La juez del ‘caso Pinto’ solicita las llamadas de Villarejo

La magistrada mantiene las medidas de alejamiento del comisario detenido a la doctora

Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid en junio.
Villarejo en los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid en junio.Álvaro García

La titular del juzgado de Instrucción 39 de Madrid, Belén Sánchez Hernández, ha dictado dos autos en el caso Pinto en los que solicita las llamadas realizadas por el comisario José Villarejo en los días previos a la agresión de la doctora Elisa Pinto y mantiene la orden de alejamiento de 500 metros del policía a la dermatóloga. Tras la detención de Villarejo el pasado 2 de noviembre (acusado de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales junto a su socio Rafael Redondo y al comisario Carlos Salamanca), la juez parece haber adoptado una actitud más activa en una instrucción que intentó archivar el año pasado y tuvo que reabrir en mayo de 2017 a instancias de la Audiencia de Madrid.

Más información

El comisario está imputado por amenazas y agresiones a la doctora. En concreto, por haber clavado un cuchillo a Elisa Pinto el 10 de abril de 2014, en la calle, cerca de su vivienda y en presencia de su hijo. La dermatóloga lo reconoció por dos veces; primero a través de una foto y posteriormente en una prueba de reconocimiento. Villarejo lo niega y, aunque inicialmente declaró que no fue contratado por el empresario Javier López Madrid, el ejecutivo de OHL acabó reconociendo que requirió los servicios del despacho privado del policía en la Torre Picasso.

El primero de los autos dictados, con fecha 17 de noviembre, se refiere al recurso interpuesto por el comisario en junio pasado pidiendo que dejase sin efecto las medidas cautelares adoptadas por la juez. En concreto la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de Elisa Pinto, de su domicilio, lugar de trabajo, así como de comunicarse con ella por cualquier medio hasta que recaiga resolución firme en el procedimiento.

La magistrada reconoce que han existido contradicciones en las declaraciones de la denunciante, pero señala que el hecho de haber sido reconocido como el agresor aconseja mantener la medida de alejamiento. “Por otra parte”, añade el auto, “existe una situación objetiva de riesgo para la citada denunciante” y es necesario salvaguardar la integridad de la víctima.

El segundo auto, con fecha 18 de noviembre, se refiere a la petición de la dermatóloga de diversas pruebas para avanzar en la investigación. En este caso, estima solo en parte el recurso y libra un exhorto al juzgado de Instrucción 2 de Madrid (en el que Villarejo está imputado por revelación de secretos), para que se remita copia de los informes de la Policía Judicial que obran en la causa acerca del teléfono móvil del comisario.

En uno de esos informes se detallaban todas las llamadas realizadas por el policía en los días previos y posteriores a la grabación ilegal de la que se le acusa (una conversación entre dos policías y dos agentes del CNI en sede oficial). La abogada de la doctora quiere que se compruebe si esas llamadas coinciden con las decenas de conversaciones telefónicas que mantuvo el también acusado Javier López Madrid con Villarejo, con otros policías de su entorno más cercano y con el despacho de abogados del que es socio.

El caso de la doctora Pinto y el empresario López Madrid ha estado rodeado de polémica desde el momento en que ambos se denunciaron mutuamente por acoso y amenazas, e incluso por agresión en el caso de la dermatóloga contra el ejecutivo. Se abrieron dos procedimientos en los juzgados 26 y 39 de Madrid, que siguen abiertos después de muchas vicisitudes. La médico declaró en su día que López Madrid le había dicho que había contratado a Villarejo, “especialista en callar a las chulas como tú”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción