Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Verdad BLOGS Coordinado por José Manuel Abad

¿Y qué hace falta en otros países para cobrar la pensión?

Un repaso por la situación en varios Estados de la Unión Europea

Un grupo de jubilados dialoga en la Plaza Nueva, en Sevilla.
Un grupo de jubilados dialoga en la Plaza Nueva, en Sevilla.

La reforma de las pensiones es una de las grandes cuestiones pendientes de la política española. El sistema ya ha realizado cambios en busca de su sostenibilidad, aunque algunos expertos todavía los consideran insuficientes. Otros sostienen que las modificaciones reducirán demasiado las retribuciones futuras. “Con las reformas realizadas se consigue sostenibilidad financiera del sistema. Lo que no está claro es la suficiencia de las pensiones futuras”, argumenta David Carrasco, director del Instituto BBVA de Pensiones. Por ello, el debate sobre el Pacto de Toledo en el Congreso en torno a la reforma crece en intensidad. En este momento, ¿cuántos años cotizados se necesitan para cobrar una pensión contributiva en España?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que se trata de un sistema público de pensiones contributivo. Es decir, que la pensión variará en función de lo que el trabajador haya aportado a la Seguridad Social a lo largo de unos años determinados. Así, para tener derecho a una pensión contributiva, los trabajadores deben haber cotizado durante un mínimo de 15 años. Además, se exige que dos de ellos hayan sido en los 15 años inmediatamente anteriores a la jubilación.

Los requisitos resultan diferentes para tener acceso a la pensión máxima. Para ello, hay que acreditar 35 años y seis meses de cotización, lo que se modificará en la próxima década. Para 2027, el número de años cotizados para tener derecho a la pensión máxima se situará en 37. En ese espacio de tiempo, la edad legal de jubilación también aumentará hasta los 67 años, aunque quien haya cotizado durante 38 años y seis meses o más podrá seguir retirándose a los 65 años.

Es un modelo similar al de otros países europeos, que están acometiendo reformas en su sistema al igual que España.

Francia

En el caso francés se trata de un sistema obligatorio que tiene el objetivo de proporcionar a los trabajadores una pensión de hasta el 50% de la renta media de los mejores 25 años cotizados. Para tener acceso a la pensión máxima es necesario haber cotizado entre 40 y 41,5 años, aunque se ampliará con los años. Así, los nacidos a partir de 1973 tendrán que acreditar 172 trimestres cotizados (43 años).

En cuanto a la edad de jubilación, varía entre los 65 y 67 años: los nacidos antes del 1 de julio de 1951 podrán jubilarse a los 65. Este requisito irá aumentando de forma paulatina hasta los nacidos a partir de 1955, cuya edad de jubilación será de 67 años.

Alemania

En Alemania se dan ciertas diferencias. Por ejemplo, no existe el concepto de pensión máxima. El modelo alemán marca los 65 años como la edad de jubilación para los nacidos antes de 1947. Aumenta para los nacidos entre 1947 y 1963, cuya jubilación se situará en los 67 años en el periodo transitorio 2012-2029. Por último, la edad de jubilación de los nacidos después de 1963 será en todos los casos 67 años. Eso sí, podrán adelantar su retiro a los 65 si tienen 45 años cotizados.

Portugal

Las pensiones en Portugal presentan un factor diferencial con las de su entorno y está en plena transición. Se organizan en dos sistemas: uno incluye a los empleados del sector privado y funcionarios públicos que entraron al mercado laboral a partir de 2006, que coexiste con otro en el que figuran los empleados públicos anteriores a esa fecha. Desde 2006, este sistema está cerrado a nuevos cotizantes y sus déficits se financian con partidas de los presupuestos generales.

Al igual que en España, el periodo mínimo de cotización para tener acceso a una pensión contributiva se sitúa en 15 años, que podrán ser consecutivos o no. También se ha modificado el tiempo para el cómputo de la prestación, pasando de los diez mejores años cotizados en los 15 anteriores a la jubilación a tener en cuenta todo el periodo contributivo hasta un máximo de 40 años. Esos son los ejercicios que los trabajadores deben haber cotizado para acceder a la pensión máxima. La edad de jubilación se fija en 66 años y dos meses, cifra que aumenta en función de la esperanza de vida desde 2016.

Italia

Italia tiene un sistema de reparto de aportación definida. Así, los derechos pensionables se calculan mediante cuentas nocionales. Esto es un modelo de reparto en la que los cotizantes en activo pagarían las pensiones de los jubilados del momento. La diferencia es que la prestacion se calcula según lo aportado en toda la vida laboral, lo que se anota en una cuenta virtual individual.

Además, por la reforma impulsada por Mario Monti en 2011, la edad de jubilación se sitúa en los 66 años y se incentiva la prolongación de la vida laboral hasta los 70 años. Respecto al plazo necesario para cobrar una pensión completa, se sitúa en los 42 años y 10 meses para los hombres y en 41 años y 10 meses para las mujeres.

Reino Unido

El sistema de pensiones de Reino Unido es diferente a los vistos hasta ahora, ya que se trata de una retribución que se debe complementar con planes privados. Existe un nuevo sistema de reparto desde 2014, que sustituye a los dos niveles que había hasta la fecha. El sistema consiste en que los trabajadores que se jubilen a partir del 6 de abril de 2016 tendrán una cuantía fija igual para todos los cotizantes con derecho a ella. El requisito que tienen que acreditar es haber cotizado al menos 35 años. Las personas con un historial laboral entre 10 y 34 años tendrán una reducción sobre la pensión. No tendrán derecho a percibirla los trabajadores que no hayan conseguido al menos 10 años cotizados.

Sobre la edad fijada para la jubilación, las últimas reformas la sitúan en los 66 años para 2020, aunque está planificada su subida hasta los 67 en 2036 y hasta los 68 años para 2046.

Más información