Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Cádiz permitirá empadronarse a las personas que viven en la calle

El Consistorio establecerá como su domicilio el albergue municipal para que puedan acceder a ayudas o sanidad

Un hombre busca en la basura delante de un 'sin techo' que vive en la calle. Ampliar foto
Un hombre busca en la basura delante de un 'sin techo' que vive en la calle.

El Ayuntamiento de Cádiz ha decidido acabar con el limbo administrativo al que se enfrentan las personas sin hogar que viven en las calles de la ciudad. Por ello, ha aprobado un protocolo de altas y bajas de empadronamiento “para que las personas que carecen de un techo y por tanto de una dirección puedan empadronarse en la ciudad”, según ha reconocido el Consistorio en una nota de prensa.

Ha sido la Mesa de Personas Sin Hogar (constituida por el Ayuntamiento y representantes de asociaciones y ONGs) la que ha decidido dar el paso que ahora deberá refrendar la Junta de Gobierno Local. “Lo que queremos conseguir es que estas personas puedan ser atendidas y realizar trámites, como la solicitud de una prestación que hasta ahora era imposible por carecer de un lugar de notificación”, ha puntualizado la concejal de Asuntos Sociales, Ana Fernández.

Una vez que la propuesta supere la aprobación del equipo de gobierno, prevista en un plazo máximo de dos semanas, las personas sin hogar que quieran empadronarse deberán dirigirse a la trabajadora social del albergue municipal. A ella corresponderá la apertura de un proceso en el que el solicitante deberá cumplir el requisito de haber vivido en Cádiz los últimos seis meses.

Una de las propuestas que se planteó en la Mesa de Personas Sin Hogar es que los sin techo pudieran inscribirse en los puntos habituales de las calles en los que suelen encontrarse. Sin embargo, en el Ayuntamiento se han decantado por identificar como domicilio de empadronamiento el albergue municipal, ubicado en la calle Portería de Capuchinos, en el centro histórico de la ciudad. Aunque en la instalación municipal solo se permiten estancias temporales de tres días, sí será posible que el inmueble figure como dirección de residencia y notificaciones para los que quieran realizar el trámite.

Con ayuda de las asociaciones

Hasta el momento, las personas que vivían en las calles y querían formalizar su empadronamiento “tenían serios problemas”, según ha reconocido la concejala. Esto se debía a que “carecían de cualquier documento” que atestiguase su residencia, como añade Fernández. “Por eso hemos incorporado lo que podríamos llamar un aval por parte de las entidades y asociaciones que trabajan con este colectivo. Con su garantía se podría iniciar los trámites para empadronarse”, ha explicado la edil.

Un requisito del Gobierno

El Ayuntamiento de Cádiz no es el primero que facilita el empadronamiento de personas sin hogar. Consistorios como el de Huelva, Sevilla o Zaragoza ya han desarrollado medidas similares que van en la línea de las pautas determinadas por el Gobierno central. De hecho, una resolución de la Presidencia del Instituto Nacional de Estadística (publicada en el Boletín Oficial del Estado del pasado 24 de marzo de 2015) ya reclamó la necesidad de favorecer la inscripción padronal de todos los ciudadanos para evitar que se vean atrapados en un limbo administrativo.

“Las infraviviendas (chabolas, caravanas, cuevas, etc. e incluso ausencia total de techo) pueden y deben figurar como domicilios válidos en el Padrón”, explica la resolución en su apartado 3.3 referente al empadronamiento de personas sin domicilio. “La correcta aplicación de este criterio determina, por un lado, que se deba aceptar como domicilio cualquier dirección donde efectivamente vivan los vecinos, y, por otro, que pueda y deba recurrirse a un domicilio ficticio en los supuestos en que una persona que carece de techo reside habitualmente en el municipio y sea conocida de los Servicios Sociales correspondientes”, añade el documento.

Por ello, ante la ausencia de la documentación que es obligatoria para el resto de los casos, el Gobierno establece la necesidad de contar con la acreditación de los Servicios Sociales de comunidad o municipio. En el caso de Cádiz, se ha optado además porque las asociaciones que trabajan con estas personas tengan un papel activo en la certificación y colaboren con Asuntos Sociales.

Una de las entidades que forman parte de la Mesa y que colaborarán con el Ayuntamiento en certificar la residencia de los solicitantes es la Asociación Calor en la Noche. Su presidente, Manuel Mení, ha mostrado su satisfacción por “una medida que hacía falta”. Según el último censo de la organización, realizado a finales de 2015, en Cádiz “viven unas 166 personas sin hogar”. Desde Calor en la Noche se encargan de repartirles ropa de abrigo o alimentos y darles de desayunar. Ese contacto diario de los voluntarios con las personas sin hogar servirá además para certificar su estancia asidua en la ciudad por un periodo superior a los seis meses establecidos como requisito.

Mení cree que la decisión “tendrá buena acogida ya que hará posible que puedan solicitar una paga o subvención”. “Permitirá que sean ciudadanos en activo y puedan acceder a sus derechos”, ha reconocido el presidente de la asociación. De hecho, tener un domicilio de empadronamiento hace posible tener acceso a una renta mínima de inserción, a una pensión no contributiva o a prestaciones reconocidas según la Ley de Dependencia. También permite que puedan optar a una vivienda de protección oficial o de alquiler social y que puedan hacer uso de la sanidad más allá de las urgencias hospitalarias. A eso se suma la posibilidad de estar inscritos en el censo electoral de la ciudad en la que viven y poder ejercer su derecho a voto.

Más información