Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores se queja a Israel por regalar un dron español a Rusia

El Gobierno traslada su “preocupación” a las autoridades israelíes por la vulneración de la legislación que prohíbe reexportar tecnologías sensibles

El dron que España había vendido a Israel.

El Gobierno español ha pedido explicaciones al israelí por la donación al primer ministro ruso, Dmitri Medvéded, de un dron que la firma española Alpha Unmanned Systems SL vendió a Israel. En una nota verbal a la Embajada israelí en Madrid, el Ministerio de Exteriores expresa su “preocupación” por el hecho de que se haya vulnerado la legislación que prohíbe reexportar estas tecnologías sensibles; más aún, a un país como Rusia, sujeto a sanciones de la UE.

La generosidad del ministro de Agricultura israelí, Uri Ariel, con el jefe del Gobierno ruso no solo ha levantado una polvareda en su país, sino que está provocando roces diplomáticos. El pasado 10 de noviembre, durante una visita al Instituto Volcani de Israel, Medvédev se mostró entusiasmado con un pequeño helicóptero teledirigido utilizado para la vigilancia de cosechas. Deseoso de congraciarse con su huésped, a Ariel no se le ocurrió otra cosa que regalárselo.

El problema es que el dron, denominado Sniper (francotirador), incorpora tecnología sensible y su exportación requiere la autorización expresa del Gobierno español. La JIMMDU (Junta Interministerial Reguladora del Comercio del Material de Defensa y Doble Uso) autorizó la venta de dos helicópteros no tripulados de Alpha Unmanned Systems en agosto de 2014. “En la licencia de exportación figura como usuario final el Agricultural Engineering The Volcani Center, un organismo público adscrito al Ministerio de Agricultura de Israel”, explican fuentes del departamento de Economía.

La licencia se concedió después de que se aportara una Declaración de Último Destino (DUD), firmada por el Ministerio de Agricultura israelí, por la que se comprometía a no reexportarlo, venderlo para la exportación o transferirlo a otro país. “No se ha solicitado el consentimiento previo de las autoridades españolas para la reexportación de los helicópteros”, concluyen fuentes de Economía.

Es decir: ni la empresa fabricante ni el Gobierno israelí solicitaron permiso a las autoridades españolas para transferir esta tecnología, por lo que se habría vulnerado la licencia concedida para la exportación de los drones. La legislación española considera delito de contrabando la exportación de material de defensa y doble uso sin la preceptiva autorización o “habiéndola obtenido con datos falsos en relación con la naturaleza o el destino último de tales productos”.

La cuestión se agrava porque el destino fue Rusia, un país sujeto a sanciones de la Unión Europea desde la anexión de Crimea, en 2014. Al tratarse de productos de doble uso, civil y militar, los drones están incluidos en una lista de tecnologías cuya transferencia a Rusia solo puede aprobarse con carácter excepcional. Estas sanciones, aprobadas unilateralmente por la UE, no las aplica Israel.

Eric Freeman, director ejecutivo de Alpha Unmanned Systems, asegura que su empresa no solicitó permiso para trasladar el dron a Rusia porque su intervención concluyó con la venta al Ministerio de Agricultura israelí y no tuvo nada que ver con su posterior donación. El precio de estos pequeños helicópteros ronda los 70.000 euros, pero en este caso se rebajó a unos 50.000 para facilitar el desembarco en un mercado nuevo como el israelí, que cuenta con la tecnología más avanzada del mundo en vehículos no tripulados (UAV).

Freeman resta importancia al incidente alegando que su firma exportó los helicópteros Sniper sin las cámaras de fabricación estadounidense, que instalaron luego sus clientes israelíes.

No se sabe si Washington se ha quejado por la entrega a Rusia de dichas cámaras. Sí lo ha hecho España y no solo por escrito sino también personalmente, aprovechando la visita que esta semana ha realizado a Madrid el director político del Ministerio de Exteriores israelí, Alon Ushpiz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información