Una iglesia de Ciudad Real retira una pintura del apóstol Santiago “por erótica”

El artista, de 87 años, advirtió de que iba a pintar el fresco a "su manera" y no como un "cuadro al estilo medieval"

La alegoría del apóstol Santiago pintada por Antonio Ximénez y donada a la iglesia de Membrilla.
La alegoría del apóstol Santiago pintada por Antonio Ximénez y donada a la iglesia de Membrilla.

Una pintura del apóstol Santiago, con una una túnica hasta la rodilla, ha provocado una fuerte polémica en un pueblo de Ciudad Real. La Iglesia Santiago el Mayor de Membrilla (6.000 habitantes) ha retirado el cuadro, que fue pintado por el artista local Antonio Ximénez y que se exponía en la sacristía de la parroquia desde hace años. El autor de la obra, de 87 años, cree que la obra fue descolgada por ser considerada erótica y el Obispado, en cambio, asegura que se quitó por una "reubicación del mobiliario".

Más información
Engañada y estafada por su falso novio
El folleto municipal que explica cómo esnifar cocaína
Trump y Kim Jong-un desvelan su amor por el Carnaval de Cádiz

El cuadro de grandes dimensiones —2,50 por 2,50 metros, según el artista—  fue donado por Ximénez a su pueblo natal por encargo del antiguo párroco. El último verano que visitó la ciudad comprobó que ya no estaba en la sacristía y ha pedido explicaciones sobre los motivos que han llevado a esta decisión, según ha declarado el autor desde su residencia en Miami a la Cadena Ser.

"No es nada erótico", ha defendido el pintor, que ha indicado que lo donó a los sacerdotes porque querían que les hiciera un cuadro del apóstol Santiago. El pintor octogenario ha subrayado que cuando recibió el encargo les dijo que lo iba a hacer a "su manera porque no iba a hacer un cuadro al estilo medieval" y ha añadido que cuando lo entregó, la alegoría les gustó.

En la alegoría, el apóstol aparece de pie, con una túnica hasta la rodilla y sosteniendo una espada; detrás de él, el propio autor es quien monta un caballo blanco, según ha explicado el pintor. Para dibujar el paisaje, el artista se ha inspirado en la propia Membrilla. También ha añadido un arcoíris y ángeles con alas de colores. 

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El artista define su pintura como superrealista, con combinación de los pasajes bíblicos y mitológicos de forma muy singular, casi siempre en grandes formatos. "Me costó mucho hacerlo y traerlo desde Hawai [donde vivía entonces]", ha lamentado el pintor, que ha exhibido sus obras en Estados Unidos, Italia, República Checa, Suiza, Dinamarca, Uruguay y Argentina. 

Ximénez ha dado seis meses a los párrocos para volver a colgar la obra: "No está para que no le entre el polvo, está para que lo vea el pueblo". El enojo de este pintor que en 1964 formó parte de la exposición itinerante España Libere. Arte Español de Picasso a Ximénez —junto a Pablo Picasso, Agustín Ibarrola y Antonio Tàpies, entre otros— ha sorprendido al Obispado de Ciudad Real, que ha asegurado a la agencia Efe que la obra no se ha censurado ni se ha quitado por considerarla erótica.

Aunque ni la diósesis ni Ximénez han podido precisar cuánto tiempo ha permanecido colgado el cuadro, ni cuándo se quitó, el Obispado ha sostenido que la pintura se retiró porque "se reubicó el mobiliario y en su lugar se puso un armario". "No hay ninguna polémica y el artista puede haberse molestado, pero la obra no se ha censurado", han aclarado fuentes eclesiásticas, que han añadido que se está buscando una nueva ubicación para colgarlo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS