Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno prevé un crecimiento de la inversión pública en infraestructuras

El PSOE aboga por el pago por uso en las infraestructuras adicionales que mejoren la competitividad de las comunidades

El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar
El secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar EFE

"No podemos perder la perspectiva. Tenemos unas infraestructura de calidad y no son necesarias grandes inversiones", ha dicho el secretario de Estado de Infraestructura, Julio Gómez-Pomar, este lunes en Santander. A pesar de ello, se ha mostrado optimista sobre el futuro de estas partidas: "Con la mejora de la economía, la previsión es que la inversión en infraestructura crezca en los próximos años". El portavoz popular en la comisión de Fomento, Miguel Barrachina, ha insistido en este crecimiento de la inversión, justo en el día en que el Consejo de Ministros debatía el nuevo techo de gasto de 2018: "Si la recaudación crece, se crea un excedente que permitirá una inversión mayor".

El secretario de Estado ha dicho asimismo que confía en que se cierre en los próximos meses el plan nacional de infraestructura en su intervención en el seminario Infraestructuras, recuperando un sector estratégico para España, organizado por Seopan (patronal de empresas de construcción y concesionarias), en el ciclo de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP). Fernando Navarro, portavoz de Ciudadanos en la comisión de Fomento, ha asegurado que todos los partidos creen que es necesario que exista consenso. A pesar de ello, difieren sobre las formas con el PP. "El plan es un proceso en el que el plan es el punto de llegada, no el inicio", ha afirmado el diputado de Ciudadanos. Es decir, exigen que la negociación no verse sobre el plan en concreto sino en las materias que este debe de definir.

Barrachina ha recordado a este respecto que la elaboración del plan forma parte del acuerdo de investidura firmado con Ciudadanos. "El momento político, una vez acabados los procesos de elección interna [en referencia a PSOE y Podemos], exige la realización de un nuevo plan de infraestructura. Esto depende del Congreso, no del Gobierno, porque no tenemos la mayoría parlamentaria", ha asegurado. El portavoz socialista en la comisión de Fomento, César Ramos, ha argumentado en cambio que lo importante es modificar el sistema: "Queremos pactar una sistemática de planificación, no un plan en concreto que luego no se cumpla. En eso estamos de acuerdo Ciudadanos, Podemos y PSOE".

El escollo de la financiación

Una de las materias en las que se tendrán que poner de acuerdo es en cómo se financian las inversiones en infraestructuras. "La financiación se tiene que tratar en este plan para que se retire del debate político. Tiene que ser como el pacto de Toledo en infraestructura", ha dicho el diputado de Ciudadanos.

Para ello, el PSOE aboga por decidir las prioridades para el plan de infraestructuras. "Lo primero es decidir qué queremos hacer. Por ejemplo, que todas las capitales de provincia estén conectadas entre sí por autovía", ha argumentado Ramos. Así, una de las propuestas del socialista es el pago por uso solo en los casos que den una mayor competitividad. "Las infraestructuras de transporte que garanticen la igualdad de los ciudadanos se tienen que pagar con los Presupuestos Generales. Si es para mejorar la competitividad, con cargo al uso", ha dicho. Esto supondría por ejemplo que la AP-4, que acaba la concesión de Abertis a final de 2019, quedaría sin peaje ya que no existe otra conexión entre Sevilla y Cádiz por autovía.

Debate sobre el peaje

Sobre los peajes, Julián Núñez, presidente de Seopan, ha afirmado que se debe mantener este sistema, sobre todo en las autopistas en crisis que se liquidarán en los próximos años. Gómez-Pomar y Barrachina han reconocido que el Gobierno las devolverá al mercado conforme se liquiden: "Los plazos los marcarán los jueces". Sobre esto, José María Piñero, director general de Seittsa (Sociedad estatal de infraestructuras terrestres), ha explicado durante su intervención que una vez reviertan al Estado, será esta sociedad la que las gestione mientras se realizan los estudios necesarios para relicitarlas. "Vamos a intentar que la diferencia entre el precio que se pague y la nueva licitación sea mínima", ha dicho Piñero.

En situación diferente están las vías que cumplirán sus concesiones en los próximos años. "No parece sensato que se suban las barreras [de los peajes] cuando se cumplan las concesiones", ha dicho Navarro. En cambio, el Gobierno todavía no tiene una posición definida sobre el futuro de estas vías: "Lo único que sabemos es que no se van a prorrogar las concesiones actuales", ha asegurado Barrachina.