero de la ESO del instituto Valle Inclán de Pontevedra han “pillado” errores en el diccionario digital de la Real Academia Española (RAE) y lograron que esta lo corrigiera hace unos días. El fallo fue advertido por el profesor que imparte la asignatura de Lengua Española, Jesús Portela, que lo planteó a sus discípulos para motivarlos en la insólita tarea de enmendarlo. Entonces comenzó una aventura apasionante en el aula que duró apenas tres semanas, el tiempo que tardó en reaccionar la institución con más de 300 años de historia.

Cuenta el profesor, que lleva más de treinta años de docente, que hacía tiempo que había advertido el desliz en la nomenclatura de los tiempos verbales pero diversas circunstancias personales retrasaron su firme propósito de exponerlo a sus alumnos. Cuando realizaba un trabajo relacionado con la unidad didáctica del verbo, Portela aprovechó para abordar la cuestión en el contexto de las innovaciones de la Nueva gramática de la lengua española (2009) y despertar así el interés y la curiosidad de sus alumnos.

“Me referí entonces a que la versión electrónica del Diccionario de la lengua española de la RAE presentaba errores en la nomenclatura de los tiempos verbales del pretérito imperfecto/copretérito de subjuntivo, y la respuesta del grupo, que académicamente no destaca por tener notas muy brillantes, fue estimulante“, comenta el instructor.

Explica que el error consiste en que en la nomenclatura de los tiempos verbales de la Nueva gramática de la lengua española (2009) se utilizan dos: una, la tradicional y estudiada desde siempre; y otra, que probablemente en reconocimiento de la labor realizada por el gramático del siglo XIX Andrés Bello tuvo en cuenta la RAE en esta edición. Y lo hizo erróneamente, pues Bello nunca denominó copretérito al pretérito imperfecto de subjuntivo, sino pretérito.

Profesor y alumnos, comenzaron a comprobar que había más errores en la conjugación de numerosos verbos a medida que iban haciendo consultas en el Diccionario electrónico. En medio de la sorpresa surgió la propuesta de realizar a la RAE una sugerencia de corrección de todos estos errores que habían advertido. Y en la misma clase, a través de la versión electrónica del Diccionario de la lengua española de la RAE, le enviaron este breve correo el jueves 22 de febrero de 2018, a las 10,12 AM: “No es una consulta, sino una sugerencia. Se trata de una corrección del modelo de conjugación verbal de verbos como contradecir, maldecir, etc. En el cuadro que acompaña el significado de estos verbos aparecen, con la denominación pretérito imperfecto de subjuntivo o copretérito de subjuntivo, las formas verbales contradijera o contradijese, etc. Lo correcto, según el modelo de conjugación, sería que apareciesen como formas del pretérito de subjuntivo”.

Añaden como epílogo que “esta sugerencia la realiza el alumnado de 3.º ESO D del IES Valle Inclán de Pontevedra del que soy su profesor”, y se despiden con “un cordial y gramático saludo”. La siguiente sorpresa fue todavía mayor ante la rápida respuesta de la RAE, una semana después, cuando recibieron el siguiente correo electrónico: “Estimados Sr. Portela y alumnos de 3.º D: En relación con su consulta, nos complace remitirles la siguiente información: Suponemos que se refieren a la nomenclatura de Andrés Bello y a los cuadros de conjugación que muestra la versión electrónica del Diccionario de la lengua española. Efectivamente, la denominación que emplea Bello para referirse al pretérito imperfecto del modo subjuntivo es simplemente pretérito”.

A renglón seguido, la RAE les informa de que “pueden acceder a los cuadros completos de la conjugación española en la Nueva gramática de la lengua española (RAE y ASALE, 2009; 4.15: http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/v.cgi?i=UuriwgUqzhggHNvh); además, en el apartado 23.1o de la citada obra se ofrece un cuadro esquemático en el que se detallan las distintas nomenclaturas de los tiempos verbales (http://aplica.rae.es/grweb/cgi-bin/v.cgi?i=wefQzOFYUtgWfzJZ). En la parte superior e inferior de las páginas a las que llevan estos enlaces hay flechas para avanzar y retroceder en la lectura”.

Después de agradecer “la observación”, la misiva de la Academia indica que será derivada al Instituto de Lexicografía para que se realicen las “modificaciones pertinentes”. Y este lunes 19 de marzo, profesor y alumnos comprobaron que los cuadros de conjugación de los verbos ya estaban ya corregidos.

“Está claro que es muy importante haberse dirigido a una institución de 305 años con la naturalidad y espontaneidad con que estos alumnos lo han hecho, propia de los nuevos tiempos que vivimos, al tratarse de un información equivocada, con lo que ello implica”, comenta satisfecho Jesús Portela. “Lo cual añade un valor aún mayor a lo ocurrido, porque encomiable también es, lógicamente, la respuesta de la RAE”, subraya el docente.