Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey elogia la “generosidad” con la que se resolvió el bloqueo político

Felipe VI reclama defensa de la cohesión social y regeneración de la vida pública

El Rey ha declarado abierta este jueves la legislatura con un discurso de fondo político ante las Cortes en el que ha hablado del bloqueo institucional, la crisis económica, la corrupción y el conflicto territorial en Cataluña, entre otros asuntos. El jefe del Estado ha defendido “la regeneración de la vida pública” y ha pedido diálogo y “respeto a las instituciones democráticas y a la ley y las resoluciones judiciales”, durante el acto solemne de la apertura de la XII Legislatura en el Congreso de los Diputados. También ha elogiado la “generosidad” con la que se salió del bloqueo político, tras facilitar el PSOE y Ciudadanos la investidura de Mariano Rajoy.

Apertura de las Cortes.  El Rey, la Reina y la Princesa de Asturias.

“Dignifiquemos la vida pública y prestigiemos las instituciones”, ha pedido Felipe VI ante las Cortes. Era la primera vez que intervenía en el Parlamento, ante diputados y senadores, desde su coronación como jefe del Estado. En su discurso, de unos 20 minutos, el Rey ha hecho un recorrido sobre asuntos que marcan el arranque de la legislatura como la regeneración democrática, los conflictos territoriales y la crisis económica, y ha llamado a “fortalecer” el Estado del bienestar “porque ha sido, junto a las familias, un pilar básico para la protección social durante estos últimos años”. La sesión solemne, prevista en el Reglamento del Congreso, no ha podido celebrarse en la anterior legislatura por falta de Gobierno y en esta se ha demorado hasta después de la investidura de Rajoy. El Rey ha hablado de “generosidad” en referencia implícita a la decisión de PSOE y Ciudadanos de abstenerse y votar a favor, respectivamente, para permitir que Rajoy fuera presidente y salir así del bloqueo institucional.

“La crisis de gobernabilidad se ha resuelto, finalmente, con diálogo, con responsabilidad y también con generosidad. No hay duda de que los intereses generales han estado muy presentes en su solución y de que, a largo de todos estos meses, nuestra Constitución se ha cumplido y los procedimientos constitucionales se han respetado”, añadió. Esa situación de vacío, ha dicho, tuvo consecuencias: “Inquietud y malestar en nuestra sociedad, desencanto y distanciamiento de nuestra vida política en muchos ciudadanos y preocupación en nuestros socios y aliados”.

El Rey ha invocado “la capacidad de llegar a acuerdos, de lograr la mayor concertación en las cuestiones básicas”; y ha reclamado “el compromiso de todos con el interés general para resolver los problemas de los ciudadanos”. Lo ha hecho ante una Cámara más fragmentada que nunca en democracia y en el arranque de una legislatura con Gobierno en minoría y plagada de tensiones entre los grupos. Sobre la crisis económica, el jefe de Estado ha utilizado la palabra “recuperación”.

Primero ha puesto de manifiesto “las profundas consecuencias en nuestra cohesión social, privando a muchos de nuestros compatriotas de empleo, especialmente a los más jóvenes”. Después ha lanzado un mensaje optimista: “El ritmo constante de recuperación de nuestra economía, su crecimiento y la generación de puestos de trabajo constituyen una realidad cierta y positiva que nos permite albergar fundados motivos en la superación de los desequilibrios generados por la crisis”, ha afirmado. El Rey ha abordado el problema de la corrupción, por el que hay varios casos penales abiertos. La senadora Rita Barberá, imputada, ha seguido este jueves el discurso desde una de las últimas filas del hemiciclo.

Valores éticos

Felipe VI dijo que “la regeneración moral de la vida pública es una cuestión de principios, de voluntad y decisión”. “Es también una cuestión de orden en el funcionamiento de nuestro Estado de derecho y antecedente necesario para poder recuperar la confianza de los ciudadanos”, ha proseguido. “Los valores éticos deben inspirar nuestra vida pública y debemos también asentar referencias cívicas en nuestro comportamiento social. La corrupción, que ha indignado a la opinión pública en todo nuestro país y que debe seguir siendo combatida con firmeza, tiene que llegar a ser un triste recuerdo de una lacra que hemos de vencer y superar”, ha dicho.

El otro gran asunto de la legislatura, el proceso independentista en Cataluña, ha estado presente en las referencias a la unidad de España y las implícitas sobre la necesidad de cumplir las leyes y las resoluciones judiciales, aunque con mención expresa al diálogo. “El respeto y observancia de la ley y de las decisiones de los tribunales constituyen una garantía esencial de la democracia; porque en un Estado de derecho la primacía de la ley elimina la arbitrariedad de los poderes públicos y asegura el ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos”, ha subrayado el Rey. “Igualmente, el diálogo y el entendimiento son exigencias de cualquier régimen de libertades. Por ello, el diálogo dentro del respeto a la ley es consustancial a la democracia”.

Al acto no han asistido los parlamentarios de ERC y Bildu. Los de Podemos han escuchado el discurso dentro del hemiciclo, pero han eludido el saludo al Rey y, junto a los de PNV y PDECat (ex-Convergència), no han aplaudido la entrada del jefe del Estado. Los de IU no se han levantado al sonar el himno y uno de sus senadores ha mantenido levantada una bandera republicana mientras hablaba el Rey.

El monarca ha estado acompañado por la reina Letizia y por sus hijas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía. Solo han acudido los presidentes autonómicos de Castilla-León (Juan Vicente Herrera), Cantabria (Miguel Ángel Revilla), Asturias (Javier Fernández), Murcia (Pedro Antonio Sánchez), La Rioja (José Ignacio Ceniceros) y Madrid (Cristina Cifuentes).

Iglesias cuestiona la legitimidad del Monarca

La participación de Pablo Iglesias y del resto de parlamentarios de Unidos Podemos en la sesión de apertura solemne de la legislatura se ha convertido este jueves en un cuestionamiento de la legitimidad de la Monarquía. “Nosotros estamos en el Parlamento porque nos han votado los españoles. Algunos son jefes de Estado porque son hijos, nietos o bisnietos de una dinastía. Creo que, con todo el respeto, nosotros tenemos mucha más legitimidad porque nos vota la gente”, ha afirmado el líder de la formación antes de la ceremonia.

Los diputados y senadores de Podemos, IU y sus alianzas han asistido al acto desde sus escaños, pero han evitado el saludo al Rey —salvo los dos miembros de La Mesa del Congreso, que fueron a recibir a Felipe VI— y la parada militar que desfiló por la Carrera de San Jerónimo antes y después de la sesión.
La bancada de Podemos ha desplegado en el hemiciclo un amplio abanico de protestas. Ningún parlamentario ha aplaudido el discurso del Monarca. El sindicalista Diego Cañamero ha exhibido una camiseta en la que se leía: “Yo no voté a ningún Rey”. El senador de IU por Navarra, Iñaki Bernal, ha mostrado una bandera republicana./ FRANCESCO MANETTO

Más información