Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Rita Barberá era buena persona, decente y echo de menos sus broncas”

El presidente y Cospedal arropan la entrega de la Llave de Oro del Municipalismo a la exalcaldesa

Rajoy y las hermanas de Rita Barberá, este martes.

Mariano Rajoy vivió este martes una jornada de auténtica contrición sobre errores propios, de su partido y de los Gobiernos en los que participó en el pasado. Primero recibió en La Moncloa durante casi una hora y veinte minutos a los familiares de las víctimas del Yak-42 y les pidió perdón a su manera —es decir, sin mencionar esa palabra— y a continuación presidió en la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) el acto de entrega de la Llave de Oro del Municipalismo a título póstumo a la polémica e histórica exalcaldesa de Valencia, la popular Rita Barberá, que recogieron sus tres hermanas. No hubo referencias ni alusiones críticas. Todo fueron alabanzas. Rajoy aprovechó su momento de exculpación para confesar a las hermanas de Barberá todo lo que no les dijo en noviembre cuando falleció sola y abandonada por su partido en un hotel de Madrid. "Rita era una excelente persona, buena, decente y siempre trataba de resolver los problemas de la gente".

Barberá murió en la habitación de un hotel en Madrid el pasado 23 de noviembre, en plena polémica de su participación en diferentes escándalos de su etapa como máxima gobernante de la ciudad de Valencia, de la que fue alcaldesa 24 años. El PP entonces la dejó caer y hasta se le hizo el vacío en su escaño del grupo mixto en el Senado. Algunos dirigentes le exigieron durante meses su dimisión y que renunciase a su condición de aforada por senadora. Rajoy habló entonces en privado con ella varias veces pero cuando llegó el instante procesal de la imputación también la abandonó a su suerte. La familia de Barberá y especialmente sus hermanas fueron especialmente duras con Rajoy y el PP en su propio funeral.

A los pocos días de su muerte, en una junta de gobierno que la FEMP celebró en Madrid el 2 de diciembre, los alcaldes y regidores que representan a los 8.125 municipios, provincias y cabildos de España aprobaron conceder a Barberá la Llave de Oro del Municipalismo por su contribución al desarrollo y el no olvido de la política local. La propuesta partió del actual presidente de la FEMP, el socialista Abel Caballero, histórico alcalde de Vigo, de 70 años, que quiso así continuar la línea instaurada en 2015 con la misma distinción a otro veterano exalcalde y expresidente de la FEMP ya fallecido, Pedro Antonio Aparicio. En la sesión de ayer de la junta de gobierno de la FEMP el vicepresidente de la entidad, Aníbal Vázquez, de IU, mostró su oposición a esa condecoración y registró un escrito dejando constancia de que era una mala decisión. "En modo alguno pretendemos cebarnos en la persona de Rita Barberá, cuya muerte lamentamos y así se lo reiteramos a su familia, pero creemos que su carrera política en los últimos años no da lugar a este premio y homenaje públicos", aseveró Vázquez durante su intervención según Europa Press.

Las tres hermanas de Rita Barberá, Carmen, María José y Asunción, acudieron este martes a la sede de la FEMP para recibir ese homenaje aprovechando que la junta de gobierno de ese organismo se reunía y que estaban en Madrid todos sus miembros. Rajoy pidió acudir y llegó acompañado de Dolores de Cospedal, la ministra de Defensa y secretaria general del PP.

Asunción Barberá, en nombre de la familia, agradeció emocionada el reconocimiento de sus excompañeros en la política local a la fallecida alcaldesa y las palabras cariñosas de Rajoy a una "vieja, leal y gran amiga". El socialista Abel Caballero subrayó la pasión de Barberá por la política local y no desperdició la ocasión para reivindicar ante Rajoy "la parte de dimensión humana" de la política y ante el presidente del Gobierno recurrió a citas de la regidora valenciana de hace 22 años para volver a denunciar que "los Ayuntamientos son los grandes olvidados de la democracia española". Caballero avisó a Rajoy de que el lunes se reunirá con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y les reclamará que aborden de una vez la financiación local porque entiende que los municipios y Ayuntamientos "vertebran este país, gobiernan sobre 47 millones de españoles y hacen España".

Rajoy no acudió este martes a la FEMP para discutir de política local y aplazó esos debates para otro momento. El líder del PP quería resarcir a Barberá, honrar a su familia y a su memoria como uno de los últimos históricos del partido. El máximo dirigente popular rememoró así que Barberá había sido una "extraordinaria alcaldesa", agradeció el gesto humano de Caballero y recordó los viejos tiempos cuando colaboró en 1991 en las negociaciones para que pudiera acceder por primera vez a la alcaldía de Valencia. "Fuimos amigos y compañeros de partido muchos años, tuve la fortuna de ser su amigo 30 años", comenzó su intervención Rajoy, y luego etiquetó a la exalcaldesa como "una de las grandes personalidades políticas de la transición".

El presidente del PP calificó a Rita Barberá como "una excelente persona, era buena, decente, trabajadora, y se preocupaba por resolver los problemas de la gente". Rajoy adjetivó a Barberá por su "bonhomía, ganas de ayudar y su espíritu constructivo". Rajoy destacó la faceta municipalista y el amor a Valencia sobre todas las cosas de Barberá y reveló así de fuente directa que la exalcaldesa "nunca quiso ser nada más y tuvo oportunidades de ser muchas cosas".

El dirigente del PP ensalzó señalando a Caballero la política "con reglas y su lado humano" y con veteranos "ahora que parece que todo es nuevo y florecen los adanes por doquier" y lo hizo de nuevo para destacar que Barberá había entregado su vida con lealtad y "sincero cariño" a Valencia, por lo que entiende que su familia debería estar "llena de legítimo orgullo". Rajoy reservó para el final una catarata de elogios a su excompañera: "Fue luchadora, generosa, afable, cercana, noble y siempre pendiente de todos. Yo la echo de menos. Añoro su mentalidad, su compromiso, su pasión por su ciudad y si me lo permiten sus broncas, porque sí, me las pegaba. Estará siempre en mi memoria".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información