Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos pedirá al PP un complemento a salarios bajos

La formación considera esta propuesta una "medida clave", mientras los populares la ven con reticencias

PP y Ciudadanos
José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos. EL PAÍS

Ciudadanos y el PP comienzan hoy la negociación de los contenidos del pacto de investidura para que los 32 diputados del partido de Albert Rivera acaben votando sí a Mariano Rajoy. La formación de Rivera se presenta con la intención de consensuar un centenar de reformas con el PP, cuyas propuestas no quiere hacer públicas para no condicionar las conversaciones. Entre ellas, una “medida clave” en el bloque social será el complemento a salarios bajos. Los populares lo ven con reticencias, al igual que otras medidas laborales, por su elevado coste.

Durante todo el fin de semana, los equipos del PP y Ciudadanos se intercambiaron documentos para la negociación que arranca este lunes a las once de la mañana. Los populares remitieron al partido de Rivera informes genéricos con las coincidencias que encuentran entre sus programas y los del PSOE y Ciudadanos, un centenar de propuestas que están, sin embargo, abiertos a modular con voluntad negociadora en función de las restricciones presupuestarias.

En el bloque social de esas medidas, Ciudadanos plantea al PP “el complemento salarial y un plan de choque contra la pobreza infantil”, explica José Manuel Villegas, vicesecretario general. La formación se presenta a la negociación “sin líneas rojas”, pero el complemento a los sueldos más bajos es una “medida clave”, indica una fuente de la comisión negociadora. El número dos del partido admite, eso sí, que “el problema va a estar en las limitaciones presupuestarias”.

El complemento salarial consiste en un subsidio a través del del IRPF para las rentas bajas. La ayuda se modula en función de la renta y de las cargas familiares para quienes se encuadran por debajo del umbral de salario considerado bajo, que se fija en 16.000 euros para quienes no tienen cargas, y en 28.000 para quienes sí tienen. El complemento va subiendo conforme más se gana (con el objetivo de incentivar el trabajo) hasta que se obtiene un nivel de ingresos en el que comienza a descender y, finalmente, desaparece. En la primera elaboración que hizo Ciudadanos, la paga para un soltero sin hijos alcanzaba un tope de 2.000 euros anuales a los 11.000 euros de renta. A partir de ahí, disminuía hasta que se suprimía a los 16.000 euros de ingresos. En el supuesto de tres o más hijos, la ayuda tenía como techo los 5.500 euros anuales y empezaba a disminuir a los 18.000 euros de sueldo para gradualmente desvanecerse a los 28.000 euros.

Reformulado a la baja

El partido de Rivera ya reformuló a la baja esta propuesta para el programa de las elecciones del 26-J porque implantarla superaba los 7.800 millones de euros, un importe excesivo debido al déficit público. Sus portavoces explicaron que dejaban su coste, así, en menos de la mitad. En su acuerdo con el PSOE, figuró como una de las principales medidas englobadas en un plan de choque contra la pobreza que, con importe total de 7.000 millones de euros, se repartía con un ingreso mínimo vital que quiso incluir el PSOE para familias que carecen de todo ingreso económico. Los portavoces económicos de Ciudadanos se resisten a especificar qué partida plantearán al PP para esta medida, alegando que dependerá de las restricciones presupuestarias.

En todo caso, esta iniciativa se ve en los círculos del PP como bastante onerosa para las arcas públicas. Incluso si ha funcionado bien en Reino Unido y EE UU, la idiosincrasia del mercado laboral español es bastante distinta y podría deparar resultados harto diferentes. Se podría aprovechar como un subsidio al empleo barato. O algo incluso peor dada la picaresca: se podría abusar de esta medida para cobrar un sueldo en B y otro en A que se beneficiase de la ayuda.

En el paquete social, Ciudadanos incluye en su propuesta para el PP un plan de choque contra la pobreza infantil. En su programa para el 26-J, este se definía con un coste de 2.561 millones de euros: 150 euros mensuales por hijo para las familias con menos de 600 euros de ingresos al mes, descendiendo progresivamente y llegando hasta las familias con 1.500 euros de ingresos mensuales. Otra de las peticiones con las que se presenta el partido de Rivera a la negociación, explica el número dos, es la de un pacto nacional por la educación (en el que coinciden el PP y el PSOE). El contenido de este pacto está por definir, “para que no sea la ley de Ciudadanos”, arguye Villegas, que sí cita “el aumento de becas universitarias”, algo que los populares están dispuestos a abordar.

Las conversaciones arrancan por la economía y el empleo, pero serán tan breves (una semana) que todo se abordará casi al mismo tiempo. En este primer bloque, Ciudadanos acude con su modelo de la llamada “mochila austriaca”, una cuenta en la que la empresa hace ingresos al trabajador, que elige si los usa al ser despedido o al jubilarse. El PP ya se ha mostrado de acuerdo. De salida, en el modelo laboral, Ciudadanos plantea también un contrato único con indemnizaciones crecientes por despido en función de la antigüedad. Ya en el pacto con el PSOE se conformó con reducir a tres los tipos de contrato, y ahora adelanta que “lo importante es que se logren reformas que mejoren la dualidad del mercado de trabajo entre fijos y temporales”, señala Villegas.

El PP nunca se ha mostrado a favor de implantarlo porque conllevaría suprimir el contrato temporal, una modalidad básica y barata para muchos de los principales sectores de la economía.

Más información