Resultados elecciones 25-S

Las mareas pierden apoyo en dos de las tres ciudades que gobiernan

La candidatura se deja uno de cada cuatro votos en A Coruña y Santiago respecto a las municipales

Luís Villares (derecha) y Xosé Manuel Beiras, el domingo.
Luís Villares (derecha) y Xosé Manuel Beiras, el domingo.Xoán Rey / EFE

En Marea no ha logrado sacar partido del gobierno de las mareas en Galicia, a las que pone como ejemplo de gestión. Al contrario, el partido en el que se integran Podemos, Anova, las mareas municipalistas e Izquierda Unida se desinfla en dos de los tres municipios que gobiernan las mareas, A Coruña y Santiago, donde pierde uno de cada cuatro votos de las municipales en las que, apoyadas por Podemos, llegaron al poder. Ferrol, el tercer Ayuntamiento con regidor de marea, es la excepción: aguanta y sube dos puntos respecto a 2015, pero también pierde si se comparan sus votos de este domingo con los de En Marea en las últimas generales.

Más información

En las tres ciudades, el PP de Alberto Núñez Feijóo arrasa. En Santiago, los populares han sacado a En Marea 25 puntos, en A Coruña más de 19 puntos y en Ferrol más de 20. La alianza de izquierdas se mantiene, en todo caso, como segunda fuerza, por delante del PSOE. El sorpasso a los socialistas, en votos pero no en escaños en el Parlamento gallego (empatan a 14), ha resultado agridulce por las expectativas generadas.

Santiago de Compostela, gobernada desde hace un año por Martiño Noriega, de Compostela Aberta, registra la mayor pérdida de apoyo al proyecto de izquierda rupturista. En Marea ha recibido 14 puntos menos que Compostela Aberta en las municipales de 2015, y ha perdido uno de cada tres votos de entonces. La trayectoria de las marcas afines ha sido descendente en los comicios posteriores: desde el 34,58% de votos que Compostela Aberta logró en las municipales, En Marea pasó al 24,54% en las generales del 26 de junio y al 20,77% en las autonómicas del domingo. En A Coruña la trayectoria es similar. La candidatura en la que se integra Podemos se deja siete puntos desde las municipales y uno de cada cinco votos. En 2015, Xulio Ferreiro accedió a la alcaldía como candidato de Marea Atlántica con el 30,89% de los votos, que bajaron al 26,36% de En Marea en las generales de junio y al 23,93% en las autonómicas.

Ferrol aguanta el tipo, y sube ligeramente desde las municipales, algo más de un punto. En las generales, sin embargo, En Marea había alcanzado el 27,42%, y este domingo se ha dejado casi cuatro puntos de apoyo por el camino. El alcalde, Jorge Suárez, de Ferrol en Común, mostró ayer su “decepción”. “No logramos movilizar a nuestra gente y por eso no puede evaluarse como un éxito”, lamentó.

En el seno de En Marea se apunta a varios motivos para la pérdida de apoyo en los municipios de los llamados alcaldes del cambio gallegos, muy implicados además en la campaña. Primero, que los regidores llevan solo un año al frente de las alcaldías, “poco tiempo para que se perciban cambios materiales por su gestión”. En ese tiempo, arguyen, han remunicipalizado servicios y aprobado rentas sociales (Santiago y A Coruña han puesto en marcha una prestación para personas en situación de vulnerabilidad que, en el caso de Santiago, pueden recibir incluso los inmigrantes sin papeles). Y se quejan de una campaña de la derecha y los medios afines contra estos Gobiernos municipales. “En Ourense no hay presupuestos y nadie lo sabe”, lamentan.

Ahora bien, en la candidatura son conscientes de que no han sido capaces de movilizar a su electorado. El “espacio complejo” de equilibrio de fuerzas que componen En Marea provocó que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, participara solo un día en la campaña por las reticencias de los nacionalistas de Anova a que desembarcaran líderes nacionales. “Para movilizar necesitábamos savia, rock and roll, a Pablo”, lamenta una fuente de la dirección de la candidatura.

El candidato de la Xunta de En Marea, Luís Villares, señaló ayer a la "falta de tiempo" como uno de los elementos que también habían afectado a su candidatura, debido a que el partido instrumental se constituyó apenas dos meses antes que los comicios. Villares incidió, por otro lado, en que hará “una oposición en la que no se dé tregua frente a la destrucción de los derechos sociales y frente a los recortes y frente al sufrimiento que las políticas del PP causaron durante estos años”, informa Pepe Seijo. El candidato se expresó "muy satisfecho" por "haber conseguido irrumpir en el panorama político gallego con una acumulación de fuerzas de unidad popular que logró colocarse a la cabeza de la oposición como segunda fuerza parlamentaria". A pesar de ello, reconoció que su expectativa era otra: "Nosotros veníamos aquí para gobernar y en ese sentido la insatisfacción es evidente". "En Marea es un proyecto que vino para quedarse, y yo vine aquí para quedarme con el compromiso con la ciudadanía de Galicia que nos votó", defendió Villares.

El alcalde de Ferrol retira competencias a ediles socialistas del bipartito

SONIA VIZOSO

Esta mañana el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez (Ferrol en Común, Mareas), ha dado un golpe de mesa en las accidentadas relaciones con su socio de gobierno, el PSOE, que hasta el momento, pese a tener menos apoyos en la ciudad, acaparaba las principales áreas municipales. Suárez ha anunciado que reordena competencias y retira buena parte de ellas a los concejales socialistas Beatriz Sestayo (que entre otras cosas pierde la tenencia de alcaldía), Bruno Díaz y Germán Costoya, que a partir de ahora (si aceptan el ofrecimiento) se ocuparán respectiva y únicamente de las áreas de Mujer, Turismo y Fiestas.

Según el alcalde, el trío en el que ha perdido la confianza actuaba "como un grupo de oposición dentro del gobierno que trataba de minar el éxito electoral conseguido". En su pulso al grupo socialista, Suárez también cesa al gerente de urbanismo y a la responsable de prensa del PSdeG-PSOE. Pero mantiene en sus todos cargos a otras dos concejalas del partido aliado, entre ellas a la de Urbanismo, María Fernández, con la que estaba enfrentada Sestayo, que pese a pertenecer a sus mismas filas pedía al regidor su cabeza. Suárez ha recalcado en rueda de prensa que los problemas han sido de relaciones "personales" no "políticas", y que sigue viendo en el PSdeG "un aliado fiel".

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50