Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, líder europeo en reproducción asistida

Con casi 110.000 tratamientos de reproducción asistida en 2014, el país se coloca en el primer puesto en cantidad, pero no en calidad

Una bióloga manipula una canasta de óvulos y embriones almacenados en nitrógeno líquido en el laboratorio médico del Instituto Cefer de Barcelona.
Una bióloga manipula una canasta de óvulos y embriones almacenados en nitrógeno líquido en el laboratorio médico del Instituto Cefer de Barcelona.

España es el país de Europa donde más tratamientos de reproducción asistida se realizan. En 2014, año de los últimos datos disponibles, se realizaron 109.275 ciclos de tratamiento en el país, por delante de Rusia (94.985) y Francia (90.434), que hasta 2013 estaba en cabeza. Carlos Calhaz-Jorge, presidente de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE, en sus siglas en inglés), explica desde Ginebra, donde se han presentado los datos este martes, que una de las razones del liderazgo español es que la legislación permite la de donación de óvulos, una técnica que, aparte de en República Checa, tiene restricciones en otros países. "Todo el mundo envía a sus pacientes a España", asegura el doctor.

De los 707.171 ciclos de tratamientos realizados en Europa (que no incluyen datos de Reino Unido), según la ESHRE, nacieron 146.232 niños. La técnica con mayor tasa de éxito es la de donación de óvulos, que proceden de mujeres menores de 30 años a las que se compensa económicamente porque la extracción requiere una intervención. Tiene un 50% de eficacia frente a la que menos, la inseminación intrauterina, en la que el semen, después de un tratamiento en el laboratorio, se introduce en el útero durante la fase de ovulación de la mujer, y que se traduce en un 11,8% de embarazos.

Las más habituales en España, según Agustín Ballester, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), son las de fecundación in vitro. En ninguna de las dos el país destaca por su tasa de embarazo por transferencia de embrión respecto a los 36 países europeos comparados. La técnica convencional (FIV) consiste en extraer un óvulo y reunirlo con miles de espermatozoides para que lo fertilicen. La media europea para FIV es del 34,6% y en España, que está en el puesto 23 europeo según la ESHRE, es del 28,8%. La microinyección espermática (conocida por las siglas ICSI), es una variante en la que se introduce un espermatozoide en el óvulo; en Europa terminan en embarazo el 33,1% de los ciclos -todo el proceso desde que se hormona a la mujer hasta que se fecunda el óvulo y se transfiere un embrión al útero- frente al 26,9% de los realizados en España. Ballester afirma que "tendría que analizar esos datos" antes de hacer comentarios sobre los resultados conocidos este martes. Pese a que los datos muestran que la FIV es más eficaz que la ICSI, las clínicas europeas favorecen la segunda en una proporción de dos a uno que en este país llega al 89,4%.

El ginecólogo español asegura que causa detrás de la alta actividad en España se debe sobre todo "a que la sociedad española está cambiando de forma radical". "Las mujeres esperan cada vez más para tener a su primer hijo y son menos jóvenes y fértiles". Las españolas, después de las italianas, son las que más tarde deciden ser madres y sus primogénitos nacen cuando ellas tienen 30,7 años. En Europa la media está en los 28,9 años.

Ballester, que trabaja en la Clínica IVI de Valencia, reconoce que a España llegan también parejas de países como Francia, Italia, Alemania o Reino Unido donde tienen restricciones legales en la donación de óvulos, a la que recurren las mujeres más mayores. En Alemania está prohibida en Italia lo acaban de aprobar y según el doctor no está bien regulada y en Reino Unido las donaciones no son anónimas, "lo cual dificulta tener donantes, porque es una responsabilidad que no todo el mundo quiere asumir". Rechaza sin embargo que esto explique que España haya batido récords: "No es el grueso de los tratamientos", afirma, aunque hay clínicas que apuntan a que la mitad de sus pacientes vienen del extranjero. También descarta que se trate de que en España la fecundación resulte más económica: "Hay países más baratos. No estamos en el top de los más caros, pero seguro que por encima de la media".

Otra de las causas que según Calhaz-Jorge ha colocado a España ahora en el primer puesto en Europa es una simple cuestión administrativa: "Siempre ha habido mucha actividad en el país, pero había un problema con el registro que los colegas españoles han corregido para incluir el 90% de los ciclos". E insiste en que también contribuye la apertura de la normativa española y la consolidación de una actividad que se asentó en el país hace más de 20 años.

Más información