Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de eurodiputados prorrusos agita el independentismo catalán desde Bruselas

Una serie de políticos con escaños en el Europarlamento llevan años tratando de exacerbar la crisis territorial española

De izquierda a derecha, en primera fila: Tatjana Zdanoka, Ramón Tremosa (PdeCAT), Jordi Solé (ERC) y Josep Maria Terricabras (ERC) en una protesta contra “la discriminación de Cataluña” ante el Europarlamento en Bruselas el 14 de noviembre.
De izquierda a derecha, en primera fila: Tatjana Zdanoka, Ramón Tremosa (PdeCAT), Jordi Solé (ERC) y Josep Maria Terricabras (ERC) en una protesta contra “la discriminación de Cataluña” ante el Europarlamento en Bruselas el 14 de noviembre.

Tanto la UE como la OTAN han descubierto actividades y declaraciones de europarlamentarios que benefician al Kremlin. Uno de los más activos en ese frente es la letona Tatjana Zdanoka, de Los Verdes, que lleva años alentando las divisiones en Cataluña. Participa en la Alianza Libre Europea, un grupo de eurodiputados a favor de los movimientos independentistas entre los que están los españoles Jordi Sole y Josep Maria Terricabras, ambos de ERC.

En septiembre de 2016, Zdanoka se mostró muy crítica con el Gobierno de Mariano Rajoy por retirar el permiso de representación al cónsul honorario de Letonia, Xavier Vinyals, por exhibir una bandera independentista en una Diada. Ya antes había denunciado presiones españolas al ex primer ministro letón Valdis Dombrovskis cuando este dijo en 2013 que su país podría llegar a plantearse el reconocimiento de la independencia de Cataluña.

Recientemente, Zdanoka ha concedido numerosas entrevistas en las que se ha mostrado extremadamente crítica con España, hablando de “doble rasero europeo” porque la situación de Cataluña le recuerda a Kosovo, en línea con la postura oficial del Kremlin. “En Europa hay muy pocos Estados homogéneos. En Francia también hay catalanes y vascos, además de bretones y corsos. La política estatal de Francia se basa en la asimilación violenta”, dijo en la cadena letona Radio Pik el 10 de noviembre. Cuatro días después, se unió a una protesta ante el Europarlamento contra “la violación del Estado de derecho en España”, según dijo en un mensaje en su perfil de Facebook.

En septiembre, Zdanoka y otros diputados prorrusos de países como Bélgica, Dinamarca o Lituania firmaron una petición para que la Comisión Europea condenara la “persecución judicial y política” de los alcaldes catalanes a los que la justicia española había prohibido poner al servicio del referéndum ilegal del 1 de octubre sus instalaciones municipales. La Comisión desestimó las recomendaciones de esa petición.

Intereses del Kremlin

Los parlamentarios no españoles más activos en Bruselas en la defensa del independentismo catalán tienen un amplio historial de defensa de los intereses rusos. Por ejemplo, la propia Zdanoka, junto a los diputados de Letonia Andrejs Mamikins (Socialistas y Demócratas) y Estonia Yana Toom (Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa), promovieron en 2016 una propuesta para que el Europarlamento investigara si las “personas sin Estado” de Letonia y Estonia deberían tener derecho a voto en elecciones europeas y legislativas en esos países.

Otro diputado, Artis Pabriks, del Partido Popular Europeo, señaló en una carta dirigida al presidente del Parlamento, Antonio Tajani, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, esas “personas sin Estado” son en realidad rusos que emigraron a los países bálticos antes de la caída de la Unión Soviética y que “tienen la libertad de solicitar ciudadanía rusa, como muchos de ellos han hecho”. La solicitud fue al final rechazada.

Otro ejemplo de la intensa actividad prorrusa de esos eurodiputados fue la visita en julio de 2016 de algunos de ellos a Siria para mantener una reunión con el presidente de ese país, Bachar el Asad. En el viaje participaron Zdanoka, Toom y el español Javier Couso, de IU. El Europarlamento se negó a reembolsarles los gastos del viaje al considerar, según un portavoz, que era “una visita no oficial”. En sus entrevistas y mensajes en redes sociales, Zdanoka ha dicho que ha tenido relación directa con Oriol Junqueras, que fue eurodiputado entre 2009 y 2012, y Raül Romeva, que lo fue entre 2004 y 2014.

En esa misma estrategia de internacionalización de la crisis catalana figura la visita de 10 eurodiputados como observadores invitados por la Generalitat durante el referéndum ilegal. Encabezaba el grupo el italiano de la Liga Norte Mario Borghezio, a quien acompañaban, entre otros, dos eurodiputados españoles: Josu Juaristi, de EH Bildu, y María Lidia Senra, de Alternativa Galega de Esquerdas. El Parlamento Europeo negó posteriormente que hubiera autorizado el envío de una misión oficial alguna a Cataluña.

Borghezio es otro habitual de los medios prorrusos. En 2015, declaró a la versión italiana del portal Sputnik: “Se puede y se debe dialogar con Rusia”. En mayo fue condenado por injurias a la primera ministra de raza negra de la historia de Italia y antes había defendido la idea de vender Sicilia “a Rusia o a Estados Unidos para eliminar la mafia”.

Fuentes del Europarlamento señalan que varios de ellos intentaron facilitar el acceso del expresident Carles Puigdemont a las instalaciones de la institución. Finalmente, se le impidió el acceso.

“Franquismo post Franco” en Bruselas

A instancias de la Alianza Libre Europea y organizado por el eurodiputado de ERC Jordi Solé, se convoca en suelo público europeo en Bruselas una jornada para “recordar el sufrimiento y la injusticia actuales causados por la dictadura de España”. Coincide con el 42º aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco. El acto se celebrará en una sala de las instalaciones del propio Europarlamento, entre las 15.00 y las 19.00, hora local. Los ponentes son el propio Solé, Josu Juaristi (EH Bildu), Ana Miranda (BNG) y Jordi Sebastiá (Compromís). Los temas a debatir serán, según la convocatoria: “Franquismo tras Franco, continuación y continuidad institucional, ataques a la libertad de expresión”; “La política europea en la memoria, recuperación de la memoria histórica desde Italia a España a través de Bruselas”; “Impacto del franquismo en las identidades nacionales del Estado español”; “Impacto económico del franquismo: puertas giratorias e imperios financieros consentidos por el poder político”, y “Derechos humanos y memoria democrática”.

Más información