Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roca obtiene su primer permiso tras más de una década en prisión

La Fiscalía recurre la autorización de la salida de tres días del cerebro del ‘caso Malaya’

Juan Antonio Roca, durante un juicio en Marbella.
Juan Antonio Roca, durante un juicio en Marbella.

Juan Antonio Roca, cerebro de la trama de corrupción juzgada en el caso Malaya, ha obtenido tras años de intentos infructuosos su primer permiso penitenciario. La Audiencia Nacional ha concedido al exasesor de Urbanismo de Marbella una salida de tres días tras más de una década en prisión. Roca ingresó en la cárcel el 30 de marzo de 2006, un día después del estallido de la trama de corrupción creada alrededor del Ayuntamiento de la localidad malagueña. La Fiscalía ha recurrido la decisión.

La decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional se ha producido a propuesta de la prisión malagueña de Alhaurín de la Torre, donde Roca está interno. Lo que no está claro es la fecha exacta en la que el preso podrá abandonar el penal, ya que la resolución puede ser recurrida por la fiscalía. El permiso lo disfrutará alejado de Marbella, en la provincia de Murcia, según comunicó él mismo al juzgado en una carta remitida el pasado septiembre.

En la misiva, Roca se muestra arrepentido por todos los hechos por los que ha sido condenado y recuerda que está haciendo frente a las responsabilidades civiles que le han impuesto los tribunales, ánimo tenido en cuenta por el juez para resolver. El auto también recalca que la evolución del interno en prisión es “muy positiva”, no existe “la más mínima queja” por su conducta y mantiene “un excelente” comportamiento y una actitud “positiva”.

El cerebro del caso Malaya ha tenido un gesto con la localidad malagueña en la que cometió sus delitos. “Siendo consciente de que por mi actuación se produjo un daño a la ciudad de Marbella, y por respeto a sus ciudadanos, le solicito que el primer permiso que me sea concedido, se me permita disfrutarlo fuera de Marbella, en concreto en la provincia de Murcia”, escribe en su carta. Esta actitud ha sido valorada “muy positivamente” por el juzgado.

El exasesor de Urbanismo marbellí, además, hizo una promesa al juez: “Me comprometo y le doy mi palabra de honor de que voy a hacer buen uso del permiso, y no voy a defraudar la confianza depositada tanto por las autoridades penitenciarias como por ese juzgado”. 

Roca ha sido condenado en firme en cinco ocasiones, con una pena total que suma 27 años, siete meses y 16 días de reclusión, y ahora mismo está pendiente de que la Audiencia Provincial de Málaga dicte sentencia sobre otros dos casos que lo han sentado en el banquillo de los acusados durante meses. Está implicado también en 110 procedimientos que se encuentran en fase de instrucción.

Pese al historial judicial y al reguero de causas pendientes, el tribunal que ejecuta la sentencia de Malaya tomó en mayo pasado una decisión favorable a los intereses de Roca que allanó el camino para que pueda disfrutar de sus primeros permisos penitenciarios. Los jueces acordaron acumular todas sus sentencias firmes y fijó en 20 años el máximo de estancia en la cárcel del exasesor de Urbanismo de Marbella.

Los jueces acordaron acumular todas sus sentencias firmes y fijó en 20 años el máximo de estancia en la cárcel

Esa “refundición” de penas traslada a un segundo plano las posibles nuevas condenas que pueda ir acumulando, ya que en ningún caso pasará más de 20 años entre rejas. Con estas cuentas, Roca también habría cumplido ya más de la mitad de su condena total, aspecto que ha sido tenido en cuenta por el juzgado para concederle el permiso.

Desde su ingreso en prisión por el caso Malaya, Roca solo ha pasado nueve días de libertad, sin contar los numerosos traslados a las salas de juicios para sentarse en el banquillo. El que fuera hombre fuerte del fallecido Jesús Gil en Marbella quedó en libertad el 15 de abril de 2008 tras pagar el millón de euros de fianza que le impuso el juez Óscar Pérez para eludir la prisión preventiva. Nueve días más tarde regresó a la cárcel porque el entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz elevó ese aval hasta los tres millones de euros por su implicación en el caso Saqueo 1. Roca no pudo asumir esa cantidad y a mediados de mayo de ese año, la Audiencia de Málaga revocó la fianza que había fijado el instructor de Malaya.

Recurso

Por su parte, la Fiscalía Anticorrupción ha presentado  un recurso contra la decisión del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria por el impago de las responsabilidades civiles en las dos ejecutorias que se siguen en la Audiencia Nacional y que ascienden a 61 millones de euros, de los que únicamente ha pagado ocho millones.

A juicio de la Fiscalía, esto significa que el riesgo de quebrantamiento debe representarse como real, dado que el tiempo que le resta de cumplimiento de condena hasta alcanzar los 20 años es de nueve.

Más información