Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós al trasvase del Tajo al Segura en solo tres años

Greenpeace rechaza que la cuenca del Segura sea realmente deficitaria. "El Tajo no aguanta más", alerta Castilla-La Mancha

El embalse de Entrepeñas (Guadalajara) a finales de junio.
El embalse de Entrepeñas (Guadalajara) a finales de junio.

"La cuenca del Segura tiene recursos propios suficientes para atender todas las demandas actuales y futuras que sean medioambientalmente sostenibles", concluye un informe presentado por Greenpeace este jueves. Este documento, elaborado por el geólogo Francisco Turrión Peláez, aborda el complicado conflicto generado por los periódicos trasvases desde al Tajo al Segura para permitir a los regantes, principalmente de Murcia, disponer de agua.

El informe concluye que "el déficit" hídrico en la cuenca del Segura (la que recibe el agua del Tajo) es "ficticio" ya que no se contabilizan como recursos las aguas subterráneas. "La cuenca del Segura no es deficitaria, sino que tiene un superávit de unos 200 hectómetros cúbicos al año incluso sin contar con el agua procedente del Tajo", señala el análisis de Turrión, que trabaja como técnico en la Confederación Hidrográfica del Segura.

"Tanto los recursos subterráneos renovables, como las aguas desaladas, desalobradas y recicladas, deben integrarse en la gestión para abaratar costes y suplir el agua del Tajo", añade el documento. "Esto ya se hizo durante la sequía de 2004-2009 con excelentes resultados y habría ahora que optimizar el sistema para tenerlo a punto en un plazo no superior a tres años, fecha a partir de la cual, el Segura podría desconectarse definitivamente del Tajo y el Tajo librarse del Segura para siempre", concluye el informe.

Greenpeace denuncia que los "numerosos informes elaborados en las últimas décadas" que apuntan hacia esta misma conclusión, hacia una teórica autosuficiencia de la cuenca del Segura, "se han ido sucesivamente guardando en cajones". Y los planes hidrológicos de esta cuenca "sistemáticamente, evalúan mal los recursos naturales" del Segura.

La Confederación Hidrográfica del Segura se ha limitado a afirmar este jueves que la planificación de la cuenca se realiza en un proceso "abierto y transparente" y con "participación". "Con esa participación se elaboraron los informes que sirven de base de actuación a la Confederación", ha añadido este organismo.

"El Tajo no aguanta más"

El informe lo ha presentado Greenpeace en Toledo este jueves. La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, la socialista Agustina García Élez, comparte las conclusiones. Pero opina que peca de optimista: "el Tajo no aguanta tres años; el Tajo no aguanta más", resume. 

En estos momentos, los dos embalses desde los que se realizan los trasvases (Entrepeñas y Buendía) acumulan 262,47 hectómetros cúbicos, lo que supone un 10,85% de su capacidad. "Hace un año estaban al 20,02%", sostiene García para argumentar que el Tajo no aguantará un ritmo de trasvases como el de los últimos años.

Entre junio de 2015 y mayo de 2017, se han realizado mes a mes 23 trasvases al Segura, lo que supone 375 hectómetros cúbicos, según los datos recabados por la Junta. El Gobierno de Emiliano García-Page ha presentado 23 recursos judiciales, uno por cada trasvase. "Estamos convencidos de que la justicia nos dará la razón, pero el agua ya no está aquí", añade.

El último trasvase fue el 10 de mayo de este año. A partir de ese momento, en los dos embalses de la cabecera se superó el "umbral mínimo no trasvasable", que está fijado en 368 hectómetros cúbicos, por lo que el Gobierno central los ha tenido que suspender.

La consejera lamenta el estado de la cabecera. Pero también el del curso medio del Tajo: "Es una cloaca, el agua está estancada".

Parlamento europeo

El mal estado del Tajo también preocupa en Europa. La Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo instó en abril al Gobierno español a que utilice las desaladoras que se han construido en la costa mediterránea para paliar la falta de recursos hídricos en las cuentas del Tajo y del Ebro. El informe, elaborado por un comité formado por varios europarlamentarios, recordaba que estas infraestructuras fueron financiadas con fondos de la UE y que podrían "mejorar la seguridad de suministro de agua".

Esos 11 parlamentarios europeos visitaron esas cuencas entre el 8 y el 10 del pasado mes de febrero. Lo hicieron para analizar una serie de denuncias sobre el incumplimiento de la normativa comunitaria sobre medio ambiente y gestión del Tajo y el Ebro.

"Una trama para favorecer los intereses de unos pocos"

Greenpeace también ha denunciado la "trama" alrededor del agua en la cuenca del Segura. "En 2007 ya hablamos de una mafia del agua, ahora hablamos de una trama para favorecer los intereses de unos pocos privilegiados que tienen agua", señala Julio Barea, de Greenpeace. A "esos pocos" se les permite ampliar los regadíos, mientras a los pequeños agricultores no se les da acceso al agua, añade Barea.

Greenpeace denuncia la doble vara de medir en la cuenca. Y la existencia de "conseguidores" que al margen de los canales oficiales logran agua para agricultores. Esta organización ecologista ha recabado los testimonios de agricultores afectados.

"Ves regadíos que antes no existían y que tienen agua, cuando tú ves que la gente no la tiene. Las plantaciones de leñosos se nos están secando porque no disponemos de ese agua mínima para poder mantenerlos, cuando en otras zonas están ampliando regadíos, además intensivos", ha lamentado Carlos Sánchez, presidente de la comunidad de regantes de Elche de la Sierra (Albacete).

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha asegurado este jueves que "no descarta" la posibilidad de acudir a los tribunales en caso de tener constancia de que se están dando "malas prácticas en el uso del trasvase del Tajo al Segura", con respecto "al mercadeo de los derechos de agua de los regantes", informa Europa Press.

Más información