Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de la enfermería española tras 30 años en el cargo

González Jurado da solo una semana para presentar candidaturas alternativas a la de su delfín

Máximo González Jurado, presidente del colegio de Enfermería
Máximo González Jurado, presidente del colegio de Enfermería

Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), que agrupa a los 300.000 profesionales del sector en España (la colegiación es obligatoria), ha presentado su dimisión tras 30 años de controvertido mandato. La decisión está recogida en una Resolución que el CGE ha remitido este viernes a todos los colegios provinciales de la profesión y a la que ha tenido acceso EL PAÍS.

La dimisión de González Jurado, que justifica por "circunstancias personales", ha sido recibida con sorpresa entre la profesión y abre un proceso de sucesión que parece diseñado para dificultar la presentación de candidaturas alternativas a la de su equipo de confianza. La Resolución, fechada hoy, convoca las elecciones para el próximo 30 de octubre e impone las 14.00 horas del sábado día 14 como "fecha tope" para la presentación de los aspirantes.

Quienes quieran presentarse al proceso solo tendrán cuatro días laborables (uno de ellos entre un puente) para organizarse. Florentino Pérez Raya, uno de los hombres de máxima confianza de González Jurado, ya se ha postulado para presentarse a las elecciones como delfín.

Un portavoz del CGE admite que el plazo "es corto", pero destaca que "es un proceso en el que solo se elige a un cargo, no a toda una dirección, por lo que parece que es un tiempo razonable para que una persona pueda decidirse a dar el paso".

González Jurado, podólogo de formación, deja el cargo tras tres décadas al frente de un CGE que ha controlado con mano de hierro. En este tiempo ha convertido una institución poco articulada y con escaso poder frente a los colegios provinciales en un potente ente que ha logrado, no sin grandes resistencias, centralizar los designios de la profesión. Un punto clave en esta pugna ha sido el reparto de las cuotas obligatorias de los profesionales, concepto por el que el CGE ingresó 18,9 millones de euros en 2015.

El CGE, una entidad de derecho público, es hoy la cabeza de un conglomerado de fundaciones y empresas privadas con grandes intereses económicos y patrimoniales. Aunque los estatutos de la entidad no lo permiten, bajo el mandato de González Jurado el grupo ha diversificado sus actividades (no siempre con éxito) en sectores como el inmobiliario.

González Jurado, que permanecerá en el cargo hasta que sea elegido su sucesor, se ha apoyado en estas tres décadas en un grupo muy reducido de personas, que le acompañan en todos los órganos de dirección (comisiones, patronatos, consejos de administración...). Las dos más destacadas son la vicepresidenta Pilar Fernández Fernández y el ahora aspirante a sucederle. Florentino Pérez Raya ya fue la persona que relevó en 1989 a González Jurado en la presidencia del Colegio de Córdoba, cuando el primero se trasladó a Madrid para dedicarse en exclusiva a la gestión del CGE.

La trayectoria del presidente del CGE ha contado con un gran reconocimiento político, social e institucional. Según recoge la página web de la institución en estos 30 años González Jurado ha recibido múltiples galardones de la Casa Real, gobiernos e instituciones sanitarias.

La Resolución que anuncia su dimisión también hace un balance muy positivo de su mandato. "La imagen de la enfermería española y de esta Organización Colegial es extraordinaria a nivel internacional", recoge el escrito, que añade que todo ello ha sido posible gracias "al trabajo serio, riguroso y constante" de la actual dirección.

La posición de González Jurado, sin embargo, se ha visto debilitada en los últimos tiempos por la oposición que su gestión ha ido encontrando en algunos colegios provinciales. Dos sentencias firmes del Tribunal Supremo dictaron en noviembre de 2010 y mayo de 2015 que no reunía los requisitos legales y estatutarios para ocupar el cargo, como haber ejercido la profesión durante 15 años. Ambas sentencias, sin embargo, no han sido aplicadas por incidentes en su ejecución decretados por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que en breve debe decidir sobre un recurso presentado por el Colegio de Murcia que podía apartar definitivamente a González Jurado del cargo.

La gestión de del CGE también ha sido fuente de denuncias por parte de varios profesionales, que el pasado mes de marzo pusieron en conocimiento de la Fiscalía Anticorrupción un cúmulo de presuntas irregularidades. Anticorrupción, sin embargo, consideró que no era competente para admitir el caso y lo derivó a la Fiscalía de Madrid.

Casos judiciales aparte, la gestión de González Jurado también ha sido fuente de varias polémicas. Una de las más relevantes fue su estrecha relación con negocios relacionados con la trama Gürtel, aunque nunca resultó imputado por el caso. Otra, la presentación de grandes proyectos que han resultado fallidos, como sendos campus universitarios sociosanitarios en Majadahonda (Madrid) y Salobreña (Granada).