Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho detenidos tras intervenir 52 toneladas de picadura de tabaco en Sevilla

El valor de la mercancía preparada para la venta de contrabando alcanza los ocho millones de euros

Interior de una de las naves con el tabaco intervenido en Alcalá de Guadaíra, Sevilla.
Interior de una de las naves con el tabaco intervenido en Alcalá de Guadaíra, Sevilla.

Utilizaban cajas de guardar jamones para disimular el trasiego, pero dentro se ocultaban toneladas de picadura de tabaco para ser vendida de forma ilegal desde la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra. Era el método que utilizaban las ocho personas detenidas este martes por delitos de contrabando y contra la salud pública tras serles incautadas 52 toneladas de mercancía en dos naves ubicadas en la localidad. "Lo vendían tanto en cajetillas ya preparado en cigarrillos, como al peso para que fuera dispensado al por mayor y al por menor", informan fuentes policiales.

La picadura intervenida habría alcanzado en el mercado un valor de ocho millones de euros, según ha detallado el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, que ha asegurado que se trata de "la cuarta operación más importante de la historia" en España y ha calificado a los detenidos como miembros de una organización criminal "de primer nivel". La investigación continúa abierta para obtener más información respecto al delito de contrabando como de la actividad económica que generaba, por lo que no se descartan nuevas detenciones.   

Los dos cabecillas de la organización criminal, destapada por la Policía Nacional y la Agencia Tributaria, eran pareja sentimental y gestionaban la trama como una empresa, con la emisión de facturas que simulaban ser legales, oficinas, equipos informáticos oficinas y personal que contactaba con proveedores y clientes. "De lo que más ha llamado la atención durante la inspección de las naves ha sido la falta de salubridad con la que trabajaban dentro de las instalaciones", han añadido las fuentes policiales.

Las hojas de la planta procedían de Cáceres y de países como Polonia, Bangladesh, Zimbabue, Mozambique, Malawi y Brasil. "Estaban en distintos tamaños, algunas de ellas bastante grandes, por lo que se ve que se realizaba todo el proceso. La picaban, la envasaban y la vendían después", añade la policía ante esta operación en la que también se han intervenido dos vehículos, maquinaria industrial valorada en 400.000 euros, facturas y documentación.

Más información