Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Felipe González ve la ley del referéndum independentista catalán un “bodrio” propio de Nicolás Maduro

Los expresidentes reflexionan sobre la opción de aplicar el artículo 155 de la Constitución

Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero. Ampliar foto
Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero han alertado este miércoles contra el autoritarismo del proyecto independentista de Cataluña y la vulneración de la legalidad que suponen la ley de ruptura, adelantada por EL PAÍS, y la del referéndum. "Se está haciendo una propuesta como la de [Nicolás] Maduro: si no se gana por los votos, ganar por las botas", ha advertido González en el foro 40 años de democracia, organizado por Vocento, en el que ha calificado de "bodrio" la ley del referéndum y ha planteado la posibilidad de que el Gobierno aplique el artículo 155 de la Constitución (que permite al Estado intervenir para obligar a las autoridades de una Comunidad Autónoma a cumplir las leyes). "No se puede aceptar que las leyes sean vulneradas sin consecuencia", ha coincidido Aznar. "Creo que superaremos lo de Cataluña: cabeza fría, convicción y respuesta política con mayúsculas", ha pedido Zapatero.

Los tres expresidentes vivos de la democracia española acumulan tres décadas de experiencia al frente del país. Durante sus mandatos, afrontaron retos como el de la lucha contra la banda terrorista ETA, la integración europea, la llegada del euro, el plan independentista de Ibarretxe y la entrada y salida de la guerra de Irak. Ahora no dudan en señalar cuál es la mayor amenaza a la que se enfrentan España y el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy: el proyecto secesionista que impulsa Carles Puigdemont desde la Generalitat de Cataluña.

"Tenemos un problema de convivencia que se traduce en un problema de territorios. No solo quieren crear nuevos demos, están fracturando mucho más gravemente su convivencia social interna", ha reflexionado González. "Es el gran riesgo del nacionalismo", ha subrayado. "No es que estén fracturando la convivencia con España, están fracturando la convivencia de Cataluña con Cataluña, de los catalanes con los catalanes", ha añadido, reprochando las "pulsiones extrañamente autoritarias" de la Generalitat y su "desconocimiento de las reglas de juego más elementales". Y ha subrayado: "Hay una incitación clara a la sedición. Y eso está tipificado [en el Código Penal]".

Un problema con tres niveles

González ha indicado que este "problema" se puede analizar en tres niveles: el de las implicaciones penales, el de las consecuencias constitucionales, y el de recurrir al artículo 155 de la Constitución. El primero lo ha mencionado porque, a su entender, los mandatarios catalanes que están a favor de la independencia están cayendo en una "incitación clara a la sedición". Del segundo ha comentado la potestad del Tribunal Constitucional. Y sobre el tercero ha dicho: "Lo que el artículo 155 exige a los responsables de gobierno es que si se vulneran las normas constitucionales y estatutarias, hay que dar una respuesta para devolver la realidad al ámbito constitucional". Es un artículo "ambiguo", ha reconocido el expresidente, que ha puntualizado que "afortunadamente" es así, ya que se "puede graduar". Y ha advertido: "Asumir la responsabilidad política de cumplir y hacer cumplir la Constitución es bastante fuerte, duro. Siempre es relativamente más fácil ampararse en otras actuaciones. De aquí al 1 de octubre veremos qué ocurre".

Aznar, que el viernes pasado ya se mostró favorable a la aplicación del artículo 155, ha dicho coincidir con las tesis de González "al 97%". "Antes de romperse España, se romperá Cataluña (...) El independentismo va a acabar demoliendo Cataluña", ha lamentado. Y ha remarcado: "Cuando uno pega una patada a la mesa, no se puede actuar como si no lo hubiera hecho".

Finalmente, el expresidente Zapatero ha criticado que Puigdemont abogue por un referéndum unilateral para decidir el futuro de Cataluña. "Los referéndums son herramientas completamente negativas", ha opinado. "Dividen", ha recalcado. "Quien pierde, quiere la revancha. Y esto no es decidir sobre una ley u otra, sino sobre la convivencia. Resolver así los problemas de convivencia es un grave error".

Los tres expresidentes han coincidido en la necesidad de que el Gobierno busque soluciones políticas al reto independentista. También han debatido sobre las opciones de que una reforma de la Constitución tuviera los apoyos necesarios como para mejorar el encaje de Cataluña en España. González incluso se ha mostrado abierto a que una subcomisión estudie la cuestión en el Congreso de los diputados. Todas esas reflexiones, sin embargo, están supeditadas a la tensa cuenta atrás que ha emprendido el independentismo en su pulso contra el Gobierno: la fecha del referéndum unilateral de independencia ya ha quedado fijada para el 1 de octubre.