Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué hacer si me toca la Lotería de Navidad?

Este año Loterías y Apuestas del Estado reparte 2.380 millones de euros en premios

Décimos de la Lotería de Navidad 2017.

Llega el 22 de diciembre y con él la esperada Lotería de Navidad. Jugamos con la familia, los amigos e incluso con los compañeros de trabajo y, en ocasiones, llevamos varios números con la esperanza de que nos toque y poder utilizar el dinero para viajar, "tapar agujeros" o comprar una casa. Pero, ¿qué podemos hacer realmente si nos toca la lotería? Este año Loterías y Apuestas del Estado repartirá 2.380 millones de euros en premios y el Gordo continúa teniendo la misma cuantía de años anteriores. Así, el máximo premio de la lotería reparte cuatro millones de euros, 400.000 euros al décimo. ¿Qué tenemos que tener en cuenta al recibir una gran cantidad de dinero de golpe? Hay que entender unos cuantos elementos fiscales y después podemos ver qué hacer con el dinero y dónde es buena idea invertir.

  • Porcentaje de Hacienda. El premio del Gordo de la lotería es de 400.000 euros al décimo premiado, que, tras el gravamen que hay que pagar a Hacienda del 20% (desde 2013), se quedan en 320.500 euros, ya que los primeros 2.500 euros están exentos, al igual que cualquier premio inferior a esa cantidad. "Con esto la obtención del premio no tributa en la renta de 2017 —que se declara en 2018—, ya que le descuentan ese porcentaje del premio antes de ingresarlo", comenta Luis del Amo, secretario técnico del Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). Sin embargo, el especialista recuerda que si desde el día del sorteo a final de año se reciben unos intereses por el premio, "estos habría que declararlos".
  • Si el premio es compartido. "Que quede claro desde un principio que el premio es compartido y esto se explique a la hora de ir a cobrarlo", comenta Luis del Amo. "Lo que no debe hacerse nunca es que lo cobre uno y luego reparta el premio porque se consideraría una donación y los que la reciban tendrán que tributar, incluso cuando Hacienda ya ha recibido el 20%", añade. Las tarifas de tributación dependen de las comunidades autónomas y van desde el 7,65% y el 34%. "No tiene sentido que seamos tan torpes y perdamos dinero así", sentencia.
  • Impuesto por patrimonio. Del Amo explica que hay que tener en cuenta el impuesto por patrimonio, que "grava los depósitos en cuenta y los bienes inmuebles, entre otros". Aunque depende de la comunidad autónoma. Por lo general, tiene una base imponible mínima de 700.000 euros. Esto quiere decir que si se cuenta con bienes con un valor por encima de esta cantidad habrá que pagar el impuesto por patrimonio, aunque está exenta la vivienda habitual hasta un máximo de 300.000 euros. En algunas regiones, la base imponible mínima es menor. "En Aragón hay que pagar el impuesto si los bienes llegan a los 400.000 euros; en Cataluña y Extremadura, hasta los 500.000 y en Valencia hasta los 600.000 euros. Madrid es la única que no cuenta con este impuesto", explica Del Amo.
  • Hipoteca y amortización de las deudas. Desde el punto de vista fiscal, si tenemos una hipoteca por un préstamo de vivienda habitual de antes de 2013 y estamos en el régimen transitorio de deducción nos convendría amortizar el máximo posible cada año: 9.040 euros. "Como los intereses están bajos, lo mejor es utilizar este método. Te ahorras 1.356 euros anuales, es decir, el máximo posible, un 15% de los 9.040 euros", comenta Del Amo. Si no estamos en ese escenario, el experto asegura que podría interesar amortizar parte de la hipoteca porque dejaríamos de pagar intereses, "a no ser que tuviéramos una inversión alternativa que nos pueda producir más dinero o deudas que amortizar". Sin embargo, hay que tener cuidado con la amortización porque algunas deudas tienen penalización por amortización anticipada, por lo que hay que saber si estamos en este caso.
  • Repartir el dinero en cuentas bancarias. En caso de que una entidad quiebre, el fondo de garantía de depósitos garantiza cubrir la pérdida de hasta 100.000 euros máximo por depositante y entidad, por lo que Del Amo explica que "podría ser buena idea tener el dinero repartido en varias cuentas" sin sobrepasar esa cantidad en ninguna de ellas. "No conviene tener todos los huevos en la misma cesta", recuerda Del Amo.
  • Como último consejo, hace hincapié en que no hay que aceptar nunca la oferta de gente que ofrece comprarnos el décimo por más dinero que el que ha tocado en el premio. "Esto es muy peligroso. Lo que buscan es blanquear dinero y te quedas con dinero negro y la Administración te puede pedir cuentas y no lo vas a poder justificar", avisa. "Es una tentación en la que no convendría caer", añade.

¿Dónde invierto si me toca el Gordo?

Víctor Alvargonzález, estratega independiente de inversiones, explica que lo más importante es que "no hay que entrar en pánico ni querer colocarlo todo rápido". "El dinero se puede dejar en el banco tranquilo hasta que el premiado tenga una idea clara lo que quiere hacer con él. Hay que ser prudentes y actuar con sentido común", comenta. Alvargonzález explica que a la hora de invertir "hay que diversificar". En caso de que se cuente con un décimo premiado, el experto aconseja que se deposite el dinero en tres inversiones diferentes.

  • Sector inmobiliario. "La buena noticia es que no es un mal momento para invertir en el sector inmobiliario, de momento no hay una burbuja, pero la habrá. Quien compre ahora probablemente dentro de cinco o diez años podrá vender mejor", comenta Alvargonzález. El experto asegura que es buena idea utilizar una parte del premio para comprar un piso y pagar el resto del inmueble a través de un crédito. "Los tipos de interés están bajísimos y se trata de una doble oportunidad", explica. "Podemos comprar un piso que valga 200.000 euros, de los cuales un 60% lo pagamos con el premio y el resto con un crédito hipotecario aprovechando los bajos tipos de interés". El tipo del crédito debe ser fijo porque así nos aseguramos de que el tipo continuará siendo bajo. Alvargonzález recomienda comprar pisos en el centro de las ciudades, barrios universitarios o en la playa, más que en lugares que sean más baratos pero que luego cueste más venderlo o alquilarlo.
  • Fondo de renta variable global. Según Alvargonzález, una parte del dinero debería invertirse en este tipo de fondos que invierten de forma global en las distintas bolsas mundiales. "La cantidad dependerá de lo arriesgados que seamos, pero yo pondría un mínimo de un 10% o un 15%", comenta. El motivo de que sea global, explica Alvargonzález, es porque "por primera vez en mucho tiempo están creciendo de forma coordinada todas las economías del mundo". El experto inversor asegura que el dinero que se invierta aquí se hace con el propósito de dejarlo unos cinco o diez años y revisar qué hacer con él cuando pase ese tiempo. "Tiene que ser un dinero que no necesitemos ahora y no tengamos pensado sacar a corto plazo", comenta.
  • Fondo mixto conservador. Alvargonzález explica que "un inversor inteligente siempre tiene munición", por lo que conviene tener un dinero en reserva. Para ello, propone destinar en torno a un 30% del dinero a fondos mixtos conservadores, que, asegura, es mejor que tenerlo en el banco porque da rentabilidad. "La rentabilidad que ofrece es muy baja, pero es una inversión segura y son fondos muy líquidos", comenta. Así, se puede retirar el dinero de manera sencilla y rápida, en unos cinco días. "Son fondos como por ejemplo EDM Ahorro o M&G Optimal Income, entre otros, que gestionan de una manera conservadora el dinero y son capaces de ganar un 1% o 2% más que un depósito", añade.

Como consejo Alvargonzález recuerda que "el banco no es un buen asesor ya que son vendedores de producto propio". "Si se busca un asesor es mejor que sea independiente y registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores", aclara. Estos profesionales suelen cobrar un 0,5% del patrimonio del cliente. También explica que a la hora de invertir hay que tener en cuenta la edad de la persona interesada. "A la persona joven le recomendaría que arriesgara un poco más: poner menos cantidad en los fondos mixtos conservadores y más en uno variable, ya que tiene más tiempo para recuperar la inversión", comenta. Y siempre tener en cuenta que, a la hora de invertir, la rentabilidad es directamente proporcional al riesgo.

Otras posibles inversiones

Para Víctor Alvargonzález lo ideal es invertir en el sector inmobiliario, fondos de renta variable global y fondos mixtos conservadores. Sin embargo, a la hora de decidir dónde dejar el dinero pueden considerarse más opciones.

  • Los fondos de pensiones. Según Alvargonzález, se trata de "unos productos muy malos y muy caros, quitando excepciones, pero que son difíciles de encontrar para la gente de a pie". El inversor explica que, desde su punto de vista, poner dinero en fondos de pensiones solo es buena idea por "la deducción fiscal que conllevan, ya que ese dinero no pasa por Hacienda" y asegura que como producto "son mucho mejores los fondos de inversión".
  • Las acciones en Bolsa. Para embarcarse en la inversión en Bolsa, Alvargonzález explica que "solo es buena idea si se tiene a un buen asesor, alguien de confianza para manejar las acciones", ya que, asegura, no es una inversión fácil.
  • En deuda pública. "Ahora mismo no es buena idea porque los tipos de intereses son muy bajos", explia Alvargonzález., La inversión en deuda pública, al igual que los bonos, en general conviene comprarlos cuando pagan un buen tipo de interés, y actualmente estamos con los tipos más bajos de la historia.
  • En oro. Invertir una parte del dinero en oro no es una mala idea siempre que sea una pequeña cantidad. "Hay que tener cuidado dónde se compra, pero si tienes un proveedor serio y registrado, un 5% en oro puede ser útil en crisis financieras", comenta. "En el largo plazo el oro no es una buena inversión, es bueno para tener un colchón si ocurre algo grave".
  • Invertir en un negocio. "Eso se trata de una apuesta profesional. Si se hace, debe ser en un negocio que se conozca muy bien", explica Alvargonzález.

Más información