La enmienda contra Cospedal destapa la crisis del PP de Castilla-La Mancha

“¿Cómo pueden saber lo que pensamos si no nos lo han preguntado?” se cuestionan varios cargos populares en la región

Fotografía facilitada por el PP de la reunión del Comite de Dirección del Partido Popular.
Fotografía facilitada por el PP de la reunión del Comite de Dirección del Partido Popular.EFE
Más información
El fiscal pide cinco años de cárcel para Matas por financiar al PP balear con dinero negro
El PP desprecia la marcha de apoyo a Mas: “Eran, sobre todo, cargos públicos”

“¿Cómo pueden saber lo que pensamos si no nos lo han preguntado?”. El interrogante de un concejal del PP del Ayuntamiento de Cuenca corre estos días por los chats y mensajes de numerosos militantes en Castilla-La Mancha y destapa una situación de crisis. El edil la formuló en su blog y recibió muchas adhesiones en privado, como el militante de otro pueblo de Cuenca que tramitó la enmienda anti-Cospedal para acabar con la acumulación de cargos en el PP.

La enmienda anti-Cospedal que firmó discretamente el 16 de enero el militante del PP de San Clemente, Francisco Risueño, está teniendo más recorrido de lo que le hubiera gustado a la dirección regional y nacional del partido. El compromisario popular está recibiendo llamadas y mensajes para que retire su propuesta, que consistía en propugnar la máxima de un militante un cargo, salvo muy contadas excepciones (Cospedal es ministra de Defensa, presidenta autonómica del partido y secretaria general del PP nacional). En muchos casos ha optado por no descolgar el teléfono. En otros ha recibido solidaridad y apoyos.

El respaldo más relevante y público que ha obtenido hasta ahora ha sido el del concejal del PP en Cuenca, Pedro García Hidalgo, conocido por sus críticas a la manera de conducir el partido desde la dirección. Cuando conoció la enmienda de Risueño, publicó en su blog Apuntes liberales la cuestión “¿Cómo sabe el presidente del PP de Cuenca la opinión mayoritaria si no nos ha preguntado?”. El concejal matizó que Cospedal le parece “una persona capaz y trabajadora donde las haya”, pero considera que ese no es el problema. Y le molestó sobremanera que el presidente del PP en Cuenca, Benjamín Prado, saliese rápidamente a descalificar la iniciativa del delegado de San Clemente como una “vendetta” y a asegurar que esa no era la opinión mayoritaria de la formación. Fuentes de la dirección regional del PP admiten que ese asunto jamás se ha tratado en ninguna reunión interna. La dirección nacional sí ha registrado medio centenar de enmiendas en ese sentido para el cónclave.

"Buen ojo para la renovación por adición"

N. J., Madrid

"No sabemos qué es lo que va a hacer. Él tiene la facultad personalísima para decidir quién le acompaña en su lista y tiene buen ojo para hacer equipos". El portavoz del PP, Pablo Casado, reveló así este lunes que la situación de Dolores de Cospedal no había sido abordada en el comité de dirección y recordó que cuatro de los cinco vicesecretarios llevan un año: "Ya ha habido una renovación hace no tanto tiempo". Casado aseguró que Rajoy es de “renovaciones por adición, de intentar dar a todo el mundo su sitio y hacer equipos que compensen experiencia con renovación y equilibrio territorial". Los populares creen mayoritariamente que el líder mantendrá a Dolores de Cospedal como secretaria general y nombrará a Fernando Martínez-Maillo coordinador general.

La polémica reflejada en el diario Las Noticias de Cuenca recogió 700 comentarios, muchos a favor del enmendante. Entre ellos, además de García Hidalgo, Marta Tirado, miembro del comité ejecutivo provincial, y Patricia Martínez Pardo, candidata en 2011 del PP en Quintanar del Rey. El alcalde del Ayuntamiento de Cañaveruelas, Gregorio Villamil, también estalló cuando escuchó los ataques a Risueño “por decir con valentía y en voz alta lo que muchos pensamos”. El regidor lleva siete legislaturas al mando en ese pequeño pueblo conquense, nunca ha cobrado sueldo ni dietas, es agricultor y denuncia que no conoce a la mayoría de los dirigentes del aparato provincial y regional del partido, porque se han profesionalizado demasiado. Dice estar contra “la aglomeración de cargos porque cuando se cobra para un puesto hay que dedicarse en exclusiva”. Y señala que la “aglomeración” no es solo de Cospedal sino de otros dirigentes regionales.

Risueño, Villamil y García Hidalgo aseguran haber recibido decenas de adhesiones en privado a sus ideas. García Hidalgo, que no será compromisario en el congreso, defiende que en este caso solo se debe negociar con la dirección eliminar el inicio del punto 9 de los estatutos donde ahora se especifica: “Con carácter general, no podrá desempeñarse más de un cargo...” territorial, institucional, local, autonómico o nacional.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS