Podemos rechaza cualquier vínculo con Rusia

"Ya hemos sido proetarras, bolivarianos, venezolanos, iraníes... Hemos sido todo tipo de cosas", dice Echenique sobre las conclusiones del 'think tank' The Atlantic Council

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, durante una rueda de prensa.Vídeo: Kiko Huesca (EFE)

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha rechazado que su partido sea un troyano de Rusia, condición que le otorga el think tank estadounidense The Atlantic Council, dentro de la campaña de desestabilización de la UE que se estaría desarrollando desde territorio ruso. Las injerencias sobre Cataluña en redes sociales perseguirían el debilitamiento de las instituciones españolas. "Ya hemos sido proetarras, hemos sido bolivarianos, hemos sido venezolanos, hemos sido iraníes... Hemos sido todo tipo de cosas. Creo que en algún momento se acabarán los países del mundo para poner etiquetas a Podemos y tendremos que salir fuera del sistema solar para encontrar nuevas etiquetas", ha afirmado Echenique tras la reunión semanal del consejo de coordinación de Podemos.

Más información
Lee el informe 'Los caballos de Troya del Kremlin'
Editorial | Alerta informática

El informe Los caballos de Troya del Kremlin realizado por The Atlantic Council califica de partidos prorrusos a Podemos y otros partidos de la UE considerados populistas en sus vertientes de derechas -como UKIP en Reino Unido, Frente Nacional en Francia, la Liga Norte en Italia o Amanecer Dorado en Grecia- o de izquierdas, como el Movimiento Cinco Estrellas en Italia. Echenique ha replicado que la "solvencia de este tipo de acusaciones se ejemplifica muy bien con lo sucedido con la ministra de Defensa", en alusión a la conversación que María Dolores de Cospedal mantuvo con unos humoristas rusos que se hicieron pasar por representantes del Gobierno de Letonia.

"Asistimos a una vergüenza nacional según la cual unos humoristas, sin que hubiera ningún filtro, accedieron a hablar muchos minutos con la ministra, con la responsable de los ejércitos de nuestro país", ha proseguido el número dos de Podemos. Borja Lasheras y Nicolás de Pedro, autores del capítulo del informe correspondiente a España, sostienen que la "emergente política exterior rusa en Podemos podría hacer de España el próximo objetivo probable para el Kremlin". "En este sentido, España se encuentra en un punto de inflexión: si los responsables políticos españoles toman lecciones de las experiencias de otros países de la UE y de Estados Unidos, podrían ser capaces de adelantarse a la agenda del Kremlin. Si no, entonces España podría afrontar una mayor injerencia rusa en sus políticas", advierten.

"Esto tiene que ver con una enorme incapacidad de nuestro Gobierno para llevar a cabo una política internacional que no provoque ridículo fuera de nuestras fronteras. Eso que vimos fue sumamente grave: me cabe preguntar como un humorista puede acceder directamente a la ministra de Defensa para hablar de seguridad de Estado. ¿Y si hubiera transmitido información clasificada? Esto es una vergüenza y habla de lo incompetentes que son las personas que el PP pone a dirigir los ministerios", ha insistido Echenique.

"Cuando una ministra de Defensa habla pensando que lo hace con un representante del Gobierno letón y se dedica a acusar a una superpotencia de injerencias en nuestro país sin pruebas, hablamos de un ridículo espantoso y de una vergüenza internacional. Ese incidente ejemplifica como pocos el nivel de credibilidad que pueden tener este tipo de acusaciones contra Podemos", ha zanjado Echenique.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS