Estas son las universidades que más talento extranjero atraen (y las que menos)

España suspende en el fichaje de profesores de fuera, que suponen menos del 2% de las plantillas públicas. Pero hay importantes diferencias entre campus

Campus de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.
Campus de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Carles Ribas

Es una de las asignaturas pendientes de la Universidad española. Los campus tienen demasiados profesores formados en las aulas de sus propias facultades -la llamada endogamia, que supera los dos tercios de las plantillas- y muy pocos venidos, no ya de otros puntos del país, sino de fuera. El porcentaje es mínimo: 1,8%, según datos oficiales recientes. Y está muy por detrás de lo que hacen vecinos como Reino Unido (27,3%), Suiza (43), Suecia (13,5%) o incluso Portugal (3,5%), según los datos recientes de la Comisión Europea recogidos en un informe sobre la modernización de la educación superior en Europa.

El riesgo que corre la Universidad al disponer de poco personal extranjero lo dejó escrito negro sobre blanco el Ministerio de Educación en un documento: Estrategia para la internacionalización de las Universidades Españolas 2015-2020 al que le ha hecho poco caso en los dos últimos años, según ha reconocido el Gobierno en una respuesta parlamentaria reciente. Un trabajo que ponía el dedo en la llaga: España "presenta una débil internacionalización" y necesita establecer, entre sus estrategias "ofensivas" la captación de profesores extranjeros. El bajo peso internacional, según este informe, le hace perder oportunidades de participar en programas de cooperación internacional de educación, investigación e innovación, de ser competitiva y de adelantar en los rankings internacionales.  En el de Shangái, el más famoso del mundo, ninguna española aparece edición tras edición entre las 200 en cabeza, como sí ocurre con el resto de grandes países desarrollados (desde Estados Unidos y Reino Unido a Francia, Alemania, Portugal o Brasil).

No todos los campus españoles funcionan igual. Hay diferencias notables entre la autonomía mejor situada, Cataluña (3,9%), la única que está por encima de la media española y la peor, La Rioja (0,5). Y la brecha es aún más amplia entre el campus que mejor sale en el mapa —la Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona, con 12,1%— y la Universidad de Jaén, con apenas un 0,3% de docentes extranjeros en datos de 2015-2016, facilitados por el Gobierno en una respuesta parlamentaria reciente. Una de las claves de la UPF es que prohíben contratar docentes formados en sus centros. En la Universidad de Jaén, que ha mejorado sus datos en los últimos dos cursos, explican que la normativa y la burocracia no ayudan y añaden que son un campus pequeño y del interior.

Xavier Grau, vicepresidente ejecutivo de la conferencia de rectores españoles, la CRUE, destaca que la internacionalización hace a las universidades más competitivas y aumenta su calidad pero admite, no obstante, que es un debate poco tratado porque la gran preocupación de los últimos años ha sido recuperar las plantillas mermadas durante la crisis. Lamenta las dificultades burocráticas para contratar extranjeros y las limitaciones económicas que hay para grandes fichajes. Una limitación que, en parte, subsanó Cataluña en 2001 con la Institució Catalana de Recerca i Estudis AvanCats (ICREA) que busca talento a través de una convocatoria internacional, atraerlo con dinero público —la Generalitat paga sus sueldos individualizados hasta que se jubilan— y los empotra en las universidades y centros de investigación.

Cataluña ha abierto un camino a seguir y la UPF, el campus más joven de los catalanes, ha instaurado una práctica poco habitual en el resto de universidades. “Hemos sabido administrar el dolor que produce no fichar a las personas más cercanas. Y este sufrimiento acaba produciendo resultados”, explica su rector, Jaume Casals, que también reclama más fondos y más libertad: “No hay dinero para un fichaje estrella ni para contrataciones directas porque se prima contratar a través del funcionariado”.

En Cataluña, además, simplificaron la burocracia de la contratación de extranjeros, uno de los lastres que indican desde la Universidad de Jaén, que en los dos últimos cursos ha pasado del 0,3% al 0,9% de plantilla extranjera, según sus propios datos.  “Es un problema del que hemos alertado a todas las administraciones: homologar títulos para poder contratarlos puede llevar años”, explica Sebastián Bruque, vicerrector de Internacionalización de la Universidad de Jaén. "La norma nacional nos deja con las manos bastante atadas".  “La política universitaria debería permitir que las universidades tuvieran sus sistemas de atracción de talento, dar más autonomía”, reclama Grau desde la Crue.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción