Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La actuación del Parlament no es precisamente modélica”, critica el Gobierno vasco

El portavoz Josu Erkoreka lo enmarca, sin embargo, en un contexto de actuaciones "no modélicas" también del Estado

Jordi Turull y Josu Erkoreka, portavoces de la Generalitat y el Gobierno vasco, reunidos en Bilbao. En vídeo, Josu Erkoreka.

El Gobierno vasco ha sacado el metro de las palabras para analizar la crisis institucional abierta en Cataluña. Su portavoz, Josu Erkoreka, ha reconocido este viernes, que los procedimientos que ha seguido el Parlament para aprobar la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica no son de recibo en un Estado de derecho ni en un parlamento, pero lo ha hecho después de contextualizar ese hecho en "un marco general" en el que el Estado tampoco ha sido precisamente fino con las garantías en el Congreso de los Diputados. Apoyado en un discurso en el que sigue apelando a reabrir puentes entre las dos partes para buscar algún tipo de solución, ha pedido a la administración central que "rehúya fórmulas traumático judiciales" que puedan "luego dificultar aún más el establecimiento de mecanismos de diálogo en Cataluña".

En una comparecencia al aire libre, a la puerta de uno de los edificios oficiales del Gobierno vasco en Bilbao, ha dicho que "es cierto que los procedimientos en el Parlamento catalán para aprobar estas leyes no son precisamente modélicos, pero eso no constituye una novedad o algo excepcional en un marco general en el que los procedimientos no modélicos han tenido una presencia intensiva en los Parlamentos del Estado". Erkoreka se ha referido en concreto a la reforma del artículo 135 de la Constitución "en agosto y por la vía de urgencia" o la reforma de la "ley orgánica del Constitucional que se produjo no precisamente en una situación plausible desde el punto de vista de la transparencia".

Con un lenguaje muy medido, para no molestar demasiado a ninguna de las partes, el portavoz del Gobierno ha reclamado, en cualquier caso al Ejecutivo de Mariano Rajoy, que las medidas que adopte en Cataluña "sean ponderadas y proporcionadas". En su opinión es positivo que "todavía" no se haya echado mano del artículo 155 de la Constitución" que suspendería de facto la autonomía catalana, "aunque sí se han tomado medidas de control y supervisión de la actividad de la Generalitat que de alguna manera podrían inscribirse en los objetivos del 155", ha cuestionado, en referencia al control financiero que está ejerciendo el Estado sobre las cuentas catalanas.

Lejos del camino emprendido por Generalitat y de los partidos que lo sustentan, pero próximo en lo que se refiere a la identidad como pueblo de muchos de sus habitantes, el portavoz del Gobierno vasco ha apelado a buscar soluciones que reconozcan el carácter nacional de Cataluña. "No se pueden hacer oídos sordos a una aspiración importantísima de los ciudadanos catalanes que buscan, sobre todo, una respuestas de tipo política" y que se trabaje "a través del diálogo y la negociación".

Más información