La fiscalía denuncia al empresario que agredió a Teresa Rodríguez

El ministerio público acusa al exvocal de la Cámara de Comercio de "pisotear la dignidad" de la diputada de Podemos

Teresa Rodríguez, este jueves en el Parlamento andaluz.PACO PUENTES / VÍDEO: ATLAS (atlas)
Más información

La Fiscalía de Sevilla ha elevado al juez el acoso del empresario y exvocal de la Cámara de Comercio Manuel Muñoz denunciado por la diputada y coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez. Los hechos ocurrieron el pasado 20 de diciembre, cuando tras una exposición, el industrial de la localidad de Alcalá de Guadaíra, arrinconó a la diputada e intentó besarla. El fiscal considera que este acto es "claramente sexista" y tuvo la intención de "pisotear la dignidad" de la representante de los ciudadanos. El fiscal asume la denuncia de Teresa Rodríguez, quien considera que el suceso constituye un  delito contra la libertad sexual y de atentado a la autoridad.

Además, de acuerdo con la fiscalía, "por el designio que se supone perseguido por el denunciado y por las circunstancias concurrentes, la conducta del empresario podría tener encaje en el  artículo 173.1 del Código Penal". Esta norma recoge los delitos contra la integridad moral y prevé penas de prisión.

Según el relato del fiscal, que coincide con la denuncia de Rodríguez, "sobre las 15,00 horas, y cuando la parlamentaria se disponía a abandonar el lugar tras concluir el acto [una exposición de la agencia Efe inaugurada por la presidenta andaluza, Susana Díaz], el empresario denunciado, siendo consciente de la función representativa que cumplía Teresa Rodríguez, y en presencia de varias personas más [los vocales de la Cámara de Comerio, que no reprendieron la actitud de su compañero], se abalanzó sobre ella empujándola hasta hacerla retroceder hacia un rincón. El empresario tapó la boca de la mujer con su mano mientras aproximaba su boca a la de ella y besaba su propia mano, la que cubría la boca de ella, en un ademán como si, en realidad, la estuviera besando en los labios, mientras pegaba su cuerpo contra el de la diputada, haciéndola retroceder hasta la pared".

"El propósito principal que anima al autor", según la fiscalía, era "pisotear la dignidad de la persona ofendida con un acto, de contenido claramente sexista, que pretende demostrar y alardear de una repudiable e indefendible idea que preconiza la primacía del hombre sobre la mujer, obligando a ésta, para su propia humillación y vituperio, a sentirse sometida sin remedio a ese poder y a ese imperio. No puede olvidarse que, en las circunstancias que concurrían, la entidad de la vejación se agranda muy considerablemente".

El fiscal destaca que el cargo de Rodríguez, diputada andaluza, supone que la "dignidad herida" es aún de mayor "importancia o valor". "En un acto público, contra una mujer que cumple en nuestra sociedad una función representativa conocida por todos y de inequívoca trascendencia, la muestra de desprecio, simplemente por esa condición de mujer, adquiere mayor entidad y repercusión", afirma el ministerio público.

El duro relato del fiscal resalta que "la sensación de envilecimiento y de pérdida de dignidad, por fuerza, ha de ser enorme", dada la "cualidad de la destinataria que se elige como víctima y, precisamente, para reforzar el sentido humillante de la mofa". Con estos argumentos, el fiscal pide la "incoación de diligencias".

Sobre la firma

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción