Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren dos porteadoras marroquíes en una avalancha en la frontera de Ceuta

Las fallecidas tenían 34 y 43 años respectivamente y han muerto aplastadas por la multitud

Varias porteadoras esperan en la cola de la frontera de Ceuta el año pasado. Foto: Paco Puentes. Vídeo: ATLAS

Dos porteadoras han muerto en la madrugada de este lunes en una avalancha ocurrida en el paso de El Tarajal, en Ceuta, en la frontera con Marruecos. Las fallecidas, dos marroquíes de 34 y 43 años, fueron aplastadas en una avalancha en el paso fronterizo, tal y como han informado Efe y Europa Press. Con estas dos mujeres, ya son cuatro las que han perecido en lo que va de año en distintos arrollamientos que han obligado a constantes cierres fronterizos y al replanteamiento de las medidas de control al porteo.

El tumulto ha ocurrido sobre las seis de la madrugada en la parte marroquí del paso fronterizo, en una zona conocida como Bab Sebta. El suceso se ha producido justo en un día en el que la frontera reabre al porteo tras el cierre rutinario del fin de semana (que va de jueves a domingo) y justo en una jornada en la que la presión de porteadores es mayor. Víctimas de las lesiones producidas durante la avalancha, las dos mujeres murieron en en el Hospital Hasán II de Castillejos (ciudad marroquí cercana de Ceuta), al que habían sido trasladadas tras resultar pisoteadas.

Las fallecidas han sido identificadas como Touria Baqali y Karima Rmili, eran residentes en Castillejos y naturales de Xauen y Kenitra, según informa Efe. Ahora, está previsto que a los cadáveres de ambas mujeres se les haga la autopsia en la ciudad de Tanger. La Fiscalía General de Marruecos ha anunciado una investigación para determinar las circunstancias y las responsabilidades del incidente, según ha informado la agencia de noticias marroquí MAP. Además de las dos porteadoras fallecidas, hasta cuatro personas más han resultado heridas, tal y como ha confirmado la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A).

“Es indignante lo ocurrido. No sé a qué vamos a tener que esperar para que las autoridades de ambos países se decidan a hacer algo y dejar de mirar para otro lado”, ha lamentado Ana Rosado, activista de APDH-A. En lo que va de año, ya son cuatro las mujeres marroquíes fallecidas en un puesto fronterizo sumido en constantes sobresaltos. Fue el pasado mes de febrero cuando las autoridades españolas y marroquíes abrieron el Tarajal II, un paso fronterizo reservado exclusivamente al tránsito de porteadores que debía resolver las constantes aglomeraciones de personas cargadas con grandes bultos a sus espaldas (mayoritariamente mujeres) que se producen en la zona. Sin embargo, el nuevo acceso no ha evitado avalanchas en la frontera.

Como consecuencia de esos incidentes, las autoridades españolas y marroquíes han consensuado distintas medidas de control y cierres imprevistos al paso de mercancías, tanto de porteadores como de coches patera (como se conoce a los vehículos destinados a este fin). El último cierre se produjo del 10 al 16 de agosto y justo después de que un fallo de seguridad no consiguiera evitar la entrada de 187 inmigrantes subsaharianos a la carrera. De forma paralela, las autoridades a ambos lados de la valla han ido incorporando nuevas medidas como la contratación de seguridad privada en la parte española o el reparto de tickets. La última decisión se ha basado en destinar los lunes y miércoles a las mujeres porteadoras y los martes y jueves a hombres.

Sin embargo, de poco han servido este conjunto de medidas para producir colapsos e incidentes como el que se ha vivido durante la madrugada del lunes. Después del suceso, el paso fronterizo volverá a cerrarse desde el próximo miércoles 30 de agosto y hasta el 10 de septiembre, tal y como han confirmado fuentes de la Delegación del Gobierno de Ceuta. Sin embargo, este nuevo cierre viene motivado por la petición de Marruecos por la celebración de la fiesta musulmana de la Pascua del Sacrificio o Eid al Adha. Maribel Lorente, de la asociación ceutí Digmun en favor de mujeres y niños, ha condenado lo ocurrido y ha censurado las medidas tomadas hasta ahora al considerar su escasa efectividad: “Especialmente cerrar la frontera no es la solución. Lo único que consigue es que cuando se reabra haya más presión y más riesgo de que ocurra una tragedia. Lo que ha pasado hoy es la crónica de una muerte anunciada”.

De lunes a jueves, hombres y mujeres residentes en localidades limítrofes con Ceuta se dirigen diariamente hasta la ciudad autónoma para acudir a polígonos cercanos a El Tarajal. Allí, recogen bultos de diversas mercancías (como ropa y diversos alimentos) y los transportan a Marruecos sobre sus espaldas, por un jornal que va de los 20 a los 60 euros diarios. En los últimos meses, la cifra de personas que se dedican a esta actividad basada en el contrabando de mercancías ha subido hasta las 3.000 diarias, lo que ha generado una situación difícilmente controlable y denunciada en diversas ocasiones por asociaciones y ONG.

“Ahora los que ganan son las mafias. Los porteadores lo único que consiguen es el riesgo a morir y caer heridos que no compensa ni por el tiempo ni por lo que se arriesgan a perder”, ha condenado Reduan Mohamed, portavoz de Migraciones de Podemos en Ceuta. Los eurodiputados Marina Albiol (IU), Miguel Urbán (Podemos) y Florent Marcellesi (Equo) han reclamado a la Comisión Europea dar respuesta sobre la precaria situación de las mujeres en la frontera.

Los eurodiputados han mostrado su intención de averiguar si la Comisión “está en contacto con las autoridades españolas sobre este asunto” y si la situación a la que se enfrentan 10.000 porteadoras en Ceuta y Melilla “se ajusta a la Carta de Derechos fundamentales de la UE”. Lorente ha mostrado su satisfacción por la petición realizada en sede europea y ha expresado su esperanza en que no caiga en saco roto. “No podemos seguir jugando con la vida de estas mujeres”, ha remachado la responsable de Digmun.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información