Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL TIEMPO EN MÁLAGA

El Gobierno aprobará el viernes ayudas por los daños del temporal en Andalucía

Alcaldes piden celeridad en la tramitación de los fondos y la limpieza de cauces para evitar inundaciones

Fotografía aérea facilitada por la Guardia Civil de la zona de Cártama (Málaga).

El Gobierno aprobará el próximo viernes las primeras ayudas para paliar los daños ocasionados por las lluvias torrenciales en Andalucía, principalmente en Málaga, durante el fin de semana. Así lo ha comunicado la presidenta andaluza, Susana Díaz, durante una visita este lunes a Marbella, uno de los municipios afectados por un temporal que ha ocasionado desperfectos en una veintena de pueblos de la provincia. Díaz ha desvelado que ayer mismo habló con el presidente, Mariano Rajoy, sobre este asunto. “Se me comunicó que el Consejo de Ministros del viernes ya llevaría alguna parte, o bien del decreto o de las ayudas”, ha subrayado la dirigente socialista, aludiendo a las distintas vías administrativas con que se pueden agilizar esos fondos.

“Primero hay que evaluar [los daños], no vamos a perder ni un minuto”, ha afirmado Díaz, quien ha destacado “la colaboración total” que existe entre todas las Administraciones para afrontar los efectos del aguacero, que se ha cobrado la vida de dos personas, una en Estepona y otra en La Línea (Cádiz), y ha ocasionado inundaciones en varios puntos de la Costa del Sol occidental y la comarca del Guadalhorce. Las localidades más afectadas, además de Estepona, son Manilva, Casares, Cártama y Alhaurín de la Torre. Las fuertes precipitaciones han dejado viviendas y locales comerciales anegados, cauces de ríos y arroyos desbordados y daños en el campo que no pueden cuantificarse hasta que no baje el nivel del agua.

La Diputación Provincial ha habilitado una oficina para valorar los desperfectos con el objetivo de que dé cobertura a todos los municipios. Se trata de “centralizar la información”, ha explicado el presidente de esta institución, Elías Bendodo, que ha aludido también al compromiso del Gobierno para activar el plan de ayudas con la mayor celeridad posible. El primer balance de los perjuicios que ha sufrido la red de carreteras de Málaga, el único que se ha hecho hasta ahora, habla de un alcance de cuatro millones de euros, un millón en vías de la Serranía de Ronda y tres en las de la comarca del Guadalhorce. Después de 10 interrupciones del tráfico en otros tantos puntos, este lunes solo permanece cerrada una carretera en Genalguacil.

El Centro de Coordinación de Emergencias del 112 ha gestionado más de 1.500 incidencias por la lluvia en Andalucía desde la madrugada del domingo, 888 en Málaga y 538 en Cádiz, la otra provincia más damnificada por el temporal. Los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) dan una idea de la virulencia de las precipitaciones. Entre la zona oeste de la provincia malagueña y el Campo de Gibraltar se registró una media de 200 litros de agua por metro cuadrado. En Manilva cayeron 267 litros y en Estepona, 265.

El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, ha actualizado los datos sobre personas evacuadas por la acumulación de las lluvias. Las Fuerzas de Seguridad rescataron a 27 personas de 10 familias distintas que habían quedado aisladas, incluido un bebé de 11 meses, socorrido en helicóptero junto a nueve adultos en una vivienda de un barranco de Mijas. Algunos de estos afectados se subieron al tejado de sus viviendas y otros al techo del vehículo en el que les pilló la avenida de agua. Es el caso de dos personas socorridas a las 23.55 del domingo en un paraje de Ronda.

Un total de 76 personas fueron evacuadas de sus casas en Alhaurín de la Torre (en este municipio se habilitó un polideportivo que acogió a unas 30 personas), Cártama, Marbella y Estepona. La provincia empieza este lunes a recuperar la normalidad y la Junta ha desactivado el plan de emergencias a las 13.35.

La tragedia de Alicia

E. C.

La autopsia ha confirmado que la víctima mortal de las inundaciones en Estepona (Málaga) falleció ahogada. Su cadáver fue rescatado el domingo a última hora de la mañana en un club de alterne que ocupa la planta baja de un edificio en la zona de Cancelada, que quedó completamente anegado tras las fuertes lluvias. El inmueble está en una pendiente que acaba en un muro y el área de alrededor se transformó en una gran piscina a la que solo pudieron acceder los efectivos de la Unidad de Especialidades Subacuáticas del Consorcio Provincial de Bomberos. Ni siquiera la policía ha podido entrar aún en el negocio porque el agua llega al techo.

La víctima era un joven rumana conocida como Alicia. No es su verdadero nombre, pero así la conocían sus allegados. El subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones, ha confirmado la nacionalidad, pero ha precisado que “aún no hay datos completamente concluyentes” sobre su identidad. La policía está investigando las circunstancias de su muerte y advierte de que aún es pronto para elaborar hipótesis.

“Iba a tomar copas, a conocer gente”, cuenta una amiga que prefiere no dar su nombre cuando se le pregunta si ejercía la prostitución. Oficialmente se ha dicho que la víctima tenía 26 años, pero esta persona rebaja su edad a 23 o 24. Alicia frecuentaba el club desde hace aproximadamente tres años y, según la versión de su conocida, solía viajar a su país y a Italia. “Estaba buscando piso por la zona, pero tenía dificultades porque no tenía contrato de trabajo”, explica sobre por qué dormía en el club. “A veces pedía el favor de si podía dormir ahí (…) Las chicas van y viene, ella tenía llave”, añade.

Alicia llamó a su amiga por teléfono el domingo por la mañana, cuando ya estaba desesperada. “Estoy aquí y sale agua por todos lados. Ya no puedo salir”, le suplicó. “Le dije que se subiera encima de la barra, que iba a llamar a los bomberos, pero me comentó que ya estaba subida. Entonces se cortó la llamada”, relata esta persona. “Esperaba que simplemente se le hubiera caído el teléfono, pero no”. No sabe qué pudo pasar ni por qué Alicia, que tenía pareja en Rumanía, no reaccionó para salir del local. Aventura que quizá estaba dormida y cuando empezó a entrar agua y se dio cuenta, era tarde. Eso es lo que tendrá que determinar ahora la investigación.

Con la llegada de la calma, mientras se desaguan viviendas, centros de salud y colegios, surgen las primeras reivindicaciones y los debates sobre si las inundaciones se podrían haber evitado en una provincia que periódicamente sufre importantes avenidas de agua. Ocurrió en 2012 y en 1989, cuando el desbordamiento del río Guadalhorce provocó numerosos daños materiales y la muerte de ocho personas. Precisamente, el alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, ha pedido este lunes que se solucione el problema de encauzamiento del río en los tramos donde es necesario y ha lamentado la “infinidad de trámites” que tienen que afrontar los vecinos para solicitar las ayudas.

El alcalde de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, ha subrayado que pasarán la factura por los daños y ha reclamado inversiones y proyectos para evitar el riesgo de inundaciones. Empresarios de los polígonos industriales de Málaga capital, también afectados por las riadas, solicitan también una solución para contener las avenidas de agua.

“A las ocho menos cuarto de la mañana [del domingo] me llamó el alcalde de Estepona [José María García Urbano] para decirme que todos los arroyos estaban desbordados”, ha contado el subdelegado del Gobierno tras una reunión técnica con operativos de emergencia y representantes de otras Administraciones. “Puede que exista algún cauce que se pueda limpiar mejor; o carreteras mal planteadas que hayan actuado como diques”, ha replicado inmediatamente el delegado de Agricultura de la Junta, Javier Salas. “No es momento de responsabilidad, sí de reflexionar”, ha concluido Briones.

La primera víctima mortal de este temporal fue una mujer de 26 años que fue rescatada sin vida por los bomberos en el interior de un club de alterne de Estepona. Una amiga de la víctima ha relatado que la fallecida le contó por teléfono que el local se había inundado y que ella le aconsejó que se subiera encima de la barra mientras la rescataban. La segunda fue un trabajador de la empresa eléctrica Endesa que fue arrastrado por la riada en la Línea de la Concepción (Cádiz). La policía ha culminado las primeras investigaciones sobre este suceso. La víctima mortal es un electricista linense de 36 años (S.G.R), quien se vio sorprendido por el agua cuando trabajaba en la barriada rural de El Zabal durante la tarde del domingo. El empleado de la empresa Melesur, subcontratada por Endesa, no consiguió salir de la furgoneta en la que se encontraba con otros tres trabajadores que sí consiguieron abandonar el vehículo cuando el agua lo arrastró.

El alcalde de la localidad, Juan Franco, decidió en la tarde de ayer declarar tres días de luto oficial en la ciudad por “un trabajador que estaba ayudando a los vecinos de La Línea”. De hecho, muchos vecinos de la barriada, construida en terrenos inundables, fueron evacuados después de que el agua entrase en muchas casas y se quedaran sin suministro eléctrico. Además, en La Línea han decidido suspender este lunes las clases ante la alerta meteorológica que se mantendrá durante la mañana.

Igualmente, en Vejer de la Frontera han decidido también que no se imparta clases en colegios e institutos por el mismo motivo. De hecho, las fuertes precipitaciones durante la jornada del domingo y la noche de este lunes han generado hasta 350 incidencias en distintos puntos de la provincia. Es el caso de la capital, donde el agua inundó los bajos de distintos puntos del centro de la ciudad. Sin embargo, la peor parte se la llevaron las localidades del Campo de Gibraltar. Las localidades de Los Barrios, San Roque, La Línea de la Concepción y Algeciras activaron sus Planes de Emergencia Municipales (PEM), ante los diversos incidentes que se han producido. El propio Peñón vivió escenas de fuertes corrientes de agua bajando por cuestas y calles y anegaciones en bajos y garajes. En San Roque se desprendieron dos muros en distintos puntos de la ciudad y se produjeron caídas de cables de alta tensión, aunque no ha habido que lamentar daños personales. En Los Barrios los embalsamientos de agua obligaron a cortar la autovía a su paso por la localidad y afectaron a diversas calles y caminos.

Entre San Roque y Los Barrios el río Guadarranque se desbordó en su desembocadura y afectó a las casas cercanas. La acumulación de sedimentos que arrastraba la corriente taponaron la barrera antinarcos ubicada en la zona. Por todo ello, el alcalde de Los Barrios, Jorge Romero, ya ha anunciado que solicitará la declaración de zona catastrófica para la localidad. Mientras, en La Línea, donde han realojado a los vecinos evacuados en el Centro de Congresos de la ciudad, aún están valorando si solicitarán esta declaración.

Para hoy lunes, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé más lluvias en Cádiz y Málaga. En ambas provincias la alerta roja ha pasado a ser amarilla, aunque se espera que ya mañana no haya alertas. En concreto, según informa la Aemet en su web, el aviso naranja ha estado activado hasta las 12.00 en el Estrecho de Gibraltar y el litoral gaditano. Entre las 12.00 y las 17.00, el aviso baja a nivel amarillo. Por su parte, el aviso naranja estará activado hasta las 9.00 de este domingo en Sol y Gualdalhorce (Málaga), para posteriormente pasar a ser de nivel amarillo hasta las 16.00. También habrá lluvias persistentes en la fachada mediterránea de la Península, zonas donde serán localmente fuertes o muy fuertes y con tormenta. La Aemet publica aviso de alerta amarilla por lluvias en Alicante, Castellón, Tarragona y Girona y naranja en Valencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información