Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se vuelca en las infraestructuras para compensar la parálisis legislativa

Rajoy multiplica la inversión y los anuncios para intentar reactivar la agenda del Ejecutivo

Madrid / Valencia

El Gobierno está aprovechando el aumento en la inversión en infraestructuras para reactivar su agenda política e intentar compensar la parálisis de una legislatura marcada por el bloqueo. Tras multiplicar hasta los 328 millones de euros la licitación pública del ministerio de Fomento en enero de 2018, por los 53 de 2017 y los 44 de 2016, Mariano Rajoy ha asumido en primera persona el anuncio o la inauguración de obras en Galicia, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Canarias y Aragón. Una forma de demostrar la utilidad del PP en pleno pulso electoral con Ciudadanos.

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Senado. Ampliar foto
Mariano Rajoy, en una imagen de archivo en el Senado.

Los compromisos del Gobierno en materia de infraestructuras están sirviendo para maquillar la inactividad legislativa del Congreso, donde la fragmentación parlamentaria, las dificultades para formar mayorías y la crisis de Cataluña amenazan con llevar la legislatura hasta la parálisis total. Con los Presupuestos de 2017 prorrogados por la falta de apoyos para aprobar los de 2018, el Ejecutivo está acometiendo proyectos ferroviarios, portuarios y viales que en algunos casos se pueden financiar independientemente de las cuentas públicas y que en otros no están vinculadas a estas por depender de Puertos del Estado o de Aena. Hay que remontarse hasta 2014 para encontrar un enero con tantas licitaciones como el de 2018, según los datos de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (SEOPAN). Si entonces la cifra ascendió a 561 millones de euros, ahora lo hace a 328, superando lo licitado en el mismo mes en 2015 (189), 2016 (44), y 2017 (53).

A esa actividad millonaria hay que añadir, por ejemplo, otros 36 millones para salidas de emergencias en túneles tren en el País Vasco, que se decidieron en febrero; o 95 millones de euros aprobados en marzo para tres contratos de obras de construcción en distintas líneas de Alta Velocidad (AVE), según consta en las referencias de los Consejos de Ministros.

Esa actividad inversora ha permitido a Rajoy protagonizar actos y fotografías de gran calado político en un momento de especial complejidad para sus intereses. El PP lucha para hacer visible la utilidad del Gobierno frente al avance de Ciudadanos en las encuestas. La formación del Ejecutivo también quiere reflejar lo ventajoso que sería para España que se aprobaran los Presupuestos. Y Rajoy ha encontrado en estos anuncios una vía con la que combatir la sensación de que su gabinete no tiene pulso político porque no puede aprobar grandes leyes en el Congreso por falta de apoyos.

Así, el presidente ha centrado una parte importante de su actividad de 2018 a inaugurar o anunciar obras. Arrancó el año con la ampliación de la AP-9 en Galicia. Lo siguió prometiendo 70 millones de euros en inversiones hasta 2021 para mejorar del aeropuerto de Alicante-Elche. Presidió la inauguración de la llegada del AVE a Castellón. A su paso por Zaragoza prometió que habría parada del EVA en esta ciudad. Voló a Tenerife inaugurar el puerto de Granadilla, de los que están invertidos ya 200 millones de los 362 previstos hasta su terminación. Y el pasado lunes se desplazó a Badajoz, donde se comprometió con la llegada de la alta velocidad a Extremadura, declaró prioritaria la autovía de Mérida a Valencia por Ciudad Real, y celebró la obligación de servicio aprobada por el Consejo de Ministros para cubrir diariamente los trayectos entre los aeropuertos de Badajoz, Madrid y Barcelona. Un tour por toda España que refleja un cambio de tendencia.

“Obra licitada, que está en el BOE, solo en ferrocarril, hay un 250% más que en 2016”, resumió el martes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. “Eso es dos veces y media más, lo cual quiere decir que en el año 2018 el ritmo de ejecución será infinitamente superior”, añadió en el Senado. “Estamos haciendo una gran inversión” apuntó. Y subrayó: “El 2018 va a ser un año histórico en cuanto la ejecución en inversión de ferrocarril, vamos a dar un salto adelante extraordinario, porque coincide, y creo que no había pasado nunca en la historia, que finalizan las obras de siete tramos simultáneamente”.

Además, los compromisos de inversión y ejecución están teniendo especial trascendencia en Cataluña. Hasta allí se desplazó el miércoles De la Serna para anunciar que se invertirán más de 1.200 millones de euros en los próximos 20 años en el plan inmobiliario de los terrenos adyacentes del aeropuerto de El Prat. Rajoy ya anunció en marzo de 2017 un plan de inversiones en infraestructuras para Cataluña de 4.200 millones de euros a ejecutar hasta 2020. Y el Ejecutivo lo está haciendo realidad en 2018, centrándose en la licitación y ejecución del soterramiento de las vías del tren en L’Hospitalet de Llobregat, Sant Feliu y Montcada i Reixach; de la construcción de la terminal satélite del aeropuerto de El Prat; o de la llegada del AVE al aeropuerto de Girona.

Más información