Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre que abofeteó a un ‘youtuber’ por llamarle “caranchoa” reclama parte del beneficio de los vídeos

El repartidor quiere que reconozca que ha vulnerado su derecho al honor y a la imagen

Agresion al youtuber Mr Granbomba por llamar Caranchoa
Una escena del vídeo de MrGranbomba.

El repartidor que propinó una bofetada al youtuber alicantino MrGranbomba por haberle llamado "caranchoa" durante una de sus bromas de cámara oculta, le reclama la mitad de las ganancias económicas obtenidas con los vídeos. Así lo ha informado el abogado del trabajador, Carlos Frigola, quien ha indicado que el acto de conciliación contra el youtuber se ha fijado para el próximo 30 de mayo, en el juzgado de primera instancia de Alicante.

Frigola ha explicado que en el acto de conciliación piden que MrGranbomba "reconozca que ha vulnerado el derecho al honor, la privacidad y la imagen" de su cliente así como las "calumnias e injurias" que ha emitido contra él.

Además, el letrado entiende que el youtuber se ha lucrado con los vídeos de la broma y las circunstancias posteriores que se han generado "sin el consentimiento" del repartidor, por lo que solicita "una reclamación económica del beneficio obtenido a costa de mi cliente".

Esta reclamación económica ascendería a la mitad del beneficio obtenido, aunque no lo ha podido cifrar, ya que tras la repercusión mediática de la broma, el youtuber vendió su canal en Internet por un importe que no ha desvelado alegando un contrato de confidencialidad. Su antiguo canal, con casi medio millón de seguidores, lo gestiona la marca de gafas de sol Hawkers, aunque la operación de compraventa no fue confirmada. En YouTube los canales pueden cambiar los propietarios y administradores, pero la venta está prohibida sin la autorización expresa de la plataforma, según sus términos de servicio, como explicó Verne.

El juzgado de Instrucción número 8 de Alicante condenó el pasado marzo a pagar una multa de 30 euros al repartidor por haber abofeteado al youtuber durante la broma de cámara oculta y le eximió de pagar una indemnización al denunciante.

La sentencia, de 42 páginas, establecía una condena menor de la que pedía tanto la acusación particular -180 euros e indemnización de 300 euros-, como la Fiscalía -multa de 120 euros-. Asimismo, reconocía que el conocido youtuber se ha lucrado con la grabación de la broma.

Más información