La complejidad de España va más allá de la política: un país con 15 climas

Los accidentes geográficos en la Península, Canarias y Baleares condicionan la meteorología diaria

Imagen del Teide.
Imagen del Teide.CORBIS

España es un país complejo, pero no solo en los asuntos políticos —como se ha evidenciado estas semanas con el pulso independentista catalán—, sino que el propio territorio se caracteriza por la multiplicidad de accidentes geográficos que le confieren un especial carácter. Montañas y valles, zonas volcánicas, riberas de ríos y costas condicionan el clima de cada zona y la meteorología diaria.

El clima es el resultado de una serie de características promedio de situaciones meteorológicas. Una simplificación de los climas de España los clasifica en seis tipos: oceánico, continental, mediterráneo, de montaña, subtropical y semidesértico. Sin embargo, la realidad es mucho más diversa.

Más información
Maldito buen tiempo
¿Qué pasó con el agujero de ozono?
¿Lloverá en otoño para calmar la sequía?

A principios del siglo XX, un geógrafo, meteorólogo, climatólogo y botánico ruso de origen alemán, Wladimir Peter Köppen, confeccionó un sistema de clasificación del clima mundial. Para su elaboración tomó como base los valores medios mensuales de la precipitación y de la temperatura en una zona. Köppen y otros climatólogos modificaron la clasificación inicial en 1918 y 1936. La última modificación, la de 1936, recibe el nombre de Köppen-Geiger, e identifica cada tipo de clima con una serie de letras. Las letras mayúsculas de la A a la E se reservan para los climas principales: tropical, seco, templado, continental y frío. Además, se establecen subtipos y variedades dependiendo de la cantidad de precipitación y la temperatura media anual.

 Esto hace que, según los Atlas Climáticos Ibérico y de los Archipiélagos de Canarias, Madeira y Azores, se puedan definir hasta 15 zonas con climas distintos. Todas ellas —sean de la Península, Baleares o Canarias— se enmarcan dentro de los tipos seco, templado y frío, sin que se registren zonas de tipo tropical ni continental. En Tenerife, por ejemplo, la existencia de diversos subtipos y variedades nos permite pasar en escasos kilómetros por seis clases de clima: de un clima de desierto cálido a uno de estepa fría, para finalizar con un clima frío con verano seco y fresco en el Teide.

La orografía escarpada de España da lugar a comportamientos meteorológicos muy diversos aunque el patrón general atmosférico sea el mismo. El conocimiento local en un valle, en una zona costera, en la ribera de un río o en las estribaciones de una montaña puede ser fundamental para afinar en una predicción que a los modelos por ordenador aún les resulta esquiva.  Sin embargo, todas estas clasificaciones se pueden ir al traste si los cambios en el clima que se avecinan, como consecuencia del calentamiento global, varían las características del tiempo en España.

Clasificación de Köppen-Geiger aplicada a los climas de España

Mapa de la clasificación de los climas de la Península y Baleartes
Mapa de la clasificación de los climas de la Península y Baleartes

En España podemos encontrar estos cuatro tipos de clima, que junto a sus subtipos y variedades dan lugar a 15 agrupaciones distintas:

Climas Secos - Tipo B

BWh – desierto cálido; BWk – desierto frio; BSh – estepa cálida BSk – estepa fría.

Climas Templados - Tipo C

Csa – templado con verano seco y caluroso; Csb – templado con verano seco y templado; Csc – templado con verano seco y fresco; Cfa – templado sin estación seca con verano caluroso; Cfb – templado sin estación seca con verano templado; Cfc – templado sin estación seca con verano corto y fresco.

Climas Fríos - Tipo D

Dsb – frio con verano seco y templado; Dsc – frio con verano seco y fresco; Dfb – frío sin estación seca y verano templado;  Dfc – frío sin estación seca y verano fresco.

Climas Polares - Tipo E

ET – tundra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS