Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo cita a Junqueras y el resto de encarcelados para decidir si les deja en libertad

El juez Pablo Llarena accede a la petición de los exmiembros del Govern, que habían solicitado declarar en el alto tribunal

Fachada del Tribunal Supremo. En el vídeo, el diputado de ERC Gabriel Rufian.

El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha citado a declarar el próximo viernes 1 de diciembre a partir de las 9.30 de la mañana a los diez encarcelados por el proceso independentista de Cataluña: el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, siete exconcejeros y los líderes de ANC y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. En una providencia dictada este miércoles, el juez explica su decisión en las peticiones formuladas por los encarcelados para que el Supremo revise las medidas cautelares impuestas por la Audiencia Nacional.

El Supremo está cumpliendo con los plazos que querían las defensas de los líderes independentistas a los que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela mandó a prisión incondicional. Después de que el alto tribunal asumiera el pasado viernes la causa por rebelión, sedición y malversación, los exconsejeros y los expresidentes de ANC y Òmnium habían pedido prestar declaración ante el juez Llarena para que el Supremo revisara las medidas cautelares impuestas por Lamela y valorara la posibilidad de dejarles en libertad.

La mayoría de los encarcelados concurren a las elecciones catalanas del próximo 21-D en puestos de salida de algunas de las listas independentistas y consideran, según los escritos que han ido presentando ante el juez, que tienen derecho a hacer campaña fuera de la cárcel. La campaña electoral comienza el próximo martes 5 de diciembre por lo que, si Llarena decide dejarles en libertad tras tomarles declaración el viernes, podrán hacer toda la campaña ya lejos de la prisión.

En el escrito presentado ante el alto tribunal, los abogados de los encarcelados solicitaban que la comparecencia ante Llarena se centrara solo en revisar la presión incondicional decretada por la Audiencia, sin entrar a declarar sobre el fondo de los delitos que les atribuye la Fiscalía. En la providencia dictada este miércoles, el magistrado accede en un principio a esta petición y les cita para que declaren "en relación" a las medidas cautelares.

De esta forma, los encarcelados, que cuando comparecieron ante la Audiencia solo quisieron contestar a las preguntas de sus abogados, no tendrán que someterse este viernes al interrogatorio de la Fiscalía y del juez, sino que las comparecencias se limitarán a responder a las preguntas que los fiscales y Llarena consideren necesarias para valorar si se les puede conceder la libertad condicional. Los exconsejeros y los expresidentes de ANC y Òmnium aspiran a que el magistrado actúe de la misma forma que lo hizo el pasado 9 de noviembre, cuando optó por imponer fianzas asumibles para eludir la cárcel a cinco de los seis exmiembros de la Mesa del Parlament a los que tomó declaración (al sexto lo dejó en libertad sin fianza) en contra del criterio de la Fiscalía, que pedía prisión incondicional para Carme Forcadell y otros tres miembros de la Mesa.

Llarena tomó aquella decisión tras dar un último turno de palabra a los miembros de la Mesa durante la vistilla para acordar las medidas cautelares celebrada tras los interrogatorios. En ese momento, los miembros de la Mesa reiteraron su compromiso de acatar el artículo 155 de la Constitución y aseguraron que si seguían en política lo harían sin volver a saltarse la Constitución. El juez, que consideraba que no había riesgo de destrucción de prueba ni de fuga (determinantes para decantarse por unas u otras medidas cautelares), entendió ese compromiso como una garantía de que no reincidirían en los delitos de los que se les acusaba y les permitió eludir la cárcel. Por eso, los líderes independentistas a los que Lamela sí que mandó a prisión han ido deslizando en los escritos presentados en el Supremo que ellos también acatan el 155 y que, sin renunciar a la independencia, apuestan por alcanzar sus objetivos políticos desde el "diálogo". Para convencer a Llarena de que les deje en libertad tendrán que hacer una renuncia expresa a romper con España por la vía unilateral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información