Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Solo el 15% de los casi 200 implicados en Gürtel eran políticos”

José Luis Olivera, exjefe de la UDEF y actual director del CITCO, limita a "lucros personales" la trama de corrupción y desvincula al PP como partido

El exjefe de la UDEF, José Luis Olivera, se distanció ayer de algunos de sus superiores y subordinados al negar que existiesen “indicios” de una financiación irregular del PP a través de la trama Gürtel. El comisario negó, en contra también de la posición de la Fiscalía, que existiera un sistema de pago de comisiones al partido del Gobierno a cambio de la obtención de obra pública. En su comparecencia en la comisión de investigación de las cuentas del PP en el Congreso reconoció casos individuales de políticos que, aseguró, “solo eran el 15% de los investigados”.

El compareciente José Luis Olivera, quien fuera máximo responsable de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) entre 2006 y 2012.
El compareciente José Luis Olivera, quien fuera máximo responsable de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) entre 2006 y 2012. EFE

José Luis Olivera, actual director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) y exjefe de la UDEF (Unidad de Delitos Económicos y Fiscales), desmintió ayer las afirmaciones realizadas la semana pasada por el Inspector Jefe Manuel Morocho, uno de sus subordinados, que reconoció la existencia de pruebas en la investigación de la trama de corrupción Gürtel que apuntaban “indiciariameniente” al propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a exministros como Francisco Álvarez Cascos o Federico Trillo, entre otros.

“Si hubiera habido algo fuerte fuerte habría habido políticos detenidos, ya que la Ley de Enjuiciamiento Criminal lo permite, y no los hubo”, resolvió quién creó la UDEF en 2006 para la investigación del caso Malaya y cesó en el puesto de jefe de esa unidad en 2012, después de que se destapara la trama Gürtel.

El comisario Olivera, conocido y reconocido por su servicio a gobiernos de distinto signo —ha trabajado junto a José Luís Corcuera (PSOE), Jaime Mayor Oreja (PP), José Antonio Alonso (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE), Jorge Fernández Díaz (PP) y ahora Juan Ignacio Zoido (PP)— y condecorado, según algunos de sus propios compañeros, “por destapar la Gürtel primero y por taparla después”, ha negado esas pruebas indiciarias y se ha limitado a lo recogido en los informes que obran actualmente en poder de los jueces: “Todo está sometido a contradicción y debe ser el juez quien decida si hay o no hay indicios suficientes”, justificó.

Durante su escurridiza comparecencia, en la que ha respondido a casi todas las preguntas con evasivas, el comisario solo ha aportado un dato: “Solo el 15% de los cerca de 200 detenidos —107 hasta mi cese en la UDEF en 2012 y otros 80 ó 90 después— eran políticos, el resto eran técnicos, funcionarios, empresarios...”.

La comparecencia del director del CITCO, que en todo momento ha remarcado que dejó la UDEF antes de que se conocieron los papeles del extesorero del PP, Luis Bárcenas, ha “decepcionado profundamente”, en palabras del portavoz del PSOE José Ramón Rayo, a los miembros de los distintos partidos que interrogaban al compareciente sin éxito, a excepción del PP.

“Lucro personal”

Ninguno de ellos, ni leyéndole conversaciones ya transcritas entre empresarios que presuntamente financiaban al PP con comisiones del 3% del valor de las adjudicaciones que presuntamente les otorgaban desde sus administraciones, logró que estableciera una relación directa entre el partido del Gobierno y la trama: “Hay personas del PP que querían hacerse ricas, de manera personal, lucrarse personalmente”, se limitó a reconocer Olivera, que se esforzó por desvincular a ese partido, como tal, de la trama, siempre refiriéndose a los informes que supervisó. “Yo no he investigado al PP como tal, yo he investigado a personas concretas por actos concretos”, insistió el comisario, pese a que recientemente la fiscal anticorrupción Concepción Sabadell presentó sus conclusiones al respecto: “No es un hecho aislado, ni puntual, sino que se trata de la actividad duradera de una organización constituida para delinquir, el Grupo Correa, para obtener contratos públicos a cambio de sobornos a funcionarios y cargos públicos del PP”.

Así, la comparecencia del policía más condecorado de España —curiosamente nunca por el caso Gürtel—, ha pasado sin pena ni gloria. El comisario calculó que los contratos y comisiones investigadas se remontaban “a 2002 ó 2004” y estimó el monto total de dinero intervenido hasta 2012 en 32 millones de euros, en cuentas en Suiza y Mónaco. Una de las más cuantiosas pertenecería al empresario Francisco Correa, actualmente en prisión como cabecilla de la trama y organizador de muchos actos de campaña del PP.