Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio Gürtel: Crespo se escuda en Correa y en las escuchas ilegales del juez Garzón

El 'número dos' de la trama rechaza las acusaciones que plantea la fiscalía contra él

Juicio Gürtel.  Pablo Crespo, este lunes, en la Audiencia Nacional.

Pablo Crespo, considerado número dos de la trama Gürtel de corrupción, ha rechazado de forma absoluta este lunes las acusaciones de la fiscalía contra él en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional. Crespo, secretario de Organización del PP gallego entre 1996 y 1999, año en que le contrató Francisco Correa, se ha presentado ante el tribunal como un mero subordinado del cerebro confeso de la red corrupta, cuyas empresas gestionaba. “Con la caja b [de las sociedades del llamado Grupo Correa] no tenía ni poder ni disposición”, ha afirmado.

La segunda gran pata de su estrategia ha consistido en desvirtuar la investigación contra él por las escuchas ilegales ordenadas en prisión por el entonces juez instructor de la causa, Baltasar Garzón. Crespo se ha negado a ratificar las declaraciones que prestó tras ser detenido ante la policía y ante aquel magistrado en febrero de 2009. Según él, sufrió “amenazas y presiones” de los agentes que investigaron el caso, tras haber pasado un fin de semana en los calabozos de la comisaría, que comparó con unas “mazmorras de la Edad Media”.

El gerente de las empresas del Grupo Correa también ha rechazado dar validez al interrogatorio que le hizo en abril de 2010 el magistrado instructor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira, ya fallecido. Crespo ha sostenido, sin entrar en detalles, que esta declaración se realizó sobre la base de las escuchas ilegales en prisión. La fiscal Concepción Sabadell, que trata de apuntalar la validez de todo lo investigado al margen de las escuchas en prisión, ya anuladas, le preguntó por qué no presentó en su momento una queja sobre las supuestas presiones policiales y las malas condiciones de su detención.

Rubalcaba: "El rencor de un hombre minuciosamente vil"

El exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba contestó con una cita del escritor Jorge Luis Borges a las insinuaciones de Pablo Crespo de que preparó la operación Gürtel con un grupo de “policías amigos”. “El rencor de un hombre tan minuciosamente vil importa un elogio”, escribió Rubalcaba en las redes sociales Facebook y Twitter. La cita pertenece, dijo Rubalcaba, al cuento El acercamiento de Almotásim, del autor argentino.

El ex secretario general del PSOE afirmaba en su respuesta que Crespo, al que calificó de “lugarteniente de Correa en la trama Gürtel” había recurrido a “la vieja teoría de la conspiración, a aquel cuento, acuñado en la sede de Génova, de que la Gürtel no era una trama del PP, sino contra el PP”.

"La única queja que presenté fue la de las escuchas ilícitas de Garzón con la aquiescencia, con perdón, de la Fiscalía para la que usted trabaja", le ha reprochado a la fiscal Sabadell. La autorización de esas escuchas en prisión llevó a la inhabilitación de Garzón como juez al ser condenado por el Tribunal Supremo.

Crespo, de quien Correa dijo la semana pasada que era “oro molido” y una persona “muy honrada”, ha recordado, sin mencionarla, la cacería en la que coincidieron en Jaén, el fin de semana tras la operación Gürtel, el juez Garzón y el entonces ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, que dimitió tras conocerse esta montería.

También, ha lanzado un ataque, sin pruebas, al exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba. "La información que yo tenía es que desde el despacho de Rubalcaba y luego de su sucesor, Antonio Camacho, se había organizado con policías amigos una operación contra el PP, y que en ese asunto estaba Correa por su relación con el yerno del señor Aznar", ha afirmado Crespo. "La información la recibí de una persona que no viene al caso, y la recibí en noviembre de 2008", ha dicho sin dar más datos.

La defensa de Pablo Crespo, ejercida por el abogado Miguel Durán, ha sido la que ha llevado la voz cantante durante la fase de cuestiones previas a la hora de pedir la nulidad radical de la causa por las escuchas ilegales de Garzón a los imputados en la prisión de Soto del Real y por los pinchazos telefónicos previos a la operación Gürtel.

En un tono muy pausado, que contrastaba con la excitación mostrada por Correa en su declaración del lunes anterior, Crespo ha reconocido como suya una agenda con anotaciones manuscritas con instrucciones que le daba su “jefe y amigo” Correa. "Eran notas que el señor Correa, que no escribía nada nunca, me decía para trasladárselas a quien fuera. El señor Correa tiene una memoria privilegiada, y yo todo lo contrario, tengo una memoria malísima, por eso apunto las cosas", ha afirmado el gerente, para quien la fiscalía reclama una pena de 85 años y medio de prisión.

Coincidencias con Correa

La declaración de Crespo ha coincidido con la de su antiguo jefe en varios puntos. El primero ha sido la exculpación de los subordinados del grupo Correa, en especial el supuesto contable de la trama José Luis Izquierdo, al que describió como un “puro amanuense informático” que se dedicaba a anotar aquellos apuntes que le dictaba el jefe de la trama.

Otra concordancia con Correa ha llegado a la hora de explicar los motivos por los que la trama contaba con distintas sociedades con el mismo objeto social: la organización de eventos. "El señor Correa las constituyó con mi opinión favorable, que le daba con cierta frecuencia", ha afirmado el número dos de la trama.

"Cuantas más empresas tengas más posibilidades hay [de que te adjudiquen un concurso público], es una práctica inveterada, no solo en la construcción. Un gran grupo de empresas se presenta con varias sociedades a un mismo concurso, con distintas ofertas económicas y técnicas". Y añadió una razón política: “Teníamos varias empresas haciendo lo mismo porque si contratabas para [el alcalde de Madrid] Alberto Ruiz-Gallardón, Aguirre te echaba de los concursos de la Comunidad de Madrid”.

También ha endosado Crespo a la administración pública el “tinglado de facturación” que describió ante la policía por los servicios de organización de actos públicos, en especial de Esperanza Aguirre. "La propia Administración nos obligaba a fraccionar las facturas, era la administración la que me decía pásame tres facturas. Nunca se facturó ni un céntimo más de lo que era el trabajo realizado", ha afirmado el gerente de la trama.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información