Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federico Trillo será relevado como embajador en el Reino Unido

Exteriores desvincula el cese del informe del Consejo de Estado que le responsabiliza del accidente del Yak-42

Mariano Rajoy junto a Federico Trillo.

El Gobierno relevará a Federico Trillo como embajador en Londres, según fuentes de Exteriores, que desvinculan este cese del dictamen del Consejo de Estado que responsabiliza por primera vez al Ministerio de Defensa, que él entonces dirigía, del accidente del Yak-42, en el que murieron 62 militares españoles que regresaban de Afganistán el 26 de mayo de 2003. Las citadas fuentes inscribieron el relevo de Trillo en la sustitución a lo largo de este año de más de 70 embajadores que han cumplido ya su mandato.

El reglamento de la carrera diplomática fija en un mínimo de tres y un máximo de cinco años el mandato de los embajadores. Trillo fue nombrado en marzo de 2012, por lo que ya lleva casi cinco años al frente de la legación española en Londres.

Sin embargo, esta limitación solo afecta a los miembros de la carrera diplomática y no a Trillo, que es un político. Nada le hubiera impedido seguir indefinidamente en Londres, con el pretexto de la negociación del Brexit, o cambiar de embajada. Aunque no es normal que un político encadene dos embajadas, existe algún precedente: el socialista Luis Planas fue embajador en Marruecos y ante la UE.

De hecho, Trillo se había postulado como embajador en Washington, según fuentes diplomáticas, pero Rajoy optó para este puesto por el también exministro de Defensa Pedro Morenés. Su periodo en Londres se daba por acabado y el anterior ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo —que ya se opuso en 2012 a que fuera embajador en EE UU— sacó a concurso la plaza de Londres en octubre de 2015, con indicación de que el relevo debía producirse en marzo de 2016. El principal candidato a sustituirlo era el actual ministro de Exteriores y entonces representante permanente ante la UE, Alfonso Dastis.

Sin embargo, el bloqueo político y la imposibilidad de nombrar sustituto con Gobierno en funciones, prorrogó la permanencia de Trillo en Londres.

Dastis cubre las embajadas vacantes

M.G.

El nuevo ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha comenzado ya a encajar las piezas del complicado puzle que supone el relevo de más de 70 embajadores. Y lo ha hecho por las embajadas que quedaron vacantes por jubilación o el cambio de destino de sus titulares. Una de las más importantes es la de Berlín, dado el peso de Alemania en la Unión Europea, que ocupará la hasta ahora directora general de Relaciones Bilaterales con países de la UE, María Victoria Morera, según adelantó Abc.El anterior embajador, Pablo García-Berdoy, dejó este puesto para hacerse cargo de la Representación Permanente en la UE, que dirigía el propio Dastis hasta su nombramiento como ministro.

Para cubrir vacantes, el nuevo titular de Exteriores ha recurrido a altos cargos de su antecesor, José Manuel García-Margallo. El exsecretario de Estado de Cooperación y para Iberomérica, Jesús Gracia, será embajador en Roma y el todavía secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ignacio Ybáñez, en Moscú. Ambos puestos quedaron libres en diciembre pasado, cuando cesaron sus titulares, Javier Elorza y José Ignacio de Carbajal, ya jubilados.

Aunque Exteriores desvincula su relevo del dictamen del Consejo de Estado y de la petición de los partidos de la oposición (PSOE, Ciudadanos y Unidos Podemos) para que sea fulminantemente destituido, el escándalo hace imposible, según las fuentes consultadas, que pueda seguir en Londres o ir a otra embajada. En aplicación de la nueva Ley de Acción Exterior de 2014, los nuevos embajadores deben comparecer ante la Comisión de Exteriores del Congreso, por lo que Trillo debería hacerlo si el Gobierno le adjudicase una segunda embajada. Es imaginable cómo sería recibido por los grupos de la oposición.

La asociación que agrupa a las familias de las víctimas del Yak-42 ha advertido de que “no aceptará una nueva mentira y humillación” si el cese de Trillo “viene enmascarado” para no reconocer que se produce “por la indignidad de desempeñar dicho cargo [embajador en Londres] en nombre de España”. Los familiares rechazan “una nueva adscripción de esa persona a ningún otro cargo público o de representación”.

Si Rajoy no le ofrece otro cargo, lo más probable es que el exministro y expresidente del Congreso vuelva a España y reactive su despacho profesional de abogado, que dejó en manos de sus hijos, según fuentes de su entorno. Trillo sigue formando parte, por decisión de Rajoy, de los máximos órganos de dirección del PP: la Junta Directiva y el Comité Ejecutivo Nacional.

Además, es letrado del Consejo de Estado, precisamente el órgano que le ha puesto en el disparadero al reconocer que Defensa no cumplió con su deber de velar por la seguridad de las tropas y no atendió a las advertencias sobre el mal estado de los aviones en que viajaban.

El informe que emitió el Consejo de Estado —trámite obligado en el expediente de responsabilidad patrimonial instruido por el Ministerio de Defensa— fue aprobado por unanimidad de su Comisión Permanente. Forman parte figuras de tanto prestigio y diferente perfil ideológico como el exministro del PP José Manuel Romay Beccaría, los exdirigentes de UCD Miguel Herrero de Miñón y Landelino Lavilla, el expresidente del Constitucional Miguel Rodríguez-Piñero, el expresidente del Poder Judicial José Luis Manzanares o la exvicepresidenta Maria Teresa Fernández de la Vega y el exministro Fernando Ledesma, ambos del PSOE.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información