Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incompatibilidad entre Iglesias y Rivera rebaja las expectativas de Sánchez

El líder del PSOE tratará de convencer a Ciudadanos de que se abstenga ante un acuerdo con Podemos

El líder del PSOE,  Pedro Sanchez, en la ejecutiva del lunes.rn Ampliar foto
El líder del PSOE, Pedro Sanchez, en la ejecutiva del lunes.

Pedro Sánchez explora hasta dónde están dispuestos a llegar Ciudadanos y Podemos para evitar las terceras elecciones en un año. El secretario general del PSOE llamará al líder de Ciudadanos, siguiendo su esquema de contactos de la mayor fuerza parlamentaria a la menor, exceptuando a Bildu. La conversación telefónica de diez minutos de este martes con Mariano Rajoy fue exclusivamente para trasladarle al presidente en funciones que no contara con él tras su reciente investidura fallida, en la que los socialistas votaron en contra, pese a las presiones para que se abstuvieran.

Las expectativas con que Sánchez afronta esta ronda de contactos para buscar una salida al bloqueo institucional son bajas ante las posiciones cerradas de incompatibilidad que se profesan Ciudadanos y Podemos. Aun así, Sánchez y su equipo apelan a la "responsabilidad" para buscar la fórmula que garantice el apoyo de Albert Rivera y Pablo Iglesias o bien la abstención del primero en un eventual acuerdo con Podemos. Esta opción tendría que excluir toda referencia al derecho a decidir en Cataluña y las demás comunidades autónomas históricas. Además, los diferentes responsables del PSOE consultados coinciden en que Ciudadanos no podría dar un nuevo viraje de 180 grados y retomar la posición con que firmó su acuerdo con el PSOE en febrero estando tan reciente su pacto con el PP.

Bajo estas premisas, líderes territoriales del PSOE como Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, estarían dispuestos a alcanzar un entendimiento con Iglesias. Pero siempre "con los límites claros", esto es, que Podemos tendría que renunciar a la celebración de un referéndum de autodeterminación catalán. Esta misma exigencia ya se incluyó en la resolución del comité federal del 28 de diciembre, y que sigue vigente. También contemplaba el voto en contra tanto de Rajoy como de otro candidato que pudiera presentar el PP.

Esta primera ronda de contactos se traducirá en encuentros probablemente discretos, e incluye también la llamada a las fuerzas nacionalistas. Sánchez quiere saber si están dispuestos a renunciar a sus reivindicaciones independentistas. El PSOE defiende como solución a la crisis política e institucional en Cataluña un modelo federal para España.

"Difícil no, dificilísimo"

El secretario general del PSOE, de esta forma, hace caso omiso de las advertenciasde la federación socialista de Andalucía, la más poderosa y que lidera la presidenta de la Junta, Susana Díaz. La voluntad de explorar las posibilidades de desbloquear el tablero político a pesar del criterio contrario de Andalucía se mantiene. El portavoz socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, persona de la confianza de Susana Díaz, ha afirmado que "de boca" de Sánchez tienen "claro" que no se está postulando. "Tal y como está la realidad, no tiene virtualidad (…) El final está anticipado, se vetan unas fuerzas a otras", ha zanjado en relación al antagonismo entre Ciudadanos y Podemos. Más tajante ha sido el secretario general de Jaén, Francisco Reyes, para quien "su partido debe de estar en la oposición". Lo contrario sería “engañar”. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ya observó el lunes que el proceso que Sánchez ha puesto en marcha supone "un engaño" a los ciudadanos y del todo "inviable".

"Creo que en la primera votación hubiera sido posible, ahora no lo sé", ha observado por su parte el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, remontándose al escenario en que Sánchez afrontó su investidura fallida en marzo. Entonces le hubiera bastado con la abstención de Podemos, que votó en contra. Margarita Robles, diputada por Madrid, ha subrayado que Sánchez no se postulará "si no cuenta con los apoyos necesarios".

Antonio Hernando, portavoz en el Congreso, ha insistido estos días que el desbloqueo "no es difícil, es dificilísimo". Aun así, Hernando apela a la "responsabilidad" de Sánchez ante la opción de limitarse a esperar a que termine el plazo para formar gobierno el 31 de octubre "arrancando hojas del calendario hasta que se vuelvan a convocar elecciones".

Sánchez se ha reunido este martes con el líder de IU y coportavoz de Unidos Podemos, Alberto Garzón, quien le ha trasladado que ese grupo parlamentario se esforzará por poner sobre la mesa “coherencia, diálogo y propuesta programática para recuperar la política en beneficio de una mayoría social que reclama soluciones inmediatas a los graves problemas que sigue sufriendo”.

IU está dispuesta a respaldar una hipotética investidura del PSOE “siempre y cuando exista un compromiso programático con medidas destinadas a mejorar la vida de la clase trabajadora”. Las condiciones de la federación de izquierdas, que coinciden con las de Podemos, son “una reforma fiscal progresiva, un plan de empleo, la derogación de la reforma laboral del PP y la constitución de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, la garantía de suministros básicos de agua, energía, transporte y vivienda para las familias con dificultades económicas, una reforma de la Ley Electoral que garantice una mayor proporcionalidad, una Ley Anticorrupción, la derogación de la ‘ley mordaza’ y de la LOMCE o nuevas medidas contra el patriarcado y en defensa del medio ambiente”.

Más información