Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz se opone al diálogo a tres de Sánchez por “inviable”

El líder socialista no se postulará ante el Rey si no tiene asegurada la formación del Gobierno

Micaela Navarro, Pedro Sánchez y César Luena, este lunes.
Madrid / Sevilla

Antes de que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, hubiera establecido contactos con los partidos para explorar si hay una salida para no convocar elecciones, desde sectores de su partido se desmarcaban ya de ese diálogo, por considerarlo inútil. La solución que busca Sánchez pasa por un pacto con Ciudadanos y Podemos, que el PSOE andaluz ve “inviable”, al igual que el presidente de Aragón, Javier Lambán. Sin pedir claramente la abstención frente al PP, el presidente asturiano, Javier Fernández, ha advertido de que repetir las elecciones es “jugar con fuego”. Sánchez ha vuelto a rechazar este lunes la abstención y presentarse como candidato sin tener los apoyos necesarios.

La responsabilidad de que no se celebren de nuevo elecciones en España es “de todos los partidos políticos” y no solo del PSOE. Esta es la tesis de Sánchez para justificar el movimiento político que impulsará en las próximas horas. Se trata de “dialogar, no negociar”, con todos los partidos políticos, para buscar entre todos una solución y evitar elecciones. Y todo ello sin postularse como candidato a la presidencia del Gobierno. “No me presentaré a una investidura si no tengo los apoyos suficientes”, ha aclarado el líder socialista tras la reunión de su ejecutiva en la que ha encontrado apoyo para iniciar “esta ronda”.

En el plan de Sánchez entra el diálogo con todos los partidos políticos “salvo Bildu”; y, por tanto, también con el PP, pero en este caso no con el mismo fin que persigue con los demás. Del PP sólo quiere escuchar cuáles son sus planes, nada más.

¿Quién puede gobernar entonces? “El PSOE no va a apoyar a Mariano Rajoy ni antes ni después del 25 de septiembre”. Así de categórico se ha mostrado Sánchez para descartar la hipótesis de que, tras las elecciones gallegas y vascas, el PSOE pudiera cambiar de opinión y propiciar mediante la abstención un Gobierno del PP. Solo cabe un entendimiento del PSOE con Podemos y Ciudadanos. Fuentes socialistas reconocen que lo que se busca es tener el sí de Podemos y la abstención de Ciudadanos.

Pero no solo estos dos partidos ven inviable el entendimiento, sino que sectores relevantes del PSOE lo dan por imposible. Sánchez no ha dicho este lunes que fuera a ser fácil, pero sentía la obligación de hacerlo, dijo, a sabiendas de que el escollo está en los vetos mutuos de Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Lo intentará, pero de antemano cuenta con el escepticismo más profundo de la mayoría de los presidentes autonómicos socialistas. Tras semanas de silencio, el PSOE de Andalucía se ha manifestado a través de su secretario de Organización, Juan Cornejo, dirigente de confianza de la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

“No distraigamos ni llevemos a pensar a los ciudadanos que estamos en un camino que pueda dar frutos cuando es inviable. No cansemos a la gente”, ha aconsejado Cornejo, tras una reunión de la dirección socialista andaluza presidida por Díaz. Cornejo ha justificado su recelo en el veto mutuo entre Ciudadanos y Podemos y en que, aunque “hay buena voluntad” en Sánchez y “matemáticamente es posible”, “políticamente es inviable”. Los socialistas andaluces no han aclarado qué opción proponen —por ejemplo, la abstención para que gobierne el PP—, pero sí han reclamado que Rajoy “de un paso atrás”. Cornejo no ha descartado que sin Rajoy “otras fuerzas políticas se sumen al pacto PP-Ciudadanos”, pero no ha querido decir si entre esas fuerzas estaría el PSOE.

Tanto en este caso como en el de otros líderes territoriales del PSOE, se conoce lo que no quieren que haga Sánchez. Pero no aclaran qué es lo que creen que sí debe hacer su líder.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, que ha abogado por un acuerdo con Podemos y Ciudadanos tras las elecciones del 20 de diciembre, ahora concluye que “a la luz de las opiniones” de las últimas horas esa opción sigue siendo “absolutamente inviable”: “No hay que alimentar falsas esperanzas y expectativas que en lugar de solucionar el problema lo acrecienten”, ha afirmado.

“Ni antes ni después”

Tanto el presidente aragonés como la dirección andaluza han invocado la necesidad de celebrar un comité federal, pero no han pedido ahora su convocatoria. Sánchez lo pondrá en marcha en cuanto “se produzca alguna novedad”, dijo este lunes. Ahora todo sigue igual. “El PSOE no se abstendrá en una investidura de Rajoy ni antes ni después del 25 de septiembre”, ha insistido tajante Sánchez, que ha considerado “vigente” la resolución de su partido del pasado 28 de diciembre en la que se rechaza permitir un Gobierno de Rajoy o de cualquier otro candidato del PP.

Nada cree que tienen que objetar los líderes territoriales del PSOE respecto a su iniciativa de diálogo porque no compromete a nada. No quedarse quieto ante el bloqueo político y esperar sin más a que se convoquen las elecciones es el objetivo que mueve a Sánchez a abrir un diálogo “en el formato que el resto de los partidos quieran”. Es decir, las reuniones podrán ser públicas o discretas. “Los dos nuevos partidos que han entrado en política tienen que hablar entre ellos, ¿o es que vinieron para bloquear la política?”, ha apuntado Sánchez como problema central.

El líder socialista ha resaltado que “las decisiones del PSOE son colegiadas” y que, por tanto, la responsabilidad de sus decisiones son compartidas. “Yo siempre he cumplido las decisiones del comité federal”, ha recalcado tras recordar que nunca como en su etapa se han celebrado tantas reuniones de este tipo: siete comités federales en siete meses. Falta una posición común sobre qué hacer, además de coincidir en que las elecciones serían “un fracaso indescriptible”, como ha señalado Lambán en la televisión autonómica aragonesa.

Con alarma se ha expresado también el presidente asturiano en la inauguración de la escuela de verano de UGT. Fernández advirtió en el último comité federal de que unas nuevas elecciones podrían deparar al PP una mayoría más abultada. Y lamentó que los partidos solo están preocupados por no aparecer como culpables de que se convoquen. “Creo que estamos jugando con fuego. La democracia no se desgasta con el uso pero las instituciones se degradan rápidamente si se hacen inservibles”, ha avisado este lunes el presidente asturiano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información