Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy prioriza pactar la financiación autonómica con el PSOE en el inicio de 2018

Las protestas de los líderes territoriales de PP y PSOE aceleran las conversaciones

Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados Ampliar foto
Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados

El precedente del 2009 no debiera repetirse, según le trasladó el lunes Rajoy a la dirección del PP. Ese año, el Consejo de Política Fiscal y Financiera aprobó el modelo de financiación autonómica propuesto por el Gobierno del PSOE con los votos de las comunidades autónomas gobernadas por los socialistas, el de Canarias (CC), el de Cantabria (PRC y PSOE) y el de la ciudad autónoma de Ceuta. Las Autonomías gobernadas por el PP se abstuvieron. No hubo consenso. Ahora, Rajoy prioriza pactar con el PSOE un nuevo modelo en el que todas las comunidades se muestren razonablemente satisfechas. Los dos partidos concentran doce de los quince gobiernos autonómicos de Comunidades del régimen común.

El nuevo modelo debió ser actualizado en 2014, por lo que acumula tres años de retraso. El ámbito de negociación será el Consejo de Política Fiscal y Financiera, dependiente del Ministerio de Hacienda, y el Parlamento. En ambos se producirán sendas votaciones. La primera tiene como protagonistas a las propias Comunidades y al Gobierno central. El acuerdo se transforma después en una ley orgánica que debe ser aprobada en el Congreso.

En esta ocasión, además, se abre otro foro de diálogo, cual es la comisión de Estudio y Evaluación del Estado Autonómico, constituida a petición del PSOE y apoyada por el PP. Esta comisión se da como plazo seis meses para hacer el diagnóstico del Estado de las autonomías en el que también entrará la financiación, aunque sin entrar en detalles específicos. Una vez pasadas las elecciones autonómicas que se celebrarán el 21 de diciembre en Cataluña, desde el Gobierno se pretende abordar y cerrar la financiación autonómica e incluso aún se mantiene la esperanza de conseguir la aprobación de los Presupuestos de 2018.

No hay la menor posibilidad de que el PSOE se avenga a aprobar las cuentas públicas, pero Rajoy quiere que la financiación autonómica sea de los dos, habida cuenta de que los socialistas gobiernan en siete comunidades autónomas: Andalucía, Asturias, Valencia, Aragón, Baleares, Extremadura y Castilla-La Mancha. Los populares mandan en Madrid, Galicia, Murcia, La Rioja y Castilla y León. Además, el PSOE apoya al gobierno regionalista de Miguel Ángel Revilla en Cantabria; Coalición Canaria gobierna en Canarias en minoría; y el nuevo Ejecutivo de Cataluña se decidirá en las elecciones del 21-D. Por su parte, País Vasco y Navarra están fuera del régimen común.

“La prioridad es la alianza con el PSOE en financiación autonómica”, señalan fuentes de la dirección del PP como síntesis de la intención que les transmitió Rajoy el lunes en el comité director.

La voz de los presidentes

Precisamente, el acuerdo del Gobierno con el PNV sobre el importe de su Cupo soliviantó al resto de las Comunidades Autónomas, tanto del PSOE como del PP, como informó EL PAÍS el lunes. Por eso ahora urge acelerar su aprobación, aunque los primeros pasos están ya dados desde el Ministerio de Hacienda, que es quien llevará el peso de la negociación con las comunidades autónomas. Andalucía y Asturias acaban de entregar sus alegaciones al informe de la comisión técnica que lleva meses trabajando sobre un primer borrador. El Ejecutivo enviará ahora a cada uno de los representantes autonómicos las alegaciones del resto, para demostrar la necesidad de que haya cesiones. Y en el arranque de 2018 presentará su propuesta.

El Gobierno sabe que los presidentes autonómicos no van a hacer dejación de su responsabilidad. “Hablaremos en el marco multilateral en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera” señaló ayer en Onda Cero el presidente de Asturias, el socialista Javier Fernández. “El debate no se corresponde solo entre partidos. Nadie puede pensar que se va a reformar el sistema de financiación con las comunidades autónomas como personajes de segunda fila; yo no voy a dar ninguna ventaja a ninguna comunidad sino que reivindicaré lo que corresponde a la mía”, advirtió.

Recelo entre las comunidades socialistas por el plan de Iceta

ELSA GARCÍA DE BLAS

Varios Gobiernos autónomos del PSOE se revolvieron ayer contra la propuesta electoral del PSC, recogida en su programa, que plantea una reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas que incluya una quita de la deuda. Los Gobiernos de Andalucía, Extremadura y Asturias manifestaron sus discrepancias con cualquier tipo de condonación, en el caso del Ejecutivo extremeño, o bien con la posibilidad de que una medida como esa no fuera aplicable a todas las comunidades autónomas sino sólo a Cataluña.

La propuesta del PSC fue planteada también por la dirección nacional del PSOE el pasado mes de julio.

“Las deudas deben pagarse, en condiciones asumibles”, dijo ayer la vicepresidenta extremeña, Pilar Blanco-Morales. El portavoz del grupo parlamentario socialista en Andalucía, Mario Jiménez, subrayó por su parte que cualquier propuesta en esa dirección tiene que hacerse “con carácter universal para todas las comunidades”. El presidente asturiano, Javier Fernández, pidió que cualquier discusión se haga en el Consejo de Política Fiscal. “No admito que nadie lleve ventaja en esto”, avisó.

Más información