Aznar critica la falta de ambición de Rajoy al conformarse con sus reformas

El expresidente presenta un informe mundial en el que España empeora en libertad económica

El expresidente del Gobierno español José María Aznar en un acto en Madrid, hoy.Foto: atlas | Vídeo: KIKE PARA /ATLAS
Más información
Aznar presenta al PP como un partido acomplejado y tibio con Cataluña
Aznar advierte al PP de que no piensa callarse

Fue una crítica muy suave, medida, calculada, casi un pellizco, pero el expresidente José María Aznar sigue descontento con la actuación de su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy, en especial por su falta de ambición en las reformas económicas. El actual presidente de la FAES presentó este miércoles en Madrid un informe mundial de prestigio de The Heritage Foundation, que elabora hace años un índice de libertad económica sobre 186 países y en el que España sale mal parada. En su intervención Aznar recogió unas palabras de Rajoy este mismo martes ante el Instituto de Empresa Familiar, en las que se conformó con poder mantener en los próximos años las reformas que cree que funcionaron en su anterior mandato, para recordarle que no vale solo con eso y que debe ser más ambicioso si quiere crear empleo.

El martes, ante el prestigioso IEF en su asamblea del 25 aniversario, Rajoy respondió con mucha cautela a la pregunta de un gran empresario español sobre si ahora que había empezado la recuperación era tiempo ya de ejecutar las reformas pendientes: "Mi preocupación mayor en este momento más que hacer reformas nuevas, que lo es, es que se mantengan las reformas que se han hecho". Y añadió en alusión a las posiciones de otros dirigentes de otros partidos en la oposición: "Hay quien plantea dar marcha atrás en todas las decisiones adoptadas y eso sería un mensaje pésimo". El actual presidente agregó que no cambiar lo que ha funcionado ha sido uno de los puntos clave que ha puesto sobre la mesa en sus charlas con otros partidos para lograr el apoyo a los presupuestos de 2017: "No tiene sentido liquidar lo que funcionó".

Aznar, en su discurso escrito para la presentación del informe anual sobre la libertad económica, quiso cuestionar la manera conservadora y poco ambiciosa de afrontar ahora la situación del Gobierno de Rajoy y empezó por enmarcar sus críticas en el contexto de su propia herencia cuando estuvo al frente del ejecutivo. Comenzó por subrayar que "la historia de las reformas en España ha sido siempre una historia de éxito" y añadió en esa línea que "siempre que hemos optado por mayor apertura, por mayores espacios de libertad, por dar más protagonismo a la sociedad, los resultados han sido positivos y mucho más rápidos de lo que cabría esperar". El expresidente destacó que lo contrario conduce a "la decepcionante respuesta de nuestra economía a la crisis económica" precisamente por culpa del "parón reformista en 2004".

Resumen Ejecutivo del Índice de Libertad Económica 2017.
Resumen Ejecutivo del Índice de Libertad Económica 2017.The Heritage Foundation / FAES

Fue en ese punto donde Aznar retocó su discurso escrito y en el párrafo donde señalaba la "importancia de seguir apostando por la libertad y de mantener una agenda de reformas ambiciosa como única vía para consolidar un crecimiento económico, sano equilibrado y capaz de generar empleo de calidad" introdujo el matiz de que "no solo hay que mantener las reformas que se han hecho para que no haya marcha atrás sino procurar impulsar más reformas ambiciosas para crear empleo". La mención a mantener las reformas para evitar la marcha atrás fue uno de los pasajes sobre los que alertó el día anterior Rajoy ante los principales empresarios del país.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

José María Aznar apuntó esas advertencias y también que "la inercia de la historia no garantiza nada" en su presentación del anual Indice de Libertad Económica de 2017, del Instituto por la Libertad Económica de The Heritage Foundation, que presentó este miércoles en Madrid el economista James M. Roberts. Fue todo un canto a la libertad económica frente al intervencionismo de los Estados y frente a las políticas populistas de cualquier signo, de derechas o de izquierdas.

El coordinador del informe aprovechó su presentación en Madrid para resaltar algunos datos sobre la situación de España, que queda clasificada en la posición 69 de 186 países, con una puntuación media de 63,6 y una bajada de 4,9 puntos. La puntuación media mundial es de 60,9 y la media europea de 68. James M. Roberts alabó las mejoras del Gobierno Rajoy en varios aspectos, como la política impositiva, pero incidió en que los problemas principales siguen siendo la lentitud en la ejecución de la justicia, el gasto público y la excesiva regulación y normativa de las 17 autonomías repartidas por el Estado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS