Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A prisión por intentar quemar las casas de dos sexagenarias en Sevilla

El hombre, al que llaman 'el loco del chándal', es un antiguo conocido de la Policía liberado por la doctrina Parot tras ser condenado a 169 años de cárcel

La Guardia Civil detiene a M.G. por dos asesinatos en grado de tentativa en Almadén de la Plata.

Un hombre de 52 años ha sido enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza tras ser detenido este lunes por la Guardia Civil en la localidad sevillana de Almadén de la Plata por intentar incendiar las casas de dos hermanas del anterior alcalde del municipio. El acusado, que responde a las iniciales M.G. y es conocido en el pueblo como el loco del chándal, se enfrenta a dos presuntos asesinatos en grado de tentativa. La Guardia Civil informa de que se trata de un "conocido delincuente" que había salido de prisión en 2013 tras beneficiarse de la doctrina Parot, donde cumplía condena de 169 años por varios delitos, entre ellos uno de asesinato con alevosía.

En este caso, denominado Operación Magogo, ha sido detenido también por encubrimiento el hermano del principal acusado, que ha quedado en libertad provisional con medidas cautelares que le impiden salir del territorio nacional y residir en la localidad. M.G, que tiene diagnosticada una enfermedad mental, habría provocado presuntamente los incendios de madrugada mediante el vertido de "algún tipo de acelerante, preferentemente gasolina" en las puertas de acceso y ventanas de las viviendas de las hermanas del exregidor, según informa la Guardia Civil, que detalla que estos hechos acontecieron el 14 de mayo de 2016 y el 12 de marzo de 2017.

El encarcelado, que ha reconocido durante las declaraciones ante la juez que el bidón de gasolina y otros enseres encontrados son suyos, niega los hechos, y ha dicho no recordar dónde se encontraba las fechas de los incendios, informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). "En el último, la víctima quedó atrapada en el interior del domicilio, por lo que los vecinos del pueblo tuvieron que derribar la puerta para poder sacar a la moradora", explica la Guardia Civil, que detalla que las dos parientes son sexagenarias.

"Mis hermanas están mal, están muy asustadas. Han sido muchos días de sufrimiento y miedo", declara el exalcalde de Almadén de la Plata, José Luis Vidal, que encabezó desde 2015 numerosas protestas ciudadanas para pedir su reingreso en prisión, según detalla la Guardia Civil, que informa de que el detenido había sido diagnosticado de una "enfermedad psiquiátrica" y "los médicos consideraron que podía volver a delinquir", por lo que presumiblemente debería de tener indicado un tratamiento. "Cuando él vio que yo estaba de alcalde se hicieron manifestaciones, y eso no le gustó", añade Vidal, que prestado declaración durante este martes junto a sus dos hermanas y otros testigos ante la juez.

M.G., que estuvo en prisión de 1993 al 22 de noviembre de 2013, había sido condenado a 169 años de prisión por la comisión de un asesinato con alevosía, seis asesinatos con alevosía en grado de tentativa, un homicidio en grado de tentativa, tres delitos de lesiones, uno de agresión sexual y uno de hurto, "contando un total de 16 víctimas", enumeran los agentes. "Entre mis hermanas y yo tenemos puestas 15 denuncias contra él. No solo ha intentado quemar las casas, también me ha pegado dos palizas, con puñetazos y patadas. Y ha roto muchas veces las ventanas y las puertas de mi casa y mi coche. Este señor me tiene mucha inquina y la gente tiene mucho miedo", asegura Vidal.

Más información