Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel II recibe en Londres a los Reyes con una apoteosis de pompa imperial

Felipe VI y la reina Letizia inician una visita de Estado de tres días al Reino Unido

La reina Isabel II de Inglaterra y el rey Felipe VI de España, en Londres.

Una alameda con banderas de la Commonwealth, caballería, gaitas, tambores, trompetería, brillo de sables y derroche de coreografía multicolor. Los Reyes han sido recibidos en Londres este miércoles por la reina Isabel II y el Duque de Edimburgo en un vistoso acto protocolario en el Horse Guards Parade, en el distrito político de Westminster, adonde han acudido tras un encuentro con el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles.

Su llegada ha estado acompañada por el estruendo de 41 salvas de cañón disparadas desde Green Park y otras 41 desde la Torre de Londres, así como por una efectista ceremonia militar con caballería y música marcial. Si los agasajos sirven para medir la importancia del jefe de Estado recibido, la de Felipe VI es una visita trascendente. Isabel II ha puesto todos los recursos en el acto. No ha faltado de nada: amenaza de lluvia, viento frío e incluso ráfagas de sol.

Con un vestido de color fucsia y tocada con uno de sus icónicos sombreros, Isabel II, que celebra el Jubileo de Zafiro por sus 65 años en el trono, ha exhibido cordialidad con los Reyes. Tras los saludos a Isabel II, Felipe de Edimburgo y la delegación británica, encabezada por la primera ministra, Theresa May, y los honores militares de la Guardia de Honor, el Rey ha pasado revista al Primer Batallón de la Guardia Irlandesa, que ha interpretado el tedeum utilizado por Eurovisión de inequívocas resonancias comunitarias. El Horse Guards Parade se encuentra entre el parque Saint James, los edificios del Old Admiralty y el jardín trasero del número 10 de Downing Street, la residencia oficial de la primera ministra británica.

Al finalizar la recepción, Felipe VI, junto a Isabel II, se han trasladado desde la explanada en coche de caballos por The Mall, el bulevar que une la plaza Trafalgar con Buckingham, hacia la entrada principal del palacio, que con motivo de la visita se encuentra engalanado con banderas de Reino Unido y España. La reina Letizia ha realizado este trayecto en otro vehículo con el Duque de Edimburgo. Les seguía en cabalgata la comitiva de las delegaciones española y británica.

Los Reyes y sus anfitriones han almorzado en Buckingham. Con ellos han visitado una exposición de objetos españoles pertenecientes a la Royal Collection en la Picture Gallery, en las dependencias de este palacio convertido en residencia oficial de los soberanos británicos desde 1837. También han intercambiado obsequios. Isabel II ha concedido a Felipe VI la Nobilísima Orden de la Jarretera, equivalente al Toisón. Antes de dirigirse al Parlamento británico, donde interviene esta tarde en la sesión conjunta de la Cámara de los Lores y la Cámara de los Comunes, el Rey y la reina Letizia se han reunido con el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles para tomar el té en su residencia londinense, Clarence House, en el entorno de Buckingham.

La reina Isabell II ofrece por la noche en Buckingham una cena de gala en su honor en la que estarán presentes todos los miembros de la familia real británica, algo que no suele ser habitual en las visitas de Estado. Las familias reales británica y española están emparentadas a partir del matrimonio de Alfonso XIII con la princesa Victoria Eugenia, nieta de la reina Victoria, y bisabuela y madrina de Felipe VI. A la cena está previsto que asistan 150 invitados, entre ellos, empresarios españoles y británicos con intereses en ambos países. El jueves por la noche el London Eye, la noria gigante de la capital británica, estará iluminada con los colores de la bandera española.

Durante los tres días que dura la visita de Estado, los Reyes se alojan en Buckingham (el martes estuvieron en un hotel). Entre otras dependencias, el palacio dispone de 19 salas de ceremonia y 52 habitaciones para la realeza y sus invitados. En el primero de los programas de este viaje aplazado en dos ocasiones, con motivo de la interinidad política española y la convocatoria anticipada de elecciones británica, se previó que los Reyes se alojaran en el castillo de Windsor, en el condado de Berkshire. Sin embargo, el traslado de la actividad de Isabel II a Buckingham en verano, ha motivado el cambio.

Los Reyes llegaron el martes por la tarde al aeropuerto de Stansted, donde fueron recibidos por el Lord-in-Waiting, el Vizconde de Brookeborough, en nombre de Isabel II. La iniciada este miércoles es la primera visita de Estado española al Reino Unido desde 1986. Juan Carlos I y doña Sofía visitaron Londres en un momento en el que España se incorporaba a la Unión Europea y entre ambos países se iniciaba una profunda relación comercial y social que ahora se ve alterada por el Brexit.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información