Cataluña, ‘punto caliente’ de las actuaciones policiales contra el terrorismo islámico

La comunidad se ha convertido este 2017 en la autonomía donde las fuerzas de seguridad han desarrollado más intervenciones

La policía custodia a un detenido en Barcelona, este año.
La policía custodia a un detenido en Barcelona, este año.Albert García

Con 14 arrestados y 10 operaciones policiales hasta antes del atentado de Barcelona, Cataluña se ha convertido este 2017 en la comunidad donde las fuerzas de seguridad han desarrollado un mayor número de intervenciones antiyihadistas. Esta cifra marca una tendencia al alza, ya que en todo 2016 se contabilizaron 11 detenidos y 7 actuaciones, que responde a las labores de inteligencia de los investigadores, que señalan a esta autonomía —junto a Ceuta y Melilla— como uno de los grandes puntos calientes del radicalismo islámico en España.

Más información
Al menos 13 muertos en el atentado terrorista de Barcelona
"Lo que he visto es un auténtico desastre"

Según explican agentes de la lucha antiterrorista, el perfil de los sospechosos que operan en Cataluña se asemeja al de los detenidos en el centro de Europa: individuos que se radicalizan de forma aislada y que utilizan las redes sociales como su principal instrumento. A sabiendas de ello, el autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) decidió hace años concentrar parte de sus esfuerzos en internet y se convirtió en una verdadera fuerza de propaganda. Los radicales elaboran infinidad de material: vídeos editados con tecnología punta, infografías, revistas o tutoriales para elaborar explosivos.

Toda una batería de mensajes que han encontrado respuesta en Cataluña. Las últimas operaciones policiales permitieron, por ejemplo, detener el pasado julio a un hombre en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) por enaltecimiento del terrorismo e incitación al odio a través de Facebook, donde lanzaba proclamas de carácter yihadista y ensalzaba atentados del ISIS, Al Qaeda y otros grupos como Los Mártires de Hazedine Al Quasam.

De hecho, Barcelona se ha eregido en los últimos años como la gran preocupación de las fuerzas de seguridad. Es la provincia donde más detenciones y operaciones se han producido desde 2012: con 62 arrestados y 30 intervenciones policiales, según los últimos datos del Ministerio del Interior. Allí también se detuvo el pasado mayo a un presunto yihadista que mantenía contactos habituales con otros arrestados en España por su pertenencia al Estado Islámico, y con miembros destacados de esta organización ubicados en la zona de conflicto sirio-iraquí, adonde tenía intención de viajar para combatir. Y, precisamente, allí cayeron otros tres presuntos terroristas vinculados a los atentados de Bruselas. "En conjunto, el principal escenario de la actual movilización yihadista promovida en España por el Estado Islámico se encuentra en la provincia de Barcelona", relataba en un artículo el investigador Fernando Reinares, director del Programa sobre Terrorismo Global de Elcano.

El proceso de radicalización a través de la red

El Estado Islámico diseñó hace meses una estrategia para lograr la radicalización a través de las redes, según explican las fuerzas de inteligencia españolas. Sus mensajes responden a un plan de adoctrinamiento concebido en cuatro etapas. La primera presenta al musulmán como "víctima" y, para ello, difunde imágenes de musulmanes muertos —sobre todo, niños— en diferentes conflictos armados. Una vez superada esta fase, la segunda consiste en "culpabilizar" de esos hechos a Occidente. A continuación, en la tercera etapa, se incita al posible reclutado a que se pregunte si es un "buen musulmán" y qué puede hacer para serlo. Y, ya en la cuarta, se sugiere que la respuesta pasa por el activismo islamista radical y que la violencia está justificada.

Otros focos: Ceuta y Melilla

Eso sí, las fuerzas de la lucha antiterrorista no reducen su mirada solo a Barcelona y amplían el foco a todo el arco mediterráneo español, que acumula ocho capturados en Girona, cuatro en Tarragona, diez en Valencia y nueve en Alicante desde 2012. "En esta zona se ha asentado una importante capa de población musulmana, porque fue durante muchos años lugar de paso desde Europa a África", contextualizan fuentes de la Jefatura de Información de la Guardia Civil.

Junto a Cataluña, las fuerzas de la lucha antiterrorista también señalan a Ceuta y Melilla como los otros dos puntos calientes de España en esta materia. En estas ciudades se ha arrestado, respectivamente, a 31 y 24 personas por yihadismo desde 2012.

"En estas dos localidades autónomas se produjo un incremento de las operaciones policiales a partir de 2013", detalló Luis de la Corte, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y director de Estudios Estratégicos en el Instituto de Ciencias Forenses y Seguridad, que matizó de inmediato que este aumento no se explica por las características intrínsecas de ambas ciudades, “que no han variado” considerablemente a lo largo de los últimos años —como la alta tasa de paro o la importante presencia de población musulmana o inmigrante—. "Sino por otros dos factores. El primero, la apertura del conflicto en Siria. Y, a raíz de este, surge el segundo: Marruecos se ha convertido en uno de los países que proyecta más enviados voluntarios para combatir con el ISIS".

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS