Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Societat Civil Catalana se une a Tabarnia en la manifestación contra el independentismo

La entidad espera una gran participación para exigir un Govern "para todos los catalanes"

José Rosiñol y Mariano Rajoy en su reunión en el Palacio de la Moncloa. Ampliar foto
José Rosiñol y Mariano Rajoy en su reunión en el Palacio de la Moncloa.

Societat Civil Catalana (SCC) convocará el 25 de febrero una "gran manifestación" en Barcelona exigiendo un Govern "para todos los catalanes". Los organizadores del evento se coordinarán con la plataforma Tabarnia, un movimiento satírico crítico con el procés independentista que ese día también tenía previsto un acto."Nos hemos coordinado para que sea una gran confluencia y asista más gente. Exigimos un gobierno de la autonomía de Cataluña que esté pensado para el bien común. Es una exigencia de paz, concordia y diálogo dentro del marco de la ley", ha explicado su presidente, José Rosiñol, tras reunirse durante casi dos horas en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Rosiñol ha trasladado al Ejecutivo la "preocupación" de su asociación por el bloqueo político en Cataluña. Una de las consecuencias de la falta de acuerdo de los partidos independentistas —con el expresident Carles Puigdemont empecinado en repetir en el cargo pese a su huida a Bélgica— para formar un Govern es la prolongación del artículo 155 de la Constitución.

"Creemos profundamente en la democracia representativa. Pedimos que haya un Govern lo mas rápido posible dentro de nuestro marco de legalidad y no volver a lo que pasó el 6 y 7 de septiembre cuando se conculcaron los derechos de los catalanes", ha expuesto el presidente de la plataforma contra la independencia, que logró notoriedad después del éxito de participación de sus dos convocatorias el pasado año. Los responsables de SCC han incidido en la división en el frente secesionista, como evidencian las tiranteces cada vez menos disimuladas entre ERC y Junts per Catalunya por un lado e incluso entre Òmnium y la ANC.

"Esta división desvela algo que es paradójico: una cosa es el discurso público que hace el independentismo y otro el privado. Continuamos en esa gran mentira del relato nacionalista de un final feliz. Sin embargo, la realidad es que están preocupados y no saben ni como ponerse de acuerdo para gobernar nuestras instituciones que tanto nos costó recuperar, ya en democracia", ha destacado Rosiñol. Este viernes la SCC se reunirá en Barcelona con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y su cabeza de lista y ganadora de las elecciones del 21-D, Inés Arrimadas, dentro de la ronda de contactos que mantienen con las diferentes fuerzas políticas. El martes la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, recibirá a la SCC en el Palacio de San Telmo, la sede del Ejecutivo autonómico. "El problema de Cataluña no es solo de los catalanes, es un problema de toda España. A los secesionistas les votaron en las elecciones el 47% y queremos expresar que hay una mayoría de catalanes que no está a favor de la ruptura y queremos trasladar este relato al conjunto del país", le expondrá Rosiñol.