Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE dedicará más de un millón de euros en 2018 a detectar injerencias como la de Cataluña

Bruselas confirma la detención de intromisiones extranjeras en Cataluña

Federica Mogherini , el pasado día 15 en Bruselas.
Federica Mogherini , el pasado día 15 en Bruselas. EFE

La alta representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha cifrado el presupuesto inicial para plantar batalla contra la propaganda exterior en 1,1 millones, 300.000 euros más de la partida anunciada a principios de diciembre. Mogherini se ha referido a esta partida económica en una carta remitida este viernes a la vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, Beatriz Becerra, y otros tres europarlamentarios españoles del grupo liberal que le habían preguntado por las acciones que se iban a emplear para impedir la injerencia rusa en las elecciones catalanas del 21-D. La respuesta, enviada un día después de que los catalanes votaran, confirma la detección de injerencias extranjeras en Cataluña.

Becerra se lamenta de que Mogherini no haya contestado hasta después de las elecciones y de que la respuesta aborde la situación de Cataluña de una manera muy ligera. "Enviamos la carta para posibilitar que le llegara de una forma directa y más rápida para que pudiera contestar antes de las elecciones", explica en conversación telefónica. "Es bueno que se estén dando los pasos adecuados", concede, y aunque la respuesta sobre Cataluña no sea específica, considera que sí es "valorable", que se preste atención a las elecciones que se desarrollan en Europa.

En la carta, Mogherini da las gracias a los eurodiputados por un correo remitido justo un mes antes, el 22 de noviembre, en el que le expresan "su preocupación por la interferencia de Rusia en los procesos europeos", y en particular, "sobre las elecciones autonómicas que se celebrarán en Cataluña el 21 de diciembre". La alta representante asegura que se trata de un "problema" que se toma "muy en serio" y recuerda que ya se creó en 2015 una unidad contra la desinformación que opera en Bruselas.

Aunque la carta incide en que "el alcance de las actividades de desinformación en los Estados miembros es, en primer lugar, responsabilidad de los Estados miembros", añade que el equipo de trabajo de la Task Force contribuye a crear conciencia y a hacer que el resultado de su trabajo esté disponible. De hecho, asegura que "todos los ejemplos de desinformación, incluidos los relacionados con Cataluña, se ponen a disposición del público" en su página web Euvsdisinfo.eu.

En la web se nombra a Cataluña en una entrada en la que se habla del tratamiento que hizo la televisión rusa de la consulta ilegal del 1 de Octubre. En los informes sobre la televisión rusa, aseguraban que los programas comparaban la situación de Cataluña con Ucrania o criticaban la respuesta de las autoridades españolas. La eurodiputada Beatriz Becerra considera que esas referencias en su página web no son suficientes. "No es de recibo dar por incluido todo el compendio de acciones, y de fake news, con recoger una noticia de Russia Today, eso desvirtúa la posible relevancia de esta carta (...) Si los fondos que vamos a dedicar se reducen a una web no se aporta nada", añade.

Según la carta de Mogherini, en los dos últimos años, el equipo de trabajo ha detectado más de 3.500 ejemplos de actividades de desinformación en 18 idiomas, en gran parte dirigidos a "denigrar y tergiversar los valores, las políticas, las personas y los procesos democráticos europeos".

En los últimos meses, España ha elevado la presión para situar esta batalla contra la información falsa entre los cometidos de la UE. La modesta East Stratcom Task Force depende del servicio diplomático europeo. Hasta ahora, la unidad funciona con 14 expertos, en su mayoría proporcionados de manera voluntaria por algunos países miembros y sin líneas presupuestarias propias. Para estar al corriente de las noticias falsas que circulan por medios y redes, cuenta con una red de 400 colaboradores diseminados en 30 países, en buena medida del Este.

Más información