Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Pérez Royo: “Podemos ocupó un espacio y ahora debe definirse”

Javier Pérez Royo estuvo a punto de entrar en las listas de Podemos para las elecciones generales

Javier Pérez Royo.
Javier Pérez Royo.

A punto estuvo el catedrático Javier Pérez Royo (Sevilla, 1944) de entrar en las listas de Podemos para las elecciones generales. Había colaborado en sus inicios con Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, y solo su amistad con destacados miembros del PSOE, especialmente en Andalucía, le hizo echarse atrás.

"Podemos es un espacio. Ese fue su acierto", diagnostica. "Se anunciaba un desmoronamiento intenso del sistema de partidos, y quien tuviera una bandera tras las que se apuntara la gente que salía huyendo podría crecer y hacer política. Ellos conquistaron ese espacio: ahora deben decidir qué quieren ser, hacia dentro y hacia afuera".

Hacia afuera, razona el catedrático sevillano, por su indefinición: "El espacio que han ocupado, no lo han ocupado aún como un partido. Esta gente", ironiza, "sigue sin existir. Uno piensa en los meses previos a que dieran la sorpresa, en las elecciones Europeas, y no eran nada. Lo mismo que les ha venido se les puede ir, si no son capaces de concretar qué pretenden".
¿Y hacia dentro?

“Aún deben decidir cómo se articulan como partido”, responde Pérez Royo. “Pablo Iglesias, con el apoyo de su secretario de Organización, Pablo Echenique, y de Alberto Garzón (IU) quiere volver al espíritu de su congreso fundacional, jacobino y centralista. Frente a él, Errejón sabe que con ese modelo no se construye una alternativa”.

Dos asuntos, consustanciales a Podemos, son a la vez acierto y problema, según Pérez Royo: “Hoy el problema territorial es insoslayable, y ellos acertaron en incorporar en su discurso la plurinacionalidad de España. Lo que ocurre es que no tienen fuerza, ni en Cataluña, ni el País Vasco, ni en el resto de España, para impulsarlo”, dice. Y finalmente, ¿cómo es su gestión? “Salvo en Cádiz, no gestionan directamente ninguna otra gran ciudad. Y sin gestión, no hay referencia”, concluye.

Más información