Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez ratifica su ‘no’ a Rajoy en una charla de 10 minutos

El líder socialista también habla con Iglesias y se centra ahora en Podemos y Ciudadanos

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, junto a Micaela Navarro, el lunes.

La decisión de Pedro Sánchez de no facilitar que gobierne Mariano Rajoy se mantiene invariable. El líder del PSOE telefoneó este martes al presidente en funciones sólo para comunicarle que no puede contar con los socialistas, y rechazó su oferta de formar un Gobierno de coalición. Sánchez se centrará en Podemos y Ciudadanos. Ya mantuvo una primera conversación con Pablo Iglesias, quien ve posible una mayoría de Gobierno si Albert Rivera se abstiene. Iglesias emplazó al dirigente socialista a tomar una decisión y ofrecer un plan.

El anuncio de Sánchez de que emprendía una ronda de conversaciones “con todos” los partidos empieza a tomar cuerpo y a delimitar a los interlocutores.

El PP estaba incluido, pero no para hacerle partícipe de su propuesta. Sánchez solo quería que Rajoy supiera de primera mano que, una vez producido su fracaso en la investidura de la pasada semana, iba a explorar si había otra alternativa con todos menos con el PP. Con todo, el dirigente socialista no quiere proponerse como candidato hasta saber si tendrá los votos. El presidente en funciones, en una conversación de diez minutos, le volvió a pedir que formen un Gobierno de coalición, además de recordarle las medidas imprescindibles que necesita España para las que le pidió apoyo. Rajoy solicitó al líder del PSOE que “reconsidere su postura, reflexione sobre el bloqueo político y el malestar de los ciudadanos”.

Compromís vuelve a intentarlo

Los cuatro diputados de Compromís, que concurrieron a las elecciones con Unidos Podemos pero optaron por integrarse en el Grupo Mixto, presentaron este martes una propuesta para un acuerdo de Gobierno de las fuerzas progresistas.

El portavoz de la formación valenciana, Joan Baldoví, llamó al PSOE, a Podemos, En Comú Podem, En Marea e Izquierda Unida a entenderse sobre la base de un programa de reformas y, a partir de esa premisa, buscar la abstención de los diputados de Ciudadanos.

No desaprovechó la ocasión el jefe del Ejecutivo para advertirle de que España tiene “la necesidad urgente” de dar respuesta a desafíos pendientes. La aprobación de los Presupuestos Generales del Estado es lo primero para mantener “el empuje de la recuperación económica” y el ritmo de creación de empleo, según el comunicado que emitió La Moncloa.

De todo ello es consciente Sánchez, pero no cree que la solución esté en que gobierne Rajoy. Sí puede haber una salida, en su opinión, con la implicación de los demás partidos, sobre todo de Podemos y de Ciudadanos, sin excluir del diálogo a los nacionalistas. De ello habló el líder del PSOE con Iglesias durante casi 25 minutos, aunque de esa charla no salió, al menos por el momento, ninguna reunión concreta.

Ambos comparten que “lo que más le conviene a España es un Gobierno que implemente un programa de justicia social y regeneración democrática”, según fuentes del PSOE. Sánchez le trasladó la necesidad de que “las fuerzas del cambio sigan hablando para ofrecer una solución al atasco provocado por el fracaso de la investidura de Mariano Rajoy”.

Mucho más precisa fue la información facilitada por Podemos respecto a lo hablado entre ambos. Iglesias insistió en que, según su lectura, “hay dos posibilidades para un acuerdo de Gobierno, sobre la base de un programa social de defensa de las mayorías, salga adelante: bien que Ciudadanos no se oponga y se abstenga; bien mediante un acuerdo con ERC, PDC [la antigua Conver-gència] y PNV”. El líder de Podemos ve prácticamente imposible que Ciudadanos les ofrezca su apoyo gratis, por lo que considera más viable, aunque “compleja y difícil”, la segunda posibilidad. Esto es, pedir su apoyo a las formaciones nacionalistas catalanas y vascas.

“Escenificación vacía”

“Hemos interpelado a Pedro Sánchez a que se decida”, manifestó tras la conversación de los dos líderes Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, que además lanzó una advertencia. “Vamos a huir de toda escenificación vacía”, dijo en alusión a las mesas de diálogo mantenidas en la anterior legislatura.

El escepticismo se mantiene en sectores del PSOE, aunque no hay unanimidad, respecto a la utilidad de esta ronda que empieza Sánchez. El portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, la defendió con ahínco al ser “un acto de responsabilidad” de Sánchez “que no quiere sentarse a esperar arrancando hojas del calendario hasta que se vuelvan a convocar elecciones”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información