Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una masa de aire cálido trae una semana de calor con máximas de 41 y mínimas de 20

Alerta amarilla en 10 provincias del centro y sur peninsular este sábado. Mañana domingo ascenderán a 25, entre ellas Soria, Huesca y Navarra

Varios turistas se protegen la cabeza del sol con sombreros y paraguas en Sevilla.
Varios turistas se protegen la cabeza del sol con sombreros y paraguas en Sevilla. EL PAIS

Una masa de aire cálido se ha instalado sobre la Península Ibérica donde, debido a la falta de viento, permanecerá al menos hasta el próximo fin de semana y dará lugar a un prolongado episodio de altas temperaturas más propias del verano que de la primavera (aunque no se denomina ola de calor). Según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se espera que se alcance de máxima hasta 41 grados, mientras que las mínimas no bajarán en muchos puntos de 20, por lo que se producirá lo que se conoce como noches tropicales.

Según explica la Aemet, la estabilidad atmosférica y la importante insolación que se produce en estas fechas provocan un "marcado recalentamiento" de la masa de aire sobre el interior de España. Este episodio de altas temperaturas, durante el que no habrá viento ni precipitaciones, ha colocado este sábado a 10 provincias del centro y sur peninsular en alerta amarilla (el primer nivel de tres) por calor, mientras que mañana domingo ascenderán a 25, entre ellas Soria, Huesca y Navarra, y el lunes se reducirán a 19, pero con tres de ellas en alerta naranja.

Así, están hoy en alerta amarilla Córdoba, Granada, Jaén, Zaragoza, Cuenca, Toledo, Ávila, Salamanca, Madrid y Cáceres, donde las máximas estarán entre los 34 y los 38 grados. Así, se esperan 38 grados en la campiña de Córdoba, cuenca del Genil en Granada, valle del Guadalquivir en la provincia de Jaén y valle del Tajo en la de Toledo. En Madrid, el mercurio llegará hasta los 37 en el sur, las Vegas y oeste de la comunidad y hasta los 36 en el área metropolitana y el entorno del Henares. También se alcanzarán los 36 en la ribera del Ebro en Zaragoza, sur de las provincias de Ávila y Salamanca y norte de Cáceres, mientras que en la serranía de Cuenca las máximas marcarán 34.

Mañana estarán en alerta amarilla Córdoba, Granada, Jaén, Sevilla, Huesca, Teruel, Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid, Zamora, Lleida, Madrid, Navarra, Badajoz, Cáceres y La Rioja. El lunes, el avisoserá amarillo en Granada, Huelva, Jaén, Sevilla, Zaragoza, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ávila, Salamanca, Segovia, Valladolid, Zamora y Madrid, mientras que se elevará a naranja en Córdoba, Badajoz y Cáceres, con máximas de 40, incluso 41, y mínimas de 22.

Según ha explicado el portavoz de la Aemet Rubén del Campo, a Europa Press, el fin de semana predominará la estabilidad y los cielos poco nubosos en la mayor parte de España, aunque el domingo podrían producirse algunas lluvias débiles en el Pirineo y Cantábrico oriental y el lunes en el Cantábrico así como en las islas Canarias de mayor relieve. Esas precisamente serán las zonas "más frescas" y el área de Levante "no estará tan afectada" por el calor.

Del Campo espera que este sábado se producirá un ascenso "bastante generalizado" de las temperaturas —de tres a cinco grados, hasta situarse en valores "claramente" más altos de lo normal para esta época en abundantes zonas del interior peninsular. Además, esta subida será notable, de seis a nueve grados, en puntos del Cantábrico oriental. El domingo, aunque ligeramente, seguirán subiendo en todos los puntos excepto en el Cantábrico, donde caerán de forma notable. Mientras, el lunes los termómetros insistirán en subir y el martes se estabilizarán y no se producirán cambios prácticamente en toda la semana, aunque aún podría haber "algún repunte".

"Las temperaturas estarán más altas que los valores normales y las zonas donde serán más elevadas son las de los valles del Guadalquivir (38/41), Tajo, Guadiana, Ebro (36/38) y en las zonas centrales del valle del Duero (34/36)", ha detallado. Por el contrario, las zonas menos afectadas corresponderán al litoral mediterráneo, Baleares, Canarias y buena parte de Galicia y área cantábrica. Además, este fin de semana prácticamente no habrá precipitaciones significativas, excepto algún posible chubasco el sábado en Pirineos y el domingo en el cantábrico.

No se trata de una ola de calor porque para hablar de este fenómeno, además de tratarse de un episodio prolongado, tiene que ser generalizado y superarse ciertos umbrales que no parece que se vayan a rebasar. "Aún es pronto. De momento se trata de un episodio de altas temperaturas, tanto las máximas como las mínimas, que también serán significativamente altas, lo que dificultará el descanso nocturno. Son valores muy altos aunque sin llegar a ser extremos", ha explicado. 

La estabilidad se mantendrá toda la semana, aunque el portavoz de la Aemet no descarta que en la segunda mitad de la semana pueda haber algo de nubosidad de evolución en el interior peninsular, donde hay una pequeña probabilidad de chubascos, sin descartar que vayan acompañados de tormenta. A partir del jueves y viernes, aunque hay una incertidumbre alta, existe una tendencia al descenso de las temperaturas en el norte y centro, y al ascenso en áreas del sur peninsular, precisa la Aemet en una nota.

Más información