_
_
_
_
desafío independentista
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Somos el centro del mundo

La crisis catalana nos coloca en el mapa por razones tan desgraciadas como el nacionalismo y el cainismo

Manifestación independentista durante la concentración ante el Parlament en Barcelona.
Manifestación independentista durante la concentración ante el Parlament en Barcelona.JACK TAYLOR (GETTY)

No recuerdo un piquete de bienvenida tan numeroso y fervoroso como el que mis amistades me concedieron en el aeropuerto de París, aunque pronto me percaté de que no les movía ni conmovía el entusiasmo, sino la sensación de encontrarse con un pasajero que venía de España, de un marciano. Y que podría haber concedido una rueda de prensa en la terminal de llegadas de tantas preguntas que le —me— hacían a propósito del "Procés". Desde las más ingenuas —"¿Por qué no dejan votar a los catalanes?"— a las más dramáticas ("¿Habrá otra guerra civil?").

Más información
La independencia de Cataluña y el artículo 155, últimas noticias
No digas que fue un sueño
El 155 es Historia y es desgarro

Pude percatarme entonces de la visión o versión superficial que adquiere la crisis catalana fuera de su líquido amniótico. Y del contraste que existe entre el aislamiento institucional del soberanismo —la UE, en cabeza y la casi unanimidad de la prensa—frente a la simpatía popular que ha logrado engendrar en "ultramar" esta picaresca aventura del pueblo oprimido.

Es difícil invertir el argumento, precisamente por la simplificación de una trama tan compleja; por el impacto de las imágenes represoras; y porque la eficacia del aparato indepe en sus terminales locales e internacionales se ha añadido a la inoperancia comunicativa del Gobierno español, de forma que mis amistades parisinas recelaban de mi juicio cuando trataba de explicar las atrocidades contra la democracia que perpetraba el bando soberanista: la abolición del parlamento, el pucherazo electoral, la discriminación cultural y lingüística, la propaganda de los medios públicos, las movilizaciones, la ruptura de la sociedad, el oscurantismo nacionalista y hasta la iniciativa de votar la indepenencia embozados en el anonimato.

Creo incluso que llegaron a decepcionarles mis explicaciones. Y que no hubieran ido a buscarme al aeropuerto de haber sabido que mi narración pedagógica excluía la epopeya libertaria del pueblo catalán, expuesto de nuevo a la ferocidad de Madrid y a los resabios del franquismo.

Un pueblo proclama su independencia. Y un Estado opresor la neutraliza "okupando" las instituciones. No cabe lectura más artera y siniestra del delirio soberanista, pero semejante tergiversación tanto se ha arraigado en la ortodoxia de Cataluña como ha prosperado en la abstracción y el diletantismo de la opinión pública internacional menos informada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pónganse en mi lugar. Expliquen a un extranjero que esta revolución de las libertades se ha organizado desde el sistema, la burocracia la burguesía y el esnobismo trotskista. Y disuádanle de su percepción "primitiva" o elemental que confronta al gran depredador hispano con la resistencia libertaria. Incapaz de hacerlo puede entenderse que mi regreso al aeropuerto se produjera en soledad. Se había descompuesto el piquete, aunque el mayor estremecimiento sobrevino delante del quiosco de prensa del aeropuerto Charles de Gaulle. España era portada de todos los periódicos. Lograba convertirse en el centro del universo, pero lo hacía a expensas de su cainismo, su temeridad, su frivolidad y su endogamia. La mayor crisis de nuestro tiempo ha sido en propia meta y ha consistido en una pulsión autodestructiva. La ha infligido el antiguo veneno nacionalista y nos ha desfigurado en el mundo entero como una nación arcaica. Hispania caput mundi. Lo hemos conseguido. Y daban ganas de pedir asilo en París.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_