Acnur denuncia la atención a los refugiados en los centros de Ceuta y Melilla

El Alto Comisionado pide una reforma urgente de las instalaciones y del funcionamiento

Un grupo de inmigrantes subsaharianos en las puertas del CETI de Melilla.
Un grupo de inmigrantes subsaharianos en las puertas del CETI de Melilla.Antonio Ruíz (Archivo )

La representante en España del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Francesca Friz-Prgud, considera que los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta y Melilla “no son aptos para refugiados”, que son su población mayoritaria en la actualidad, y pide una reforma urgente tanto de las instalaciones como del modelo de funcionamiento. Con más de 2.500 entradas en lo que va de año, Melilla se ha convertido en el primer punto de acceso de refugiados sirios a territorio nacional y en el segundo del mundo de quienes huyen de esta guerra, según la representante de Acnur.

Más información
Siete días para ocho violaciones de derechos humanos
El contrabando se dispara en Ceuta
Las llegadas de inmigrantes irregulares suben un 16,7% en España

“No son lugar [los CETI] para personas que llegan traumatizadas huyendo de la guerra y la persecución, y mucho menos si son niños”, afirma Friz-Prgud en una entrevista a Europa Press. “La importancia es enorme”, subraya. “Todos los que han llegado allí y con los que nos hemos entrevistado dicen que ese camino era una alternativa a un viaje más mortífero. No hay más que ver que el 60% de los solicitantes de asilo en ese CETI son mujeres y niños”, prosigue.

Sin mantas

Una vez en el CETI, los refugiados se enfrentan a condiciones de vida que Acnur considera inapropiadas, porque no se les ofrece “ni lo más básico, que son las mantas”. “Me entrevisté con una docena de refugiados y todos decían lo mismo”, relata Friz-Prgud. “Allí pasan frío, pasan frío los adultos y, lo más dramático, también pasan frío los niños. Es inaceptable”, recalca. “No veo que existan posibilidades de transformar un CETI en un centro de acogida de refugiados como los cuatro que existen en la Península y que son muy buenos. Eso supondría una ingente cantidad de recursos económicos; pero sí es factible transformarlo en un centro de cribado donde los recién llegados no tengan que pasar más tiempo del estrictamente necesario”, señala.

La guerra de Siria ha cambiado radicalmente la demografía de los CETI. Si antes eran mayoritarios los inmigrantes de origen subsahariano, ahora predominan las personas procedentes de este país. España ha reasentado o reubicado a 570 sirios desde 2015, según cifras del Ministerio de Asuntos Exteriores. En total, el Gobierno ha concedido el asilo a 700 personas desde entonces. El último contingente, formado por 13 eritreos, llegó el 23 de diciembre.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS