Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nieve irá dando paso a un frío gélido

Las nevadas todavía afectarán el martes a 22 provincias mientras se produce una notable bajada de las temperaturas, de entre tres y seis grados

Nieve en la plaza de Oriente de Madrid este lunes.

Comienza a remitir el temporal de nieve que afecta desde el pasado jueves al país, aunque todavía se mantendrá hasta el próximo viernes en forma de frío helador, según la última actualización del aviso especial lanzado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Conforme avance la semana, disminuirán las nevadas en el centro del país pero seguirán siendo significativas en el área cantábrica y el cuadrante noreste. Sin embargo, el gran protagonista pasará a ser el frío, con el jueves y el viernes como firmes candidatos a los días más gélidos de lo que llevamos de invierno y con temperaturas "muy por debajo" de lo habitual para estas fechas. "Estarán entre tres y seis grados por debajo en todo el país e incluso entre seis y 10 en algunas zonas de montaña", avanza una de las portavoces de la agencia, Delia Gutiérrez. La sensación térmica será todavía menor debido al viento.

Mañana martes, las precipitaciones "irán a menos, pero la cota de nieve bajará, y mucho", advierte Gutiérrez. En consecuencia, "se reducen las zonas con avisos por nevadas, que se concentran en el norte y este, pero en cotas bastante bajas". La cota, según detalla la portavoz, estará "entre los 200 y los 400 metros" en el norte peninsular. Así, de momento para mañana hay activados avisos por nieve para mañana en 23 provincias, nueve menos que hoy lunes. De la nieve se libra ya Andalucía y Castilla-La Mancha, mientras que lo peor se espera de nuevo en Huesca, Cataluña y Castellón, a las que se suma Teruel, que presentan todas ellas aviso naranja (segundo nivel del sistema de alertas y que supone un riesgo importante y cierto grado de peligro para las actividades usuales).

El aviso es amarillo (el nivel de alerta más bajo, en el que no existe riesgo meteorológico para la población en general aunque sí para alguna actividad concreta) en Zaragoza, Cantabria, toda Castilla y León menos Zamora y Valladolid, Navarra, Valencia, La Rioja, País Vasco y Asturias. Así, son siete en naranja frente a las 13 del lunes.

Pero estas nieves "tienden a ir disminuyendo", destaca la misma fuente, al tiempo que "la lengua de aire frío que tenemos situada ahora sobre la Península tiende en cambio a quedarse y a enfriarse", lo que provocará que en las zonas de cielos despejados y superficies nevadas se llegue a "mínimas muy bajas". Las heladas serán "muy intensas", con mínimas por debajo de cinco grados bajo cero en general  y por debajo de -10 en Pirineo y sistemas Ibérico y central, y afectarán a grandes extensiones de todo el país, incluso en zonas próximas al litoral "salvo en la costa sur y este peninsular y Canarias". 

Las temperaturas máximas también van a bajar un poco, pero "no de forma tan significativa" como ocurrirá con las mínimas. Estarán, en todo caso, por debajo de los valores considerados normales para principios de febrero. ¿Cuánto? "Ayer domingo, se registraron entre dos y cuatro grados por debajo de la media cuanto menos, aunque gran parte del país estuvo entre cuatro y siete grados por debajo e incluso entre siete y 10 en algunas zonas. Hasta en Canarias estuvieron entre uno y cuatro grados por debajo de sus temperaturas normales, hasta siete en zonas del Teide", destaca la meteoróloga. 

La bajada de los termómetros será muy generalizada. "Hoy mismo ya han bajado mucho en el sur peninsular y mañana lo harán en el norte y el este, en muchas zonas del orden de entre cuatro y seis grados". El miércoles todavía caerán más, advierte la Aemet. Este escenario, con reservas, se mantendrá "hasta el final de la semana", incluso "acentuándose el jueves y el viernes, que podrían ser los días más fríos no solo de este episodio sino de lo que llevamos de invierno".

De momento se trata de un "episodio duradero de mínimas muy bajas", pero no una ola de frío. El viento, que soplará aunque no muy fuerte del norte o del este, aumentará la sensación de frío, sobre todo la primera mitad de la semana y en el norte y el este peninsular, añade la portavoz. Hasta 17 provincias tendrán mañana aviso amarillo por bajas temperaturas: toda Castilla-La Mancha, toda Castilla y León salvo Valladolid, Madrid, Lugo, Ourense y La Rioja.

¿Una nevada histórica o normal?

Unos coches circulan ayer por la CV15 en el Coll d'Ares (Castellón).
Unos coches circulan ayer por la CV15 en el Coll d'Ares (Castellón). EFE

"Hay que matizar mucho eso que se dice de que se trata de una nevada excepcional. En principio, estamos ante un episodio de nevadas de los importantes, de los que no ocurren todos los inviernos, pero no raro ni de récord", sentencia la portavoz de la Aemet, que añade que aún en pronto para evaluar el temporal.

"De momento estamos viendo nevadas que se sitúan en las zonas altas de las tablas en muchas zonas e incluso puede que hayan sido extraordinarias en algunos puntos, pero no parece que se vaya a convertir en una efeméride", explica. Hay dos datos que apuntan a que la nevada se mantiene dentro de los parámetros normales: "No se han marcado récords de temperaturas ni de cantidades de precipitaciones caídas". En resumen, "una nevada importante que quedará en la memoria pero no de récord ni extrema".

El sábado día 3, las nevadas más importantes según la Aemet cayeron en zonas del tercio norte peninsular, sobre todo en la cordillera cantábrica —en la provincia de Burgos, en las tres vascas, en La Rioja y en Soria, donde se calcula que pudieron acumularse desde 15 hasta 40 centímetros de nieve. En la frontera de Segovia con Avila, entre 10 y 15.

El domingo, las nevadas se extendieron más por el interior peninsular y el este hasta afectar a comarcas de Cataluña, Barcelona y Girona, a provincias del este de Castilla y León, Ávila y Segovia, algo menos en Castilla-La Mancha —sobre todo a Toledo y Guadalajara—, con espesores de 10 centímetros o incluso más. Pero "las nevadas más llamativas ayer fueron las del interior de la provincia de Castellón y de Valencia, con entre 10 y 15 centímetros". También, agrega Gutiérrez, resulta "peculiar" la nevada en el límite de Granada con Málaga, donde no se ve nieve a menudo. 

En las últimas horas de la noche del domingo hasta este mediodía, las nevadas se están concentrando "en la franja cantábrica, Pirineos y la frontera entre Barcelona y Girona" y en zonas del interior del este peninsular, con acumulaciones "por encima de 10 y de 15 centímetros".

Más información