_
_
_
_
_

Rivera promete “vigilar” a Rajoy y critica a Iglesias por hablar de un golpe de Estado

"Si usted no cumple, esto va a durar muy poco", le dice el líder de Ciudadanos al del PP

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, este jueves.Foto: reuters_live | Vídeo: JULIÁN ROJAS / QUALITY-REUTERS

Albert Rivera alza el brazo y se pone a señalar los agujeros que horadaron en el techo del Congreso las balas de los disparos de los golpistas del 23-F. El gesto marca el clímax del discurso con el que defiende el voto afirmativo que le darán sus 32 diputados a Mariano Rajoy. El líder de Ciudadanos advierte al candidato del PP de que le "vigilará" para garantizar que aplica las 150 medidas recogidas en el pacto que les une y le responsabiliza de la estabilidad del Ejecutivo. "Señor Rajoy, si usted no cumple, esto va a durar muy poco", señala sobre la duración de la legislatura. La mayor parte de su intervención, sin embargo, se centra en Podemos: Rivera critica a Pablo Iglesias, al que afea que hable de un golpe de Estado en referencia a la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE, que ha propiciado la decisiva abstención de los socialistas.

Más información
Rajoy asume que su Gobierno será frágil y pide apoyo a la oposición
Independentistas y Podemos escenifican la división de la Cámara
Ciudadanos celebra el “cambio de rumbo” de Rajoy

"Ahí arriba hay tiros todavía. Eso era un golpe de Estado", le dice Rivera a Iglesias, al que también critica por apoyar la movilización que pretende rodear el Congreso el próximo sábado, cuando Rajoy será investido presidente. "Había gente votando. Entraron unos golpistas. Golpe de Estado es lo que intentaron algunos en el año 81", recuerda. Y subraya: "Ustedes hablan de eso ahora y este Gobierno no es de Ciudadanos, pero es legítimo y de todos los españoles. Se permiten hablar del partido único, del golpe de Estado, ¿en qué mundo viven? Aquí hay 14 partidos. Estamos en democracia. Les pedimos que se sumen a las reformas, pero también que respeten las reglas de juego".

Rivera se comprometió durante la campaña electoral a no facilitar la continuidad del presidente en funciones en La Moncloa. Ahora intenta justificar ese cambio de posición ante sus votantes explicando que es precisamente lo que ha permitido desbloquear la formación de Gobierno e impulsar una parte importante de su programa electoral. Son 150 "exigencias", recuerda insistentemente Rivera, que intenta marcar distancias con Rajoy para no quedar diluido en el Congreso como una mera extensión del PP ("No siga, que me pienso el voto", dice cuando el candidato enumera su obra legislativa). En la tribuna, el líder de Ciudadanos enseña facturas de libros, de pagos de autónomos y una carta que refleja la falta de fondos para la ley de dependencia. Esas, dice, son sus banderas. Esas, le espeta a Iglesias, son sus pancartas.

"Estos son los temas que les preocupan a los españoles", asegura Rivera. "Podía seguir con muchas pancartas, pero están en 150 exigencias al Gobierno futuro". "Son medidas que afectan al bolsillo, el corazón y el alma de los españoles. Eso es el cambio. La nueva política no es gritar; es dar soluciones".

Un "agujero negro" en el impuesto de sociedades

Como adelantó EL PAÍS, Ciudadanos teme que el PP use el desvío del déficit como argumento para reducir la inversión en reformas que han pactado los dos partidos para 2017. En consecuencia, los economistas de Albert Rivera han preparado un argumentario que señala nuevas fuentes de ingresos, desgranado este miércoles por su líder en el Congreso, y que pone el acento en la reforma del impuesto de sociedades.

Rivera ha calificado este tributo de "agujero negro", señalando al desfase de lo recaudado en 2016 en este impuesto —20.000 millones— frente a lo recaudado en 2007 —45.000 millones— cuando el total de beneficios de las compañías fue similar.

"No nos pregunten cómo van a financiarse esas políticas sociales porque ese dinero está ahí. Porque unas pocas empresas tuvieran ventajas sobre la mayoría. Y a los que nos gusta un mercado en el que se compita en igualdad de condiciones, nos gusta que todas las empresas paguen lo mismo", ha argumentado Rivera.

En su réplica, Rajoy ha explicado que este desfase en la recaudación se debe a las compensaciones de las bases imponibles negativas después de pérdidas, por lo que, ha dicho, se compensará en ejercicios en los que el ciclo económico sea mejor.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_